consciencia, alianza mente y corazón

Estamos de suerte (si podemos calificar de suerte haber decidido encarnar en este momento evolutivo)

En este nuevo Renacimiento, de información globalizada e inmediata, de caída generalizada de los velos que nos mantenían alejados de la Realidad unificada que somos, disponemos de multitud de medios, herramientas, enseñanzas milenarias que dejaron de estar ocultas y con las que muchos empezamos a trabajar.

De una forma individualizada, los dogmas y las enseñanzas encapsuladas en una sola religión van dejando paso a un aprendizaje individual e integrador.

Esto, que resulta apasionante, resulta a la vez más complicado. Acostumbrados a recibir “mandamientos”, órdenes clara y concisas, a no ser requeridos más que para cumplir los ritos de la doctrina a la que pertenezcamos podemos sentirnos perdidos en esta nueva forma de acercarnos a lo Divino.

Ahora se nos exige un papel más activo, más reflexivo.

Es necesario poner CONSCIENCIA.

Se trata de buscar al Dios que está dentro de nosotros para que nos guíe en el maremágnum de informaciones contradictorias, de maestros y falsos maestros, de espiritualidad y de ego espiritual.

Con apertura pero con criterio.

conscienciaContenemos la sabiduría necesaria en nuestro interior para discernir, estamos dotados de una mente lógica capaz de analizar y de ofrecer resultados certeros y también de una parte espiritual que nos ofrece respuestas más profundas, resonantes con nuestra propia esencia y con la esencia de lo divino.

Debemos utilizar ambas, la mente lógica es perfecta si está perfectamente programada, y es a través del corazón que podemos reprogramarla.

Nuestra mente funciona como un ordenador (para ser exactos los ordenadores se inventaron como una réplica de nuestra mente). Para que un ordenador nos calcule una suma, previamente hay que introducirle una serie de algoritmos para que cada vez que tecleemos 2+2 nos ofrezca el resultado de 4.

Sin esa programación, la máquina no sería capaz de ofrecernos el resultado.

Con nuestro cerebro sucede lo mismo, estamos programados en función de la información que hemos ido recibiendo del entorno, así si a lo largo de tu vida te han estado diciendo que 2+2 son 5, tu respuesta ante esa suma será siempre 5.

Y quizás un día te dé por coger dos manzanas y luego dos más y cuando las cuentes resultará que son 4.

Y tienes dos opciones, reconfigurar tu cerebro, reprogramarlo, o negar la mayor y seguir con tu antigua programación mental.

Aquí es donde entra en juego nuestra sabiduría interior que no deja de expresarse por mucho que no queramos escucharla.

Hay que ser conscientes de lo que sucede dentro de nosotros ante un evento externo, si nuestro cuerpo muestra síntomas de comodidad ante una persona o se nos eriza el vello como en un escalofrío cuando la tenemos delante.

Si en un período determinado tenemos más pequeños accidentes que de costumbre (golpes, pérdida de objetos), si alguna parte de nuestro organismo está más débil…

Ser conscientes de que nuestra esencia nos está mandando algún mensaje, y a partir de ahí informarnos, reprogramar el cerebro con la información oportuna para que pueda trabajar en ello.

Podrías sentirte de pronto cansado, descentrado sin que ningún agente externo, aparentemente, sea el responsable.

Pones consciencia en ello, de alguna manera sientes que el problema es energético. Sales a la calle y casualmente alguien está hablando de una situación similar y de lo bien que le fue el Reiki para remediarlo.

Tu mente, programada para creer únicamente en la medicina tradicional te dice que eso son tonterías.

Vas a ver a una amiga y resulta que en su mesa tiene un libro de Reiki, sientes dentro de ti una palpitación…

Decides probar, y sin duda sientes algo, porque la energía Reiki se siente lo quieras o no.

Pero no todo es tan fácil, ya hemos dicho que en esta época tenemos un papel activo en nuestra evolución (que pasa por nuestra sanación).

Tenemos que poner consciencia en qué hábitos, creencias, relaciones estamos mal programados y reprogramarnos para alcanzar el equilibrio y la funcionalidad necesarios para una salud integral.

equilibrio cuerpo mente

emocional mente

los engaños de la mente

ACCESO AL CONTENIDO PREMIUM

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.