Cerebro triuno: tres mini cerebros en una única estructura

0
3092

CerebroTriuno¿Y si os dijéramos que el cerebro humano está formado por tres cerebros independientes y que cada uno de ellos tiene su propia inteligencia, su propia memoria y sus propias funciones?

Paul MacLean, fue quien desarrolló lo que llamó “Cerebro Triuno”. Su modelo se basó en la propia evolución del cerebro, desde que el ser humano salió del mar y empezó a reptar por la tierra hasta lo que es el día de hoy, y planteó que el cerebro humano se componía de tres cerebros. Estos tres cerebros han crecido uno encima de otro formando capas y se encuentran interconectados a nivel neuronal y bioquímico, pero cada uno de ellos dispone de su propia inteligencia y controla distintas funciones de nuestro cuerpo.

Estos tres cerebros se conocen como:

  • El cerebro reptil o primitivo
  • El cerebro mamífero o límbico
  • El cerebro neocórtex o neocorteza

Profundizando en el Cerebro Triuno

Hemos finalizado la introducción haciendo mención a los tres cerebros,  y ahora nos centraremos en cada uno de ellos para conocerlos más a fondo; pero antes, y por hacernos una idea y comprenderlo más fácil, podemos agrupar el primer y segundo cerebro como el sistema emocional inconsciente y al tercero como sistema racional consciente.

El cerebro reptiliano

Está ubicado en la parte más baja y trasera del cráneo y es la herencia de lo que en su día compartimos con los reptiles. Regula las conductas instintivas y elementos básicos para la supervivencia, siendo responsable de la parte más primitiva de reflejo-respuesta. Esta parte del reptil vive todavía en nosotros y aquí se encuentra gran parte del inconsciente.

En el momento en el que nuestro cuerpo lo pide, actúa sin pensar y sin sentir ninguna emoción, no existe ni lógica, ni razón, ni sentimiento.

Comprende un tipo de conducta que funciona por programas y es resistente al cambio. Podríamos decir que es rígido, intransigente, obsesivo, compulsivo y no aprende de las equivocaciones.

Permanece activo incluso estando sumergidos en un sueño profundo. Es más, esta parte del cerebro prevalece con respecto a las otras dos, ya que el instinto de supervivencia, es más importante que “encontrarse bien” o el de “pensar con lógica y razonamiento”.

El sistema límbico o mamífero

La siguiente capa la conforma el sistema límbico. Este cerebro corresponde a los mamíferos y se considera que es el almacén de las emociones y recuerdos. En este sistema se encuentra la amígdala, conocida por ser la base de la memoria afectiva. Esta capa evolucionó para tener disponible en el momento preciso, toda la información recopilada.

Este sistema permite que los instintos básicos del cerebro reptil interactúen con las experiencias del mundo exterior, y así nos resulte más fácil almacenar información, tener acceso al ella y hacer una relación entre sí.

El proceso de relación sería el siguiente: en el momento en que recibe una señal proveniente del exterior y es captada por los sentidos, se accede a la información albergada en la memoria y se siente capaz de hacer una valoración de acuerdo a la relación placer-dolor que ya ha almacenado anteriormente. Esta señal  se envía al hipotálamo, donde se encuentra el cerebro reptil, que como ya se ha comentado anteriormente, es el encargado de las conductas de supervivencia.

Por resumir sus funciones, podemos decir que es el encargado de la conducta emocional, y ejecuta programas que guardan relación con los afectos (amor maternal, los celos, la rabia), la defensa, los miedos, la motivación para la acción, etc. Por lo que su alteración, tiene repercusión en el pensamiento, en las respuestas autonómicas y en consecuencia, en la conducta humana.

El sistema neocórtex o cerebro racional

En la tercera capa nos encontramos con el cerebro racional o sistema neocórtex, encargado de controlar nuestras emociones y desarrollar las capacidades cognitivas como pueden ser: la  memoria, concentración, resolución de problemas, etc.

Decimos que es la parte donde yace la consciencia de la persona. El cerebro racional o sistema neocórtex es lo que diferencia al ser humano del resto de los seres vivos.

Por lo tanto, es la responsable de las actividades que realizamos y se activa después que los dos sistemas anteriores, siendo de acción lenta y consume mucha energía. Está compuesto por dos hemisferios:

El izquierdo, relacionado con las funciones más racionales como el pensamiento, el análisis, el lenguaje y escritura, las matemáticas, la conexión entre ideas, etc.

El derecho, encargado más de la parte afectiva y emocional. Reconoce una situación y le asigna un contenido emocional. También se relaciona con la imaginación, la intuición, la fantasía, etc.

Cada uno de estos sistemas evolucionó a su ritmo y se hace cargo de diferentes funciones. Están superpuestos e interconectados entre sí, y así cubren con los impulsos del ser humano: físico, emocional y lógico; pero cuando tenemos conflictos internos, se dice que vivimos conflictos de intereses entre cada una de las partes.

Pensamos que el neocórtex, por ser el más moderno y ser la parte racional puede estar al cargo de todo, pero lo cierto es que las partes más antiguas con las que controlan e imponen sus acciones; y es que, no se puede negar que la supervivencia es lo que prima.

Artículos relacionados: Conciencia y realidad

“El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”Plutarco

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.