camino de perfección espiritual

En primer lugar de forma prioritaria considera que eres una criatura de Dios que por eso eres perfecto. No te estoy hablando de tu aspecto físico ni de los así llamados errores o fallos de los que pudiera adolecer tu persona, incluso aunque estos detalles superficiales no se modifiquen durante toda la vida de tu cuerpo.

El origen de tu yo material, es impecable, recto, pleno, y expresa la verdad. Cuando se presente ante ti algo que te ha enseñado a pensar que es imperfecto, y te des cuenta del daño que te haces al juzgarlo o despreciarlo, acude a tu propio yo, a tu conciencia superior, para que cuide de esos, así llamados defectos. Este es el llamado camino a la perfección espiritual básico.

El sentimiento de que no te quieren, si lo rodeas de amor lo vivirás de una manera tranquila, como una apariencia superficial.

El poeta místico del siglo siglo XIII Rumi los resume a la perfección con esta observación:

Tú eres la verdad
De los pies ala cabeza.
Y ahora, ¿qué más quieres saber?

Haz una lista de 10 cosas que hayas tachado de imperfectas, anormales o estúpidas. Luego, repásalas una por una y explora el sentimiento que asocias en tu cuerpo con cada una de ellas.
Acepta la sensación de observarte y contemplarte desde una perspectiva afectuosa y permisiva. Haz esto durante todo el tiempo que puedas sin sentirte incómodo. Recuerda que no debes de juzgar y que debes de ser ecuánime con todo.

Cuando tomas el sol puedes recrearte en ello, o llegar a quemarte la piel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.