¿Te identificas con Quirón el sanador herido?

0
2655

QuirónDentro de las leyendas que conforman la mitología griega y que nos hablan del alma humana, de sus amores, temores y en general, de las emociones que son parte de nuestro sistema, tenemos el mito de Quirón, el Sanador Herido. ¿Conocéis su historia?

La historia de Quirón

Cuenta la leyenda que la ninfa Filira (Phylira), hija de Océano y de Tetis, era constantemente acosada pasionalmente por Kronos quien se enamoró perdidamente de ella. Ella lo rechazó, pero Kronos obsesionado por el deseo, la siguió y la persiguió por cielo, tierra y mar.

Cansada de sufrir estos acosos, Filira pidió a Zeus que le transformase en una yegua pensando que así, despistaría a Kronos y se libraría de él. Pero cuando Kronos se enteró, se metamorfeo en caballo persiguiéndola hasta darle alcance. Cuando lo consiguió, se entregaron al acto sexual y de la misma, como ya había conseguido su cometido, Kronos desapareció para siempre.

De este amor forzado, nació un ser particular, con condición de inmortal y con forma de centauro: cabeza y torno humano y cuerpo y patas de caballo, y lo llamaron Quirón.

Al verlo, Filira no pudo evitar sentir rechazo por aquella criatura monstruosa y pidió a los dioses que la transformasen en un Tilo para así no tener que responsabilizarse de él.

Quirón, abandonado por sus padres, fue adoptado por Apolo y Atenea, símbolos de la razón  y del logos. Ellos lo educaron de forma tal que de forma contraria a sus semejantes los centauros endemoniados y violentos, Quirón se convirtió en un ejemplo de sabiduría y prudencia. Adquirió conocimientos de diversas artes, convirtiéndose en astrólogo, matemático, experto cazador, músico, filósofo, pero sobretodo, logró un gran reconocimiento en medicina y cirugía, convirtiéndose en sanador y rescatador de la muerte, a quién consultaban héroes y dioses.

Cierto día, de forma accidental, Hércules hirió en una de sus patas a Quirón con la punta de su lanza envenenada con la sangre de Hidra, y debido a su condición de inmortal, quedó condenado a vivir en un sufrimiento perpetuo, sin poder lograr ni cura ni alivio.

A causa de este accidente y lo vivido en su niñez, Quirón conoció de primera mano lo que significa el dolor profundo y el sufrimiento constante, tanto en lo físico como en el alma se refiere, cosa que le acercó al sufrimiento de los demás y adquirió la capacidad de sanar los sufrimientos de los demás, a pesar de no poder dar fin a los suyos propios. De aquí su nombre: “El sanador herido”.

Una mañana, mientras Quirón paseaba se encontró con un dantesco espectáculo: una persona se encontraba encadenada a una roca padeciendo un castigo por mandato de Zeus. Prometeo  había desafiado a los dioses y robado el fuego divido para dárselo a los hombres, y por ello, Zeus le condenó a permanecer encadenado mientras que durante el día un águila le devoraba sus entrañas, y por las noches el órgano volvía a crecer… y así hasta que alguien se compadeciese de él  y aceptase morir en su lugar. Viendo este panorama, sensibilizado por el dolor que debía estar padeciendo, Quirón se ofreció a ocupar su lugar, cambiando su inmortalidad por la vida del condenado.

Así, Prometeo fue liberado y Quirón al conseguir la condición de mortal y al recorrer el veneno inyectado por la lanza por su cuerpo, alcanzó la muerte. Como recompensa por sus actos, Zeus lo llevó a los cielos representando la constelación de Sagitario, o la constelación de Centauro (dependiendo de la fuente de información).

¿Qué podemos aprender de Quirón?

Para empezar, una gran lección que nos da es su actitud ante las duras condiciones que le han tocado vivir. Él podría haber elegido el camino de la lamentación, llevando una vida amargada, o bien podía haber escogido el camino del odio y rabia hacia los demás. Pero lejos de eso, Quirón hizo de su dolor su sabiduría, le hizo conocer y aprender sobre la naturaleza del dolor, cosa que le convirtió en un renombrado sanador en la mitología griega.

Quirón es representación de nuestra más profunda herida, y los esfuerzos que tenemos que hacer para sanarla. Él nos dice que primero se debe hacer frente a los problemas que hacen referencia a los emociones de baja autoestima, para así, sentirse más fuerte y aprender a estar por encima de ellos.

Como anécdota, comentar que a su existencia el sentido que se le dio fue la de sanar a los demás y hacerse cargo de su dolor, y es que la palabra que todo el mundo conocemos “quirófano”, significa “el que cura con las manos las heridas de otro”

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta