Cuando me vaya, no quedará nada de mi
Me mezclaré con la tierra, el único Dios verdadero
Pero el eco del amor que te dí, y del amor que recibí
Gritará como hermoso ruido PARA SIEMPRE

Una gran reflexión con cierta melancolía, pero que transmite perfectamente que lo único que nos llevamos de esta vida son experiencias. Experiencias que muchas veces olvidamos disfruar o simplemente con sutiles excusas nos privamos a nosotros mismos de experimentar. Las posesiones materiales no tienen valor en sí, de hecho no valen absolutamente nada si profundizamos en este entendimiento.

El problema reside en el apego del ser humano por las posesiones y es por ello que decimos que lo material no tiene valor en sí y llega a exclavizar a las personas.

Por supuesto que una bonita casa, un potente coche, todo tipo de lujos etc a todos nos gusta Aunque creo que el mayor placer de la vida es experimentar y compartir las cosas mas sencillas de la vida junto a quienes queremos.

Comparte momentos con esa persona que tanto quieres, ríete de la vida y de sus canalladas, juega con los mas pequeños, ama a quienes te han dado la vida y te han cuidado, salta en mitad de la naturaleza aunque no tenga sentido y recuerda que cada día tenemos el poder de elegir como queremos que sea. Namasté

Cuando me vaya, ya no quedará nada en mí, pero si todos los momentos vividos y compartidos que serán el legado de la persona que un día fuí.

Namasté

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.