Claves metafísicas para saber si estás en el senderoTodavía para algunas personas la palabra Metafísica es sinónimo de enseñanza complicada sólo al alcance de mentes privilegiadas.

Nada más lejos de la realidad, la metafísica es sencilla, muy práctica y pese a ser una disciplina antiquísima, de rabiosa actualidad.

Para animaros a profundizar en ella, y de paso, dar a conocer las 15 claves metafísicas que debemos testearnos semanalmente, para saber que no hemos abandonado el camino de la evolución espiritual.

Te las traemos de forma textual (en cursiva) con las palabras de Conny Mendez, junto con una aclaración de los términos para los que aún no estéis introducidos en esta filosofía.

1.- Siempre busco el bien en cada situación, persona y cosa.

Enfocarnos en lo positivo de todo lo que nos acontece para ser conscientes de la perfección que encierra el Universo en que vivimos y sintonizar habitualmente con la Gratitud.

2.- Resueltamente le doy la espalda al pasado, sea bueno o malo, vivo únicamente en el presente y en el futuro.

Aunque las enseñanzas espirituales nos animan a vivir en el Aquí y Ahora, en metafísica es importante, por la ley de manifestación, ser capaces de visualizar el futuro que queremos crear.

3.- Perdono a todo el mundo sin excepción, no importa lo que haya hecho, y luego me perdono a mí mismo de todo corazón.

4.- Considero mi trabajo o tarea diaria como una cosa sagrada, tratando de cumplirla lo mejor posible ( me guste o no).

5.- Hago todo lo que está en mi poder para manifestar un cuerpo sano y un ambiente armonioso en torno a mí.

6.- Trato de rendir servicio a todos los demás, sin hacerlo de manera majadera ni fastidiosa.

Apela al uso de nuestro sentido común y de nuestro corazón para discernir el verdadero servicio del ego espiritual o del abuso de los otros.

7.- Aprovecho todas las ocasiones de hacer conocer la Verdad a otros, de una forma sabia y discreta.

8.- Evito incondicionalmente la crítica, negándome a escucharla o a apoyarla.

9.- Dedico por lo menos un cuarto de hora al día a la meditación y a la oración.

Entendemos que orar es pedir respuesta o recursos a la divino, mientras que meditar es entrar en actitud de escucha y recepción de la ayuda que hemos demandado.

10.- Leo la Biblia o un capítulo de algún libro instructivo sobre la verdad para esta Era.

Estamos continuamente bombardeados por mensajes de dualidad, de desunión, de tragedia, allá por donde vamos, es necesario nutrirnos de la auténtica verdad, de la unidad que somos con todo y con todos, no debemos dejar pasar un solo día sin alimentarnos de esto, bien sea a través de artículos de internet, de libros antiguos o nuevos.

11.- Hago un tratamiento especial diariamente para pedir o demostrar la Comprensión.

Otro de los grandes valores que debemos cultivar a diario es la comprensión, la empatía, ser amables con los esfuerzos del otro, con nuestros propios fallos, entendiendo que todos estamos en el intento de hacerlo lo mejor posible.

12.- Me entreno para darle mi primer pensamiento a Dios al despertarme.

Para la metafísica Dios no es algo externo a nosotros mismos.

Comenzar el día en la consciencia de la propia divinidad, de la divinidad de todo y de todos, nos permite vivenciarlo de una manera más coherente con la auténtica realidad de lo que somos y lo que hacemos aquí.

13.- Pronuncio el Verbo por el mundo entero todos los días, o bien en nuestros ejercicios diarios, o a las 12 el mediodía.

Hace referencia a la práctica del poder creador de la técnica del “YO SOY”

14.- Practico la regla de oro de Jesus, en lugar de admirarla únicamente. ÉL dijo:

“haz a otros lo que desees que te hagan a ti”. Debemos practicarla aunque los demás no la practiquen con nosotros.

Pero también, no hay regla que no tenga su opuesto, de manera que no permitas que otros te hagan lo que serías tú incapaz de hacerles a ellos.

15.- Me doy cuenta perfecta de que lo que yo veo no es sino un espejismo, el cual me es posible transformar por medio de la “Oración científica”.

La oración científica es el método por el cual, entregamos a la divinidad, aquellas situaciones que nos vemos incapaces de gestionar, y consiste en realizar nuestra petición de la siguiente manera:

“ Pido ………………. En armonía perfecta para todo el mundo, de acuerdo a la voluntad divina. Gracias padre porque ya está concedido”

3 COMENTARIOS

  1. Creo en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y tengo la certeza de quién es Dios y de que no existe divinidad en mí, porque el Padre me hizo «ser humano», perfectible, modificable, pensante y LIBRE!
    Coincido en que Dios está en mí, vive en mí, si yo lo deseo y le abro las puertas de mi alma…
    Puedo meditar, pero acercándome a lo que Jesús me aconsejaría… ¡Imposible meditar sin que ÉL esté presente! Yo me ofrezco libremente a ÉL, a ser parte de Su Obrar, ser Su Instrumento, porque ÉL es quien me enseña y me trae PAZ y con ÉL yo puedo transmitirla… ÉL es quien me enseña a AMAR y que ese amor sea fecundo y se desparrame como semillas transmisoras de esa paz que una parte del mundo, se encarga de destruir…Jesús es mi Camino, mi Verdad y mi Vida… En ÉL está mi sendero espiritual, y con ÉL …¡SOY!

  2. DIOS Y JESUS SON UNO…TU Y DIOS ERES UNO…..ERES ES EL PRINCIPIO Y FINAL COD DIOS…NO ABRAS TU MENTE….ABRE TU CORAZÓN ELI….

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.