7 hábitos de las personas resilientes. Si caíste ayer, levántate hoy.

0
503

Últimamente escucho muy frecuentemente la palabra resiliencia, pero ¿Estamos seguros de saber lo que significa esta palabra?¿Cuáles son los hábitos o características de una persona resiliente?. Una persona resiliente ¿nace o se hace?

En el campo de la psicología, se define como la capacidad de un individuo de enfrentarse a situaciones límite, sobreponerse y además, salir fortalecido.

En otras palabras, la resiliencia es la actitud que adquiere la persona, que hace que ésta no tire la toalla ante ninguna situación.

“No sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuertes es la única opción que te queda”- Bob Marley

Y, ¿es innato? La respuesta es No. La resiliencia es una capacidad que se va desarrollando y adquiriendo a través de las experiencias vividas; sobre todo con situaciones desagradables, ante las que uno renace como el ave fénix.

Ahora bien, ¿Te gustaría conocer los hábitos o características que practican las personas que reúnen esta capacidad de superación?

7 hábitos de las personas resilientes.

  1. Autoconocimiento

Son personas con un sentido del “yo” muy maduro. Saben quienes son y qué es importante en su vida. Conocen muy bien sus virtudes y sus limitaciones, lo que les permite afrontar la vida desde un punto de vista realista, además de ayudarles a enfrentarse con fortaleza a los momentos complicados.

Estas personas son conscientes, que aunque se encuentren varios obstáculos en su camino, son ellas las que labran su destino.

  1. Emplean el humor

Una de las características principales de las personas resilientes es el uso que hacen de su sentido del humor. No sólo son capaces de reírse de las situaciones adversas, también se ríen de ellos mismos, con lo que consiguen quitarle dramatismo a la situación y alejarse del victimismo.

Pero, cabe destacar, que el sentido del humor que emplean es inteligente y crítico. Fuera de querer reírse de los demás, lo único que pretende es liberar la situación de impresiones negativas.

  1. Optimismo y pasión

Una característica que tiene mucha relación con la anterior es su visión optimista.

Estas personas saben disfrutar del presente, y son muy conscientes de que las situaciones no son ni completamente positivas ni negativas, por lo que eligen dar otra mirada y se esfuerzan en buscar lo positivo, incluso en situaciones adversas.

Es decir, cuando las cosas se les tuercen, lejos de echar la toalla, intentan aprender la lección. Esto les impulsa a enfrentarse a nuevos retos y oportunidades, estando siempre abiertos al cambio.

Una persona resiliente nunca fracasa, siempre aprende y avanza. Saben que toda experiencia enseña y que se aprende de los errores.

  1. Son persistentes con sus propósitos

Ser consciente de que pueden fracasar y aun así ser persistente con sus propósitos, hace de estas personas gente valiente.

Tienen muy claro cuál es su objetivo, a dónde quieren llegar y su máxima es luchar para conseguirlo aunque se vean afectados por las adversidades.

Esto es por la confianza que tienen en sus habilidades, y sobre todo, en su capacidad de salir adelante. No harán las cosas perfectas, pero tienen claro que darán lo mejor de sí y eso hace que encuentren la fuerza que necesitan para seguir.

Saben que no pueden decidir la dirección del viento, pero tienen el control de las velas y pueden orientarlas a su favor.

  1. Son altamente flexible y realistas

A pesar de que las personas resilientes tiene los objetivos muy claros, también son muy flexibles ante los cambios. Observan y escuchan atentamente aquello que ocurre a su alrededor y así toma lo mejor de cada situación. Esto se traduce en una gran mejora en nuestra disposición a fluir con la vida: “La vida es cambio y nosotros somos vida”

Saben cambiar sus planes a la nueva situación, no se agarran al pasado ni se estancan sino que tienen la capacidad de reestructurar su ruta con rapidez y llevar a cabo un plan de acción que le ayude a conseguir su objetivo.

  1. Escogen su entorno

Las personas resilientes buscan personas que, como ellas, tengan un perfil similar al suyo, por eso se rodean de personas optimistas y positivas. Son muy conscientes de la importancia de cultivar sus amistades, y se encargan de elegir cuidadosamente a las personas que forman su círculo más cercano.

Son independientes y les gusta afrontar por sí solos los obstáculos que le pone la vida; pero saben cuándo es el momento de pedir ayuda a su entorno. Entorno que le sostendrá en los momentos más complicados.

  1. Cultivan la aceptación y miran hacia el futuro

Las situaciones difíciles que no hayan sido tratadas a nivel emocional, seguirán haciéndonos daño. Las personas resilientes lo saben y por eso se esfuerzan en labrar la aceptación, es decir, no niegan ni esconden el dolor sino que lo aceptan.

“La resiliencia es saber que eres el único que tiene el poder y la responsabilidad de levantarte”- Mary Holloway

Reflexionan sobre esas situaciones o personas que le han causado el dolor, para poder comprenderlas, aceptarlas. Todo esto para poder pasar página y poder seguir avanzando en la conquista de sus objetivos.

En vez de estar lamentándose por las situaciones traumáticas, se secan las lágrimas y miran hacia el futuro, ya que saben que por el tiempo lo cura todo, hasta la herida más profunda.

 

Desarrollar la capacidad de la resiliencia es un punto importante en el crecimiento de las personas. Es más, desde la neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional ante situaciones estresantes, dotándolos de control ante las situaciones difíciles.

Además, tienen una mejor imagen de sí mismos, son más sanos físicamente, son personas exitosas, están satisfechas con sus relaciones y tienen una mejor disposición a la depresión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.