Tu vida la construyes tú- Fabula de la casa imperfecta

0
1969

Casa imperfecta

¿Estáis de acuerdo con que la vida es un proyecto de propia construcción? Yo diría que sí, que la actitud y decisiones que tomamos hoy, se convierten en los cimientos que sujetan nuestra casa del mañana.

Pienso que a menudo no prestamos atención al día a día, nos abrazamos a la rutina y no dedicamos el mínimo esfuerzo a lo que estamos construyendo.

Y lo que pasa es que en el día a día no somos conscientes de sus repercusiones, pero llega el momento en que nos salen alarmas por todas partes y nos damos cuenta de la vida que hemos construido sin querer y que no existe el viaje al pasado para empezar de cero.

Algo análogo le pasó al carpintero de la fábula, de haber sabido que el resultado de su trabajo iba a ser para el disfrute suyo y su familia, seguramente hubiese actuado de otra forma.

Fábula de la casa imperfecta

Un viejo carpintero decidió retirarse y poder disfrutar así de su familia y así se lo comunicó a su jefe. A pesar de que iba a extrañar su salario mensual, creía que ya había llegado la hora de dejar el negocio  y  vivir una vida más placentera con los suyos.

El jefe que estimaba mucho al viejo carpintero sintió pena la escuchar sus palabras pero sabía que era inevitable que marchara. Sólo le pidió un favor personal, que le construyera la última casa antes de dejarlo todo.

El viejo carpintero no dudó en aceptar la proposición y se puso manos a la obra; pero, a medida que avanzaba con su trabajo, se daba cuenta que eso que estaba haciendo no llenaba su corazón, sentía que no estaba poniendo el esfuerzo y dedicación que acostumbraba, y en cierto modo, se arrepintió de haber aceptado aquel último favor.

Para la construcción empleó materiales de calidad inferior, y tanto su trabajo, como el de sus ayudantes, era deficiente. En el momento en el que dio por finalizada su obra, el jefe se acercó a la obra para comprobar nuevamente el gran carpintero que era y para darle una sorpresa: las llaves de su nueva casa. Le extendió las llaves y le dijo: “Esta es tu nueva casa. Es mi regalo para ti y tu familia por el magnífico trabajo que has realizado durante estos años”.

Entonces el carpintero se vino abajo, si hubiese sabido que la casa que estaba construyendo iba a ser su casa futura, le hubiese puesto todo su corazón. Ahora no había posibilidad de marcha atrás, tendría que vivir en la casa imperfecta!

¿Qué os parece? ¿Os ha pasado? Hay que tener muy presente que tu vida, tu casa, es el resultado de tus actitudes y tus decisiones. Tú decides cómo lo vas a construir, pero sé consecuente con el resultado y hay que ser consciente de que no hay vuelta atrás al pasado, lo que sí que podemos hacer es aprender de esos errores y corregirlos en este presente para construir un mejor futuro.

Artículos relacionados: Curiosidades de la vida

No actuamos correctamente porque tenemos virtud o excelencia, sino que las tenemos porque hemos actuado correctamente.-Aristóteles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.