Las 7 fases implicadas en el duelo por separación

0
5630

duelo por separacion¿Qué es el duelo por separación?

El decir adiós nos provoca cierta angustia, por eso, en lugar de poner un punto final, nos dedicamos a poner puntos suspensivos indicando que la historia sigue. El proceso duelo por separación conlleva un reajuste en la salud emocional, y es que decir adiós nos parte el corazón, pero es la única forma de cortarle las alas a ese vacío emocional y dar el paso para construir relaciones sanas y positivas.

Un artículo muy interesante que recomendamos leer: relación tóxica!

Un buen ejemplo para entender que el proceso de separación es sano es cuando la serpiente tiene que desprenderse de su vieja piel. Para este proceso, escoge transitar entre dos piedras próximas entre ellas que le rasquen y le ayuden a eliminar su piel.

Esto le provoca dolor, pero el resultado final compensa, y es que le ha ayudado a desprenderse de lo viejo para dar lugar a lo nuevo.

El proceso duelo por separación se compone de diferentes etapas y para superarlo, es necesario pasar por todas. P

uedes tener días mejores o peores, y hasta a veces retroceder en tus emociones por sentir lo que creías que habías superado, pero ten fe, y completa esta fases, pues al final comprobarás que muchas veces decir adiós es sano.

Clasificación de las fases duelo-separación:

Fase 1:

Impacto y pérdida: Sensación de incredulidad. Todo el día estás centrado en esa pérdida. Se bloquean las emociones y es que aquello que veníamos sospechando de un tiempo aquí, se ha cumplido. Es una fase de primera toma de contacto con la pura realidad.

duelo separacion incredulidad

Fase 2:

Negación: Nos refugiamos en la no aceptación después de una noticia impactante. Nos vemos incapaces de aceptar que ha acabado. Hay personas que se han quedado atrapadas en esta fase con la falsa esperanza de que vuelva esa persona que en cierto modo nos ha abandonado (Autoengaño).

Creemos que te resultará muy interesante este artículo – Los cinco trucos para excitar más a tu pareja

Fase 3:

Desesperanza y depresión: Fase donde el estado de ánimo baja y el sentimiento de vacío se apodera de nosotros. Mucha gente en esta fase acude a falsos atajos para superar esta tristeza con actividades frenéticas, drogas, alcohol o promiscuidad sexual, sin darse cuenta que eso sólo lo empeora, pues no hace otra cosa más que enmascarar tu angustia. Hay que vivir la experiencia de la tristeza.

Fase 4:

Culpa y ansiedad: Esta fase tienen relación con la anterior y muchas veces se suelen dar al mismo tiempo. La persona que está inmersa en la fase de pena, no para de pensar en qué es lo que ha hecho mal para que esto haya pasado, o cómo lo podría haber hecho para no estar en esta situación. Pueden llegar a generar una rabia hacia sí mismo y creer que todo ha sido culpa suya.

Fase 5:

Ira, rabia, rencor: El sentimiento de rabia es algo normal durante el duelo, y es que la persona sufridora ve totalmente injusta esta situación. Algunas personas lo suelen materializar con la venganza. Esta fase se puede sentir en diferentes momentos dependiendo de la persona, unos lo sienten al principio y a otros les cuesta llegar a tener este sentimiento. El sentimiento de rabia es un indicativo de la superación del sentimiento de pena.

Fase 6:

Pacto o Resignación: El punto final de la historia. Esta es la etapa más complicada del duelo. Hay varias formas de abordarlo, se puede dar el paso de, con el tiempo, llegar a una amistad o cortar la relación del todo y para siempre. De cualquier forma, hay que aceptar que esto se ha acabado y durante un tiempo hay que librarse de esta relación por completo.

Fase 7:

Aceptación, Superación y Reconstrucción: En esta fase empezamos a asimilar la realidad y aceptas que a partir de ahora es necesario que “yo” inicie nuevas rutinas centrándose en uno mismo. Es el comienzo del cambio y seguramente tendrás días más alegres y malos, pero aquí comienza la reconstrucción.

Te aconsejamos leer: La fábula de la casa imperfecta – Tu vida la construyes tú

Conclusión:

Un proceso se acaba y da entrada a otro y durante este paso, las personas sufrimos. Si nos resistimos a pasar por este tránsito, la situación empeora y la angustia aumenta, ya que si no dejamos lo que ya no nos aporta, ni necesitamos, no dejamos espacio a lo bueno que tiene que venir, y estaremos constantemente atrapados en una relación tóxica!

Dejar ir significa dejar llegar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.