el corazón más hermosoUn día un joven y esbelto hombre se situó en el centro de la plaza mayor de un poblado y proclamó a los cuatro vientos que el poseía el corazón más hermoso de toda el territorio.

Una gran muchedumbre se reunió a su alrededor y todos admiraron atónitos y confirmaron que realmente su corazón se mostraba perfecto, ninguna cicatriz, bombeando con fuerza y luciendo una forma perfecta.

Sí, todos coincidieron que ese era el corazón más hermoso que habían visto hasta la fecha. Habiendo oído esto, el joven se llenó de orgullo, más si cabía, y así con mayor fervor aseguró a ciencia cierta que poseía el corazón más hermoso y perfecto de todo el vasto lugar.

De pronto un anciano se acercó y dijo: “Pero, ¿Por qué dices eso, si tu corazón no es ni tan hermoso como el mío?

Sorprendidos por esas palabras, la multitud y el joven observaron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, estaba lleno de cicatrices, había zonas donde faltaban trozos profundos y en algunos casos incluso habían sido reemplazados por otros que no encajaban perfectamente en el lugar, quedando así bordes y aristas irregulares a su alrededor.

Habiendo visto esto, la mirada de la gente se estremeció, ¿Cómo puede el decir que su corazón es más hermoso? pensaron

El joven examinó el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, soltó una gran carcajada y dijo “¿Estás bromeando, verdad?, observa tu corazón y ahora el mío…. ¿No ves que el aspecto de mi corazón luce perfecto y en cambio el tuyo solo es una muestra de cicatrices y dolor?”

El anciano dejó que el joven terminará su discurso y dijo, “sí, tienes toda la razón, tu corazón luce perfecto, pero en cambio, yo nunca me involucraría contigo….

Mira, cada una de estas cicatrices son muestra del todo el amor que entregue a una persona. Arranqué trozos de mi corazón para poder entregárselos a cada uno de las personas que he amado hasta el día de hoy.

A su vez, muchos de ellos me han obsequiado trozos del suyo, que con orgullo he colocado en el lugar que quedó el hueco. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes y aristas, cosa que realmente me alegra, porque al poseerlos, me recuerdan el amor que hemos compartido.

Por otro lado, los huecos muestras que hubo ocasiones en los que yo entregué mi trozo de corazón, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio.

Dar amor tiene “su riesgo”, pero a pesar del dolor que puedan producir esas heridas que han quedado abiertas, me recuerdan que yo les he amado, y quien sabe, igual algún día regresen habiendo reflexionado y sientan el deseo de regalarme ese trozo que ocupará ese hueco.

¿Entiendes ahora por qué digo que mi corazón sí que es hermoso, que no perfecto?”

El joven permaneció en silencio y unas lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó suavemente al anciano, arrancó un trozo de su perfecto corazón y se lo ofreció.

El anciano lo recibió con una sonrisa y acto seguido lo colocó en su corazón. Luego a su vez arrancó un trozo de su corazón desgarbado y con él tapó la herida que había quedado abierta del joven.

La pieza encajó pero no a la perfección porque como los trozos no eran idénticos, los bordes eran perfectamente percibibles.

El joven miró su corazón que ya no lucia perfecto, pero ahora brillaba y era mucho más hermoso que antes; ahora el amor del anciano fluía en su interior.

Si te ha gustado esta fábula, puede que te interesen los siguientes libros que te aportarán sabiduría espiritual para tu desarrollo personal:

Cuentos y fábulas de la India (Joseph Jacobs)

Sintoniza con la Vida (Fábulas de inspiración y guía en tu camino- Esther Francia Alcántara)

fabulas de la india

sintoniza con la vida

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta