¿Cómo ser un buen runner? ¿Qué puedes hacer para mejorar tu técnica?

El running es una actividad que puede ser una gozada. Haces deporte, disfrutas de un paisaje agradable como un parque, la playa o la vera de un río, y encima estás ayudando a mejorar tu salud cardiovascular.

Pero no todo el mundo que hace running es un buen runner, puedes podemos adquirir determinados vicios a la hora de correr que nos puedan producir una lesión, sobre todo ahora que se acerca el otoño, las temperaturas serán más bajas y los músculos tardan más tiempo en entrar en calor.

Veamos algunos consejos prácticos para evitar lesiones:

  1. Calienta antes de empezar a correr

Éste es un clásico, pero mucha gente todavía no lo hace. Cuando no has calentado, tus músculos corren mayor riesgo de sufrir una lesión. Dedica unos 15 minutos de calentamiento antes de empezar a correr.

  1. Elige un buen terreno para correr

Es mucho peor correr por la acera o el asfalto  que sobre tierra; tampoco es lo mismo si corres en pendiente, o cuesta abajo, o en un terreno con muchas irregularidades. Procura ir por una zona en la que no haya muchos altibajos. Sobre todo cuando comenzamos con esta disciplina. Ya habrá tiempo de apretar una vez que los musculos se adapten.

  1. Lleva zapatillas de running

La zapatilla es la causa de casi un 60% de las lesiones en running. El calzado influye en la amortiguación de la pisada y la estabilidad del corredor. Para evitar lesiones, lo mejor es que siempre utilices zapatillas especiales para running, no te valen unas deportivas cualquiera porque no amortiguan igual. Las zapatillas han de tener buenos estabilizadores que amortiguen bien la pisada.

Un corredor medio pesa 70kg y cada paso supone mucha carga para las rodillas. Unas buenas zapatillas protegerán tus músculos y articulaciones.

  1. Controla tu mente

Es un hecho que conocen bien todos los psicólogos deportivos: un corredor que tenga fluctuaciones en la motivación, un historial de lesiones (personales o familiares) o cambios bruscos en su estilo de vida está más predispuesto a lesionarse.

Por tanto, debes trabajar tu mente previamente para correr con seguridad y confianza, lo que influirá también en la calidad de tus movimientos.

  1. No superes tu umbral de la lesión

Aunque no se sabe muy bien cómo saber cuál es el umbral de la lesión de una persona, algunos expertos en running consideran que cada persona tiene un límite, en torno a los 50, 60 o 70 km/semana, a partir del cual las probabilidades de lesionarse son más altas.

No hay ninguna fórmula matemática que te permita saber cuál es tu umbral de la lesión, es algo que sólo sabrás corriendo mucho y esforzándote al límite. No obstante, escucha las señales de tu cuerpo de cuándo algo no va bien y trata de respetarlas.

Hay muchos más factores que influyen a la hora de sufrir una lesión. Te invitamos a que hagas tus aportaciones en los comentarios. Si conoces a alguien que haga running y sobre todo comienza, comparte este artículo con él en las redes sociales.

“Ser realista es el camino más común a la mediocridad.”

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here