“…¿quisieras ganar sabiduría? Búscala en el corazón de la llama. ¿Quisieras ganar conocimiento de poder? Búscalo en el corazón de la llama. ¿Te gustaría ser uno con el corazón de la llama? Busca entonces dentro de ti la llama escondida.”

Las tablas Esmeralda de Thoth el atlante

La búsqueda de la llama escondida que nos acerque al conocimiento y como consiguiente a la sabiduría, ha sido el aliciente principal de quienes se sienten parte del todo infinito y no solo individualidad temporal.

Una agitación invisible en el ser humano que va despertando paulatinamente en cada vez en más personas. En las últimas décadas ha ido creciendo en forma exponencial el número abocado a la lectura,  investigación o prácticas relacionadas, entre las cuales despunta el Turismo Espiritual.

Adicionalmente se presenta un multiplicador en el impulso a esa necesidad: el desorden social, el quiebre de estructuras aparentemente inalterables y que han conducido al descreimiento.

El impetuoso ritmo acelerado con los años y todo el estrés que representa el día a día en las urbes, tienen sus consecuencias. Están asociados con elevados desniveles de sosiego y  se le imputan como causas de padecimientos físicos y psíquicos.
turismo TibetEn ese contexto, surge el imperativo de procurar alternativas sanadoras y liberadoras. Hoy existe una acentuada inclinación por los viajes hacia lugares y actividades que permitan ese acercamiento a la introspección.

Una práctica pérdida que se muestra cada vez más necesaria y en demando. Es allí donde encaja perfectamente la propuesta de Turismo Espiritual como posibilidad de inmenso valor frente al caos moderno, ajustado a la búsqueda de conocimientos, paz y sabiduría.

Turismo espiritual para empezar a sanar

La búsqueda de senderos espirituales ha sido constante en el ser humano, que en la parte occidental del mundo en algún momento aparentemente se estancó.

Pero volvió por sus fueros desde la década de los 60s, a partir de la consciencia de jóvenes de entonces. Lamentablemente sobre las cenizas de genocidas guerras, la industrialización con sus nefastas consecuencias, así como de la destrucción y  depredación ambiental.

Escenario de partida para la persecución  de preguntas y respuestas o el necesario viaje interior, fueron los lugares de florecimiento de culturas ancestrales. Parajes aborígenes en Centro y Sur America, India y otros lugares de Oriente, se convirtieron en sitios de abrigo y acogida para buscadores espirituales. Una época convertida en causa y efecto de una colosal transformación sociocultural, sobrepasando esencialmente el ámbito religioso.

Viajes hacia afuera y hacia adentro que muestran como fruto alcanzado la visión positiva de la filosofía, nuevas expresiones del lenguaje donde predomina el termino energía, el resguardo del ambiente o ecología, la practica vegetariana como estilo de vida y nutrición, así como el crecimiento personal.

Espiritualidad en tiempos de turismo

Existe una clientela en ascenso, de todos los grupos etarios y diferentes clases sociales, en el que prevalece el deseo de la ocasión para la introspección y auto-reflexión.

viajes con espiritualidad

Por encima de la necesidad de ocio y esparcimiento, este sector poblacional está ávido de propuestas que le aproximen al discernimiento de su propio yo y a su bienestar físico e interior.
Se trata pues, de una proposición de viaje para aquellas personas en disposición y con deseos de abrazar aquellas formas de turismo encaminadas hacia el bien y la salud integral.

Que ofrezcan reposo, paz interior, misticismo y tranquilidad en ambiente de quietud y relax.

Alternativas que se entrecruzan con el turismo religioso, de salud o el turismo ambiental.

Qué  ofrece el turismo espiritual

El Turismo Espiritual, ha venido a constituirse en la opción  más compatible con al bienestar físico y mental, justo lo que no encontramos en la urbe contemporánea.  Gradualmente y con los nuevos tiempos ha florecido una industria internacional que integra la salud holística, el naturismo, la religiosidad y la práctica de actividades místicas ancestrales. Una pluralidad de caminos hacia el autoconocimiento en un ambiente de armonía en comunión con la naturaleza.

Un paquete u oferta de Turismo espiritual, suele venir acompañado de actividades relacionadas con técnicas de relajación, meditación e interiorización que a la postre rinden grandes frutos que podemos simplificar como:

  • Garantizada pausa y distanciación del afán rutinario.
  • Mejoras en los hábitos y costumbres de salud.
  • Ingesta de alimentos naturales, sanos y balanceados.
  • Aprendizaje o profundización de tradiciones espirituales ancestrales de auto-conocimiento.
  • Nueva mirada a la filosofía, a la esencia de las cosas con sus causas y efectos sobre la vida y el universo.
  • Vuelta a la naturaleza, contemplación, puerta a la conexión interna con personales estados mentales y emocionales.
  • Contactos y descubrimientos de estilos de vida diferentes, vinculados a la espiritualidad.
  • Observación, participación y vivencias engrandecedoras culturalmente.
  • Comienzo o continuación del necesario viaje interno hacia la reconexión.
  • Sanación física y psíquica de padecimientos psicosomáticos.

espiritu viajero libreConsiderando los motivos sobre las preferencias y necesidades, debemos puntualizar con franqueza el objetivo a la hora de planificar un viaje espiritual. Detalle nuclear desde donde se desplegará, la búsqueda de opciones que satisfagan con amplitud nuestros anhelos.

Alejarnos de lo establecido para reconectarnos internamente es  punto clave para avanzar y enfrentarnos con cierto equilibrio, al diario vivir. Un viaje espiritual es una excelente oportunidad para ello y debe ser motivación para organizar tu itinerario o retiro.

  • 12
    Shares

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here