Valora las cosas importantes: Fábula de las piedras grandes

2
2985

piedras¡No tengo tiempo para nada, todo el día corriendo y es que no encuentro el momento para realizar las cosas importantes! ¿Se te hace familiar? Yo he sido la protagonista de estas palabras durante mucho tiempo, cosa que me llegaba a estresar aún más hasta convertirme en esclava del tiempo. Si tú caso es este o parecido, si no encuentras tiempo para las cosas que te gustaría hacer, si no sabes cómo establecer prioridades, porque al final todo parece importante, te invito a que leas la fábula de las piedras grandes. A mí me ayudó a abrir los ojos y me enseñó a valorar el lugar que ocupa cada cosa en mi vida.

“Fábula de las piedras grandes”

Un experto asesor de empresas estaba ofreciendo una conferencia sobre gestión del tiempo. Quiso sorprender a los asistentes con un ejemplo que nunca olvidarían.

De pie, en el escenario ante un auditorio compuesto de profesiones les dijo: Me gustaría hacerles una pequeña demostración..

De debajo de una mesa sacó un bote de cristal de boca ancha y lo colocó sobre la mesa. Después saco una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó: ¿Cuántas piedras creen que caben dentro del frasco?

Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, comenzó a meter las piedras, una a una, dentro del frasco hasta que éste se llenó. Entonces preguntó al auditorio: ¿Está lleno este frasco? Todo el auditorio gritó al unísono: ¡Sí!

El experto dijo: ¿estáis completamente seguros? Y sacó de debajo de la mesa un cubo con piedras más pequeñas. Las metió en el frasco y lo agitó hasta que las piedritas se acomodaron en los huecos que las piedras grandes guardaban para ellas.

El experto sonrió con ironía y lanzo de nuevo la pregunta: ¿Ahora creéis que está lleno? El auditorio ya no lo tenía tan claro, por lo que respondieron “probablemente no..” ¡Estáis en lo cierto!

Y sacó de debajo de la mesa un cubo lleno de arena y comenzó a verterlo en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños espacios que dejaban las piedras grandes y pequeñas. Y una vez más, el experto les pregunto: ¿Diríais que ahora está lleno? Esta vez los asistentes respondieron con voz firme ¡No!

El experto les sonrió y dijo: ¡Exacto, no está lleno! Y sacó una jarra llena de agua de un litro y echó el agua al frasco con las piedras hasta que el agua llegó al borde del mismo.

Cuando terminó, miró a los asistentes y les preguntó: Bien ¿Cuál creen que es lo que nos ha demostrado este pequeño experimento?

Uno de los espectadores se lazó a responder: “La enseñanza es que no importa lo llena que esté tu agenda, si de verdad lo intentas, siempre puedes hacer una cosa más”.

¡No, esa no es la lección!, contestó el expositor.

«La enseñanza es que si no colocas primero las piedras grandes, no serás capaz de ponerlas después»

¿Cuáles son las piedras grandes de tu vida: el qué dirán los demás, el trabajo que no nos llena, las preocupaciones?

Las piedras grandes deberían hacer referencia a lo más importante para nosotros. Mis piedras grandes son la familia, los amigos, la salud y todo aquello que me hace feliz. Todos somos conscientes de que poder priorizar en el día a día es difícil. Muchas veces nos equivocamos dando prioridad a “las piedras pequeñas” y cuando queremos hacer una tarea que nos importa,“piedra grande”, entonces nos damos cuenta que no entran, y es cuando decimos ¡No tengo tiempo para nada! Ante esto es necesario saber organizarse, valorar nuestras prioridades y hacer que estas sean nuestra base. ¿Sabrías valorar las cosas importantes y asentarlas como base de tu vida?

«No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho»- Séneca

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.