Kinesiología: contacto perfecto entre cuerpo y mente

0
2122

kinesiologiaLas terapias naturales son siempre una solución eficaz y sin efectos secundarios que, elaboradas por profesionales en la materia, dan como resultado inmejorables soluciones a dolencias que, de otra forma, requerirían de mucho más tiempo de recuperación o, incluso, la no recuperación total, como consiguen numerosas técnicas de terapias naturales unidas o no a otras de medicina tradicional. La kinesiología es una de ellas.

Historia y definición de kinesiología

“Conjunto de los procedimientos terapéuticos encaminados a restablecer la normalidad de los movimientos del cuerpo humano”, así define la Real Academia de la Lengua Española a la Kinesiología o quinesiología. Una terapia natural cuyos primeros indicios se remontan a 1960, cuando el doctor Goodheart descubrió una relación entre los grupos musculares y los meridianos de energía de los que habla la medicina china tradicional y los órganos que corresponden a los mismos.

Kinesiología procede de las palabras griegas ‘kinesis’, que significa ‘movimiento’ y ‘logos’, que significa estudio. Por tanto, esta terapia natural lo que hace es definir y entender los movimientos del cuerpo y del lenguaje humano de manera que cuando este falla, es decir, cuando una persona sufre dolores musculares, la kinesiología tiene como objetivo encontrar el origen y solucionar ese problema. Un problema que, de no resolverse, afectaría a la vida y al bienestar de la persona. Estas dolencias han podido ser causadas por un problema físico, pero también puede ser derivado de un problema relacionado con la mente. De ahí que esta terapia natural relacione cuerpo y mente en todo momento.

La kinesiología es, además, una terapia natural que los propios médicos de la medicina científica han reconocido como muy útil y complementaria para personas de todas las edades, desde bebés hasta personas de la tercera edad y especialmente indicadas en el caso de los deportistas.

Pero volviendo al objetivo de la kinesiología, es decir, conocer el origen de la dolencia para dar una respuesta eficaz y acorde al caso de cada persona, el experto que practica esta terapia natural deberá realizar, en primer lugar, el conocido como ‘test muscular’. El mismo, define la calidad y el estado de cada uno de los músculos de la persona. Con ello conseguirá saber qué sistema del cuerpo humano (ya sea el linfático, sanguíneo, nervioso, etc) es el que está bloqueando el o los músculos que están produciendo malestar en el paciente atendido y, por tanto, conocer las disfunciones y consecuencias para dar la respuesta que el paciente busca y aplicarlo. Para ello, utilizará diferentes metodologías que más tarde citaremos, como por ejemplo, la acupuntura.

Tipos de kinesiología

 Los expertos en esta terapia natural dividen la kinesiología en dos grandes vertientes:

  • la kinesiología preventiva: es decir, aquella que ayuda a que el paciente se cuide antes de que se desarrolle una enfermedad y de que, en caso de que lo haga, los síntomas sean lo más leves posibles evitando, incluso, la aparición de esas dolencias o primeros síntomas de enfermedades graves.
  • la kinesiología curativa: es aquella que reduce o elimina por completo los síntomas derivados de la enfermedad que se vaya a tratar.

Además de estas mencionadas vertientes, también hay otras subvertientes como son:

  • La kinesiología holística: que trabaja todas las partes del cuerpo
  • La kinesiología específica: que se centra en cuidar de cada una de las partes concretas del cuerpo, como por ejemplo un músculo en concreto.
  • La kinesiología aplicada: es la que más se utiliza en la actualidad y que funciona gracias a diferentes pruebas musculares.

Por otro lado, dentro de las propias sesiones de kinesiología, también se pueden distinguir dos tipos de aplicaciones de esta terapia natural:

  • La activa, que es en aquellas sesiones donde el paciente forma parte activa de la misma tal y como su nombre indica, puesto que es él el encargado de mover los músculos. En este caso, además, también se suelen utilizar máquinas para realizar el movimiento de esos músculos, de manera que la sesión sea más amena e incluso, más efectiva para el propio paciente.
  • Por otro lado, la sesión de kinesiología también puede ser pasiva. En ella será el propio terapeuta el que se encargue de realizar esos movimientos.

Beneficios de la kinesiología

La lista es muy amplia, pero nos gustaría mencionar algunos de los más destacados:

  • Aliviar las tensiones del estrés y la ansiedad y que tantos problemas puede ocasionarnos en nuestro día a día, en el desarrollo de nuestras funciones en el trabajo o, incluso, en la salud.
  • Mejorar los problemas de aprendizaje y comprensión, que muchas veces son debidos a la falta de atención o de memoria. El especialista empleará diferentes técnicas para recuperar esa flexibilidad.
  • Recuperación muscular: especialmente en personas deportistas. Se consigue de manera mucho más rápido y eficaz que con otro tipo de técnicas indicadas por la medicina tradicional.
  • Mejorar la motricidad o la postura muscular: ideal tanto para niños como para adultos. Gracias a esa corrección se podrán evitar problemas futuros.
  • Cansancio extremo o fatiga: si sientes falta de energía, la kinesiología te puede ayudar.
  • Relaciones con otras personas: la kinesiología ayuda a reducir los problemas de bloqueos personales que nos impiden relacionarnos con otras personas de nuestro entorno.
  • Dolores y tensiones leves: la kinesiología consigue aliviarlos o incluso reducirlos.

Como ya hemos dicho, la kinesiología es una terapia natural que se puede aplicar tanto en niños como en adultos, aunque también es un tipo de terapia que no se recomienda aplicar en personas, por ejemplo, con cáncer, cardiopatías o infecciones aguadas, salvo que el propio kinesiólogo o médico de cabecera consideran que no hay inconveniente en ello, tras un estudio previo.

 Técnicas aplicadas en kinesiología

Al comienzo de este artículo hemos mencionado que cada sesión de kinesiología es única y diferente, ya que se realiza un estudio particular de cada caso y respetando las decisiones del paciente, por lo que nunca una sesión será igual a otra, a pesar de que la dolencia sea la misma.

Algunas de las técnicas que se utilizan en esta sesiones son las siguientes: acupuntura, electroestimulación, masajes terapéuticos y ultrasonidos.

Artículos relacionados: Terapias alternativas

“Todas las oposiciones de mente y cuerpo, de materia y alma, de espíritu y carne, tienen su origen fundamentalmente en el temor de lo que la vida nos pueda deparar” John Dewey

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.