El perdón es lo único que puede cancelar ese error de nuestras percepciones acerca de que pasó (en nuestros comienzos) y que creímos que era verdad.

Este error, aunque nos parezca increíble, es lo que nos hizo efectuar sobre nosotros mismos un severo juicio y culparnos y castigarnos desde nuestro comienzo como seres humanos (estoy separado de Dios, habré hecho algo malo, por eso él me ha abandonado)……

Este juicio repetido en el tiempo y anclado en nuestras memorias, nos sigue haciendo permanecer en la culpa (algo habré hecho) y el sufrimiento (enfermedades, problemas de relación, familia, malas energías, falta de trabajo etc.).

Recordar que cuando juzgamos, estamos pensando, sintiendo, diciendo y haciendo justo, lo que Dios no hubiere pensado, sentido, dicho y ni hecho con nosotros. Perdonar es la forma de liberarnos de todos los males pues es la forma en que Dios nos libera.

Tampoco tenemos que olvidar que mientras sintamos la culpa (aunque esta sea inconsciente), no dejaremos de juzgarnos y no podremos jamás acabar con la culpa y el miedo y el castigo a nuestras vidas. Mientras nos sintamos culpables, seguiremos condenándonos al sufrimiento, al dolor, la pérdida, la carestía, y la enfermedad.

Solo volviendo a evaluar “con otra conciencia” nuestras percepciones acerca de nuestra realidad y perdonándonos, volveremos a sentirnos  inocentes, y podremos salir de esta espiral de expiación y sufrimiento, volviendo a la unidad, el amor y la creación de la felicidad en nuestras vidas.

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.