vida consciente
“Los procesos una vez iniciados tienden a su consumación»

Cuando el cielo está nublado lo natural es que llueva’, afirma el I Ching, dando a entender de manera implícita que existe un punto de ‘no retorno’ más allá del cual el desenlace es ya inexorable; pero evitable no obstante antes de llegar a él.

¿Dónde estamos hoy, a qué lado del fatídico punto? No lo sabemos, pero una atenta observación de los hechos nos hace sentir el vértigo que precede a la inminente fatalidad. Si así ocurriera, una vez más los hombres habremos elegido el camino del dolor desatando las furias entre nosotros y, antes, en nuestro corazón.

Esta es la hora de la verdad porque es la hora de la consciencia; de la compresión definitiva de los hechos y de los mecanismos inconscientes que los provocan. La alarma no es porque pueda ocurrir una catástrofe; la alarma es para que descubramos que podríamos evitarla.

La vida es un proceso de interacción continúa entre un polo y su opuesto, entre el bien y mal, entre lo que nos gusta y complace y lo que no; siempre, estés con quien estés, vivirás lo uno y lo otro. Así es la vida. Y ante esa realidad que no podemos ni nos corresponde cambiar,  cabe adoptar la actitud de aprender a convivir con aquello que no nos gusta o complace, con lo diferente. Eso es integrar, e integrar es unir. Y unir es amar.

La vida  es una historia de amor torpemente interpretada”.

Beatriz Delgado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.