Problemas bajo control: Fábula El árbol de los problemas

0
6028

arbol¿No os ha pasado que después de un día estresante, ya sea en el trabajo o en la calle, habéis estado negativos e irritables y la habéis “pagado” con quien no tiene culpa? A mí sí, y por eso di con esta Fábula de “El árbol de los problemas”, la cual me enseñó que es necesario practicar habilidades que permitan que vayamos “soltando lastre”. ¡A ver qué os parece!

Fábula El árbol de los problemas

Un rico empresario, había contratado un carpintero para ayudarme a reparar su antigua casa colonial. Quería ver cómo iba la obra, por lo que se acercó hasta la casa. Al finalizar el primer día de trabajo, se dio cuenta que la jornada del carpintero había sido muy dura y llena de contratiempos: su sierra eléctrica se había estropeado y además, ahora que se preparaba para ir a su casa, su antigua furgoneta se negaba a arrancar.

El rico empresario se prestó a llevarle a casa y durante todo el trayecto el silencio se apoderó el momento. Llegado a la casa del carpintero, este le invitó a conocer a su familia. Antes de entrar por la puerta, se detuvo delante de un precioso árbol centenario y acarició su tronco durante pocos minutos.

Al entrar la casa, ocurrió la gran transformación, el hombre que había salido del trabajo enojado y lleno de preocupaciones parecía un hombre feliz. La cena fue muy amena. Al terminar la velada, el carpintero acompañó al empresario hasta su coche. Cuando pasaron por delante del árbol, el empresario no puedo resistirse a preguntarle:

Antes de entrar en casa eras un hombre enojado y al pasar por la puerta, has radiado felicidad, lo único que ha pasado entre la situación de enojado y la feliz ha sido tocar el árbol, ¿Es un árbol mágico? ¿Qué ha pasado?

A esto el carpintero contestó: es mi árbol de los problemas. Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, como por ejemplo hoy, pero sí sé que no tengo que llevar esos problemas a casa. Asi que, antes de entrar en casa, cuando acaricio el tronco de este árbol, dejó aquí mis preocupaciones y el día siguiente, cuando voy a empezar la nueva jornada, los recojo. Lo curioso es que por la mañana, los problemas que recojo no son ni por asomo todos lo que había dejado, son muchos menos los motivos por los que preocuparme.

¿Tú qué haces con los problemas del día?¿Qué haces para controlar tus emociones después de un duro día? ¿Tienes un árbol de los problemas?

Saber deshacerte o desconectar de los problemas surgidos durante el día puede parecer una tarea difícil, pero si conseguimos que se convierta en hábito, cada vez nos constará menos y en su beneficio, lograremos vivir una vida más feliz y nuestra salud y la de nos nuestros nos lo agradecerán. Cada uno elige a su árbol, que se traduce a habilidad para descargarte de lo negativo, ya sea hacer deporte, meditar, etc. Plantemos nuestro árbol y no olvidemos abrazarlo todos los días!

«Lo que te preocupa, te esclaviza» John Locke

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.