egregores

Egregores ¿Cómo se crean, cómo nos perjudican y cómo los eliminamos? El termino Egregor es un término misterioso de las sociedades esotéricas con significado de “vigía”.

Se define el égregor como un “conglomerado específico de energías (del plano astral) compartidas por un colectivo humano.

Todo egregor es una Entidad vigilante”.


Qué es un Egregor

Se le atribuye el significado de “alma colectiva” o “espíritu común”, ya que los pensamientos, ideas, deseos, objetivos, sinergias o lo que sea que den lugar a él crean y dan sentido a un grupo determinado.

Gaetan Delaforge lo define como “la mente colectiva creada por la gente que se une conscientemente para un propósito común”.
Es una creación humana a nivel individual o colectivo que surge de una potente corriente de pensamiento colectivo. Se trata de formas psíquicas que tienen relación con estados de consciencia y que emanan una corriente magnética como un rayo de luz.

La condensación de pensamientos, emociones y deseos que se mantienen cierto período tiempo en un plano astral pueden llegar a tener forma, vida y hasta autonomía. Así es como se crea un EGREGOR

Si las personas se reúnen con pensamientos de la misma naturaleza pueden llegar a crear egregores de energía negativa o positiva reaccionando de una determinada manera sobre sus creadores.
Las características de los objetivos en que nos centramos dan cualidades al egregor y las emociones le dan fuerza. Cuantas más personas lo creen y sostengan su atención y emociones, más poder adquiere.

Por eso, si esta entidad tiene la fuerza suficiente por la proyección de muchas personas sobre ello puede convertirse en una energía autoconsciente, es decir, tomar vida. Incluso cuando dos personas comparten una visión pueden crear un egregor.
Cada vez que pensamos estamos creando un egrégor, ya que es una creación nuestra.


Hay dos tipos de egregores:

Los egregores negativos, que son oscuros, opacos de baja vibración y entonces se crea el negativo.

Esta entidad negativa afecta al pensador y a las personas a quien va dirigido. Al fin y al cabo es como si nuestro pensamiento negativo fuera un ente que se apodera de uno mismo, de su creador por propio decreto.

Los egregores positivos, o altruistas, más luminosos. Se crea el egregor positivo. Este brinda belleza, salud, energía, plenitud, vitalidad y otra serie de sentimientos.

Los egregor creados inconscientemente pueden tener forma abstracta, mientras que los pensamientos que son creación consciente presentan la forma de sus creadores o la que decida los que lo mantienen.

No debemos de subestimar la fuerza individual de creación de entidades para nuestro propio beneficio, o nuestro propio hundimiento. Por eso existe el libre albedrío pero hemos de ser cuidadosos de prestar atención en los pensamientos ya que a lo largo del tiempo tiene lógica para nuestra mente racional que se conviertan en realidad.

Ejemplos de diferentes tipos de egregor: los podemos ver en manifestaciones callejeras, encuentros deportivos, eventos musicales masivos, actos políticos, actividades empresariales, situaciones de pareja, congregaciones religiosas, manifestaciones culturales, la gente tóxica, televisión, publicidad, teatro, cine, etc.

Los ejemplos son innumerables y los podemos ver todos los días, tanto a nivel individual como colectivo, tanto en nuestra sociedad como en cualquier otra.

Preguntas frecuentes 

• ¿Cualquier pensamiento negativo es un egregor? No.
• ¿Cualquier pensamiento es un egregor? Puede llegar a serlo, pero no lo es por sí mismo.
• ¿Todo pensamiento colectivo es egregor? Si es potente sí.
• ¿Se puede destruir? Sí, haciendo que pierda fuerza con la intención opuesta con la que se creo hasta que desaparezca.
• ¿Puedo yo crearlo? Sin duda, puedes. Todos tus pensamientos mantenidos en el tiempo ya sean positivos o negativos crean dicha entidad.
• ¿Puedo haber creado un egregor sin saberlo? Puedes, y de hecho es posible que suceda. Muchos egrégores se crean de forma inconsciente.
• ¿Cómo adquiere poder un egregor? Cuantas más personas lo creen mayor es su poder.
• ¿Puedo yo eliminar un egregor? Sí, con la intención de hacerlo.
• ¿Conozco algún egregor? Muchos, tu vida se rodea de ellos. Incluso la crisis es un egregor.
• ¿Hay egregores conocidos? La guerra, la paz, el cristianismo, el fascismo, Halloween, el día de los enamorados, el capitalismo, la nueva era, la crisis económica, la pertenencia a un equipo de futbol, etc.

Cómo eliminar egregores

Ya que el egregor es energía proyectada de los seres humanos, podemos limpiarlos de la misma forma, aunque el egregor se resiste a las fuerzas que quieren destruirle ya que es cambiar un patrón de pensamiento que lo ha creado y hay que aplicarle la intensidad opuesta de pensamiento …

Hay que tener en cuenta que, los pensamientos son energías que se acumulan en el cuerpo y salen a la atmósfera adquiriendo personalidad y vida propia según la dirección que le hemos dado. Aunque no vemos nuestros egregores, los sentimos y nos influyen, son nuestros propios pensamiento proyectados.

¿Cómo se borra un egregor?

Simplemente con la intención de hacerlo. El trabajo energético de borrarlo se conecta con el campo de energía, se recoge mentalmente o se tiene la fuerza de voluntad en algo que se puede manejar.

Para borrar el egregor hay que quitarle fuerza hasta debilitarlo por completo y que acabe desapareciendo. Como todo lo que piensas se manifiesta, piensa y siente en positivo. Puedes pensar que no es sencillo eliminar un egrégor, y de hecho no lo es, pero puedes hacerlo.

De la misma manera que hubo una energía e intención que creo el egregor, también se puede crear una energía igual o mayor en intención que la destruya

Acciones concretas para eliminar egregor:

Quema la representación de egregor con un símbolo.
• Cuida tus pensamientos, sentimientos, emociones y palabras sin darles fuerza. Piensa en positivo. O contrario a lo que creas de la manifestación negativa. Deja fluir libres tus pensamientos hasta que se implanten como tu nueva realidad, practica el Hoponopono y el sentimiento de gratitud a la vida.
• Elige la información que te llega controlando de quién te rodeas y lo que ves.
• Bendice todo lo que sientes, escuchas o ves que es bueno para ti.
• Haz limpiezas energéticas frecuentes.
• Aplica el principio de polaridad. Si odias, piensa algo que te transmita amor, y así con todo lo negativo que se te pueda pasar por la cabeza.
• La meditación te ayudará mucho. No dudes en recurrir a ella y de incorporarla en tu rutina.
• Las oraciones pueden ser buenas siempre que tengan vibraciones armoniosas.
• Piensa que la suerte, buena o mala, espera a que la llames para servirte.
• Practica el bien para hacer desaparecer los egrégores negativos. Lleva una vida sana y equilibrada. Lejos de los vicios y de gente con vibración negativa. Sanéate

Puedes eliminar tu egregor restándole poder, puedes eliminar uno ajeno haciendo que se disuelva e incluso puedes robar el control de un egregor de otro sustituyéndolo para que sea creado por ti.

Aunque parezca que el egregor es el que tiene el poder, en realidad eres tú quien lo tiene. Recuerda que el egregor existe mientras que la energía que lo ha creado y mantiene permanece.

Te recomendamos también el artículo de cómo hacer una limpieza aúrica

“La felicidad se puede hallar hasta en los momentos más oscuros, si somos capaces de usar bien la luz”. Albus Dumbledore.

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here