Aumenta tu percepción mirando más allá de lo que tus ojos ven

0
1597

wayne-dyer

Cuando estés observando algo, hazte esta pregunta, ¿cuál es la verdadera esencia de lo que revelan mis ojos?

Reflexiona sobre ese algo mágico que hace que los árboles despierten en primavera, llenando de hojas y flores lo que unas pocas semanas antes solo eran unas ramas heladas. Pregúntate: ¿Qué energía está detrás de la creación de un mosquito o detrás de mis propios pensamientos?

Haz lo mismo con todo lo que oigas. Los sonidos emergen del mundo del silencio y vuelven a él. Mejora tu capacidad de oír escuchando los sonidos tranquilos.

Al avanzar en principio de eternidad se desarrollarán en tu interior sentimientos de admiración y gratitud. Y aún mejor, abrirás a nuevas posibilidades de realización incluso a tu propio esplendor divino.

Tu mente se liberará de la falsa identificación con el mundo pasajero y verás la eternidad en todas las cosas. Así será y, como dice Lao Tze, te transformarás viviendo dentro del espíritu. Podrás comprender el significado de estas poéticas palabras de Rumi, escritas unos 1500 años después de Lao Tze.

Parecía que todos los árboles y plantas bailaban en la pradera; los mismos árboles y plantas que unos ojos cualquiera verían rígidos y estáticos.

Te animo que disfrutes de esa danza, en la que las cosas son como siempre lo han sido, en el presente visible, inaudible e intangible.

Cuando estés contemplando un árbol, una estrella lejana, como una nube o cualquier otra cosa de la naturaleza, date cuenta de lo que las hace invisibles. Abraza el principio que permite su invisibilidad y, después, vuelve la mirada a tu interior y haz lo mismo con tu propia existencia física.

Es el principio que hace que tus pulmones se abran, tu corazón lata y tús uñas crezcan. Hoy mismo, convive con su esencia durante 10 minutos y notarás cómo te sientes conectado al origen de tu ser. Pura consciencia.

Wayne Dyer – Nuevos pensamientos para una vida mejor

Podrás encontrar artículos relacionados en la sección Conciencia y Realidad

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta