Anónimo: hacía meses que notaba ciertos picores en la zona del ano, pero lo achacaba al sudor del trabajo y lo tomaba como algo normal. Hasta que un día me picaba de tal manera que ya no podía apenas aguantar e incluso notaba «actividad» que sobre todo se activaba a por la noche antes de acostarme.

Es una sensación muy desagradable y desde ahora me he propuesto cuidar al máximo mi higiene.

El motivo de este artículo no es alarmar, pero si informar de que si no se toman en cuenta una serie de consejos básicos podemos sufrir graves consecuencias.

Te animamos a que leas detenidamente todo el artículo y que tomes las medidas oportunas desde hoy mismo.

Los parásitos viven la mayor parte del tiempo en el colon. Según la Real Academia de Medicina de Inglaterra el 90% de las enfermedades está relacionado directa o indirectamente con el colon sucio.

La academia identificó 36 diferentes toxinas que se producen en el colon sucio, que se infiltran en la sangre y deterioran la salud.

Según el dr. Bernard Jensen, uno de los líderes mundiales en la investigación y la cura del colon, en el colon de las personas mayores de 40 años se encuentran acumulados entre 2 y 12 kilos de sedimentos, donde se mueven los parásitos intoxicando el organismo de una forma insidiosa.

De los alimentos ingeridos, ellos consumen la mayor parte de las sustancias nutritivas, dejando sólo la parte más calórica. Por eso, incluso el sobrepeso puede deberse, en según que casos, a la presencia de parásitos intestinales, que según el Dr. Donald Kelleyque, al llevarse los nutrientes vitales y dejar solo las calorías, hacen que el organismo,  en un intento por suplir la falta de nutrientes y vitaminas, necesite comer más y más calorías.

 “En realidad, los parásitos han matado a más personas que todas las guerras en nuestra historia“

Es una de las afirmaciones hechas por la National Geographic en uno de sus galardonados documentales que lleva el título de “Parásitos, los ladrones del cuerpo”.

La Organización Mundial para la Salud (OMS) clasifica a los parásitos como una de las seis causas más peligrosas de las enfermedades humanas. Son responsables de muchas enfermedades gastrointestinales y de otros tipos.

“Creo que los parásitos constituyen el problema sanitario más descuidado de la historia de la humanidad.

Tengo claro que ésta es una afirmación muy atrevida, pero se basa en una experiencia de 20 años y en el análisis de 20.000 pacientes.” Dr. Ross Anderson, médico canadiense.

Los parásitos mas frecuentes son

Ascaris (Ascaris lumbricoide), Trichuros (Trichuros thichuria), Anquilostomas (Anquilostoma duodenalis), Esquistosomas (Squistosoma mansoni), Tenias (taenia saginata y taenia solium), Oxiuros (Enterobius vermicularis) y Gardiasis (Giardia lamblia).

Para evitar la intoxicación

Es necesario remover las sustancias de desecho y los posibles parásitos del colon, pues si no, en lugar de absorber nutrientes, se absorben toxinas del colon obstruido y de la masa fecal. Si esto sucede, hay un estado permanente de toxemia. -Ahora empezamos a entender mejor por qué el 90% de las enfermedades comienzan en el colon, dice el dr. Brian Carpenter, lo que es causado por las toxinas y la desnutrición celular.

Para evitar la proliferación de los parásitos es muy importante que vigilemos nuestra alimentación.

Debemos evitar el consumo de azúcares y alimentos procesados y primar el de fibra, para facilitar su eliminación.

En función de su variedad, estos se pueden alimentar de glóbulos rojos, y causar anemia; de los alimentos ingeridos, y provocar desnutrición y ansiedad; o también evitar que el organismo elimine las toxinas acumuladas.

La mayoría de personas los contraen por ingerir agua o alimentos contaminados, aunque también puede haber otros medios de transmisión. Una vez llegan al organismo, se proliferan en el intestino y desarrollan una serie de síntomas que desmejoran la salud conforme van invadiendo el cuerpo.

En esta ocasión vamos a revelar esas 9 señales de alerta que permiten detectarlos para combatirlos antes que desencadenen otros tipos de patologías.

1. Trastornos de sueño inducidos por parásitos

Como muchos ya saben, los trastornos de sueño pueden estar asociados a muchas condiciones físicas o emocionales que influyen de forma directa en la disminución de la melatonina.

Pero pese a que muchas razones los podrían explicar, no está de más considerar a los parásitos, ya que estos pueden ser los desencadenantes de:

  • Enuresis (micción involuntaria).
  • Perturbación del sueño.
  • Rechinamiento de dientes durante el sueño.
  • Insomnio.

2. Problemas cutáneos

Muchos de las afecciones que aquejan al organismo tienden a afectar la apariencia de la piel y a causar diversas alteraciones. Cuando los parásitos están haciendo de las suyas y crecen sin medida, es común que se presenten síntomas como:

  • Úlceras.
  • Piel seca.
  • Erupciones y granos.
  • Eczema.
  • Urticaria.

3. Fatiga

Estos organismos le roban las energías al cuerpo y desencadenan episodios fuertes de fatiga, depresión y una fuerte sensación de agotamiento que impide llevar una vida normal.

4. Síndrome del colon irritable

El síndrome del intestino irritable es una condición que abarca síntomas como el dolor abdominal, la distensión y el estreñimiento.

Aunque hasta el momento no existe una causa exacta que lo explique, en muchos de los casos se cree que podría tener una fuerte relación con la presencia de parásitos.

5. Problemas digestivos inducidos por parásitos

Estos organismos causan ciertos daños en la mucosa intestinal, cuya responsabilidad es la de absorber los nutrientes de los alimentos para un adecuado proceso digestivo. Tras generarse una alteración en las células que la componen, se pueden empezar a sufrir trastornos digestivos como:

  • Alergias e intolerancias alimentarias.
  • Inflamación abdominal.
  • Dolor de estómago recurrente.
  • Dificultades para digerir.

6. Inflamación

La presencia de parásitos en el organismo puede conllevar al desarrollo excesivo del proceso inflamatorio de los tejidos del cuerpo, y derivar en patologías y dolencias conocidas como:

  • Artritis.
  • Dolor en el pecho.
  • Calambres musculares.
  • Entumecimiento de las manos y los pies.
  • Dolor en el corazón.
  • Dolor en el ombligo.

7. Descontrol del peso corporal

Perder peso sin razón aparente puede ser considerado por muchos como un beneficio; no obstante, tras esto puede existir un grave problema ocasionado por los parásitos. A menudo estos impiden la correcta absorción de los nutrientes y se alimentan con las comidas que llegan al tracto digestivo.

Como consecuencia, crecen con más rapidez y van generando estragos en la salud que pueden resultar perjudiciales. Así mismo,generan una sensación de hambre incontrolable y pueden provocar lo que se conoce como obesidad de larga data.

8. Desequilibrio mental

Cuando estos patógenos invaden el cuerpo pueden afectar los procesos mentales, así como el funcionamiento del sistema nervioso. Entre las señales que se pueden experimentar cabe destacar:

  • Ansiedad y estrés.
  • Depresión.
  • Nerviosismo.
  • Cambios de humor.
  • Pérdida de la memoria.

9. Problemas en el aparato reproductor

En muchos casos estos son los responsables de varios problemas del aparato reproductor y urinarios que afectan con frecuencia a las personas. Entre los más frecuentes cabe destacar:

  • Síndrome premenstrual.
  • Irregularidades con el periodo menstrual.
  • Problemas de próstata.
  • Quistes.
  • Miomas.
  • Retención de líquidos.
  • Infecciones recurrentes en el tracto urinario.

¿Cómo eliminar los parásitos?

Cuando se presentan los síntomas del ataque de estos organismos, lo mejor es consultar al médico para estudiar el caso y recibir un tratamiento adecuado.

Como complemento, es esencial evitar el consumo de azúcares y alimentos procesados. En su lugar, se debe incrementar la ingesta de fibra, nutriente que apoya su eliminación.

Por otra parte, se puede incluir en la dieta diaria algunos alimentos buenos para combatirlos como, por ejemplo:

  • Moras.
  • Aceite de coco.
  • Semillas de calabaza.
  • Aloe vera.
  • Papaya.
  • Jengibre.
  • Piña.
  • Col rizada.
  • Semillas de granada.

Alimentos que previenen y eliminan

Debemos iniciar una alimentación rica en frutas, verduras y cereales integrales, que incluyan alimentos crudos bien limpiados.

Estos alimentos podemos incorporarlos a nuestra dieta diaria: Ajo, cebolla, semillas y fruta de papaya, pipas de calabaza (tanto fresca, secas y cocidas), calabaza, zanahoria, remolacha, higos, zumo de arándano no azucarado, zumo de col (tomar medio vaso en ayunas, podemos aromatizarla con zumo de limón o zanaharia).

Además, hay que adoptar una serie de medidas dietéticas e higiénicas como:

  • – Aumentar la ingesta de fibras y de agua
  • – Reforzar la flora intestinal con bacterias probióticas
  • – Reparar la mucosa intestinal si estuviera dañada con suplementos adecuados.
  • – Tomar suplementos prescritos por el médico de vitaminas y minerales
  • – Conocer las fuentes de infección y prevenir la reinfestación:
  •           – Desparasitar a los animales de compañía, especialmente gatos y perros.
  •           – Evitar beber agua de fuentes no seguras
  •           – Protegerse de la picadura de insectos.
  •           – Lavar bien todas las frutas y verduras de consumo crudo
  •           – Limpiar y desinfectar encimeras y útiles de cocina.
  •          – Evitar el contacto directo con timbres, teléfonos, ratón y teclado de ordenadores, etc … de utilización pública

En cualquier caso, es esencial prestarle mucha atención de los síntomas mencionados, ya que es una de las formas más eficaces para impedir que estos tomen ventaja contra la salud.


✅✅   👇 👇 👇  Click aquí 👇 👇 👇   ✅✅🧚‍♀️ Descarga el ebook de la prosperidad y la abundancia de  🧚‍♀️ 

💥💥💥  Click aquí 💥💥💥


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.