De la Dualidad a la Unidad

0
1184

dualidad

Hola compañer@s del camino, hoy quisiera reflexionar con vosotros sobre la dualidad de nuestros pensamientos, sentimientos o emociones y acciones… y hoy me centraré en los pensamientos, poderosos como son, crean nuestra realidad…

Normalmente primero viene el pensamiento, y éste crea una emoción, y si la dejamos crecer en nosotros aparece el sentimiento, que como el pensamiento puede ser negativo o positivo.

Esta diferencia es CLAVE, es la dualidad (femenino-masculino, positivo-negativo, alto-bajo) que en verdad es la misma realidad, mas en sus extremos y vivir ambos nos crea muchos conflictos, malestares, infelicidad, desdicha, dolor y sufrimiento.

Los pensamientos son pura energía y la gente a tu alrededor «oye» como vibras, pues son más elocuentes que tus palabras. Y poco a poco vamos construyendo nuestra realidad en base a lo que pensamos que creemos, y al final solo vemos lo que creemos, grabándolo como verdad absoluta e inamovible… Perdemos flexibilidad, plasticidad, tolerancia y humildad para pensar que igual podemos estar equivocados.

Creamos lo que creemos, por eso debemos ser muy cautos, pues lo que pienso y la forma en que lo pienso será mi creencia, y en base a mi creencia, así sentiré y actuaré.

Los pensamientos son una poderosa energía, y ésta puede ser positiva o negativa, ósea, densa y espesa o sutil y ligera.

Cuando el pensamiento se une al conocimiento universal, cuando lo rozamos estamos moviéndonos en energías livianas y poderosas, estamos en contacto con la unidad de la gran conciencia universal y esto nos llena de pensamientos positivos, útiles, profundos, bondadosos, compasivos, fraternos, generosos… y esto tiene una consecuencia REAL: nos llena de felicidad, paz interior, alegría, vitalidad, armonía, serenidad, plenitud, dicha, gozo… y en estas frecuencias de vibración sentimos la unidad que somos con todos y todo, y el milagro ocurre…

Te llenas de creatividad, ilusión, entusiasmo, motivación y encuentras el propósito de vida:

despiertas a un estado de conciencia superior y ahora ya eres consciente del poder y de la diferencia entre los pensamientos negativos que te llevan a la dualidad, a la separación y los positivos que te ponen en comunicación con la verdadera fuente universal de conocimiento, entendimiento y amor.

El pensamiento positivo es luz, es el alimento del alma. Nunca subestimes el alcance de su inmenso poder y del que portas en tu interior: tu fortaleza, tu espíritu guerrero pacífico, valiente y bravo como es, para dejar a un lado lo negativo, y así fluir y aceptar lo que te va llegando a la vida, sin perder el centro, alineado cuerpo, alma y espíritu, ósea, lo que piensas con lo que sientes con lo que haces, pues debe haber COHERENCIA entre las tres partes.

Mas no olvides tampoco que no se consigue sentado en el sofá y esperando a que las cosas cambien, lamentando la mala suerte que tienes o lo desgraciada que te sientes…

Ponte de pies, desperézate, reflexiona en positivo, y luego pasas a la acción.

Aprende a nutrirte con pensamientos positivos, y cuando alguno negativo te ronde, identifícalo y deshazte de él lo más rápido que puedas. Son inútiles, no sirven para nada, te descentran, te bajan la energía, te desgastan y no te llevan a ningún sitio.

El peor enemigo puedes ser tú mismo, si no aprendes a salir de ellos… Conviértete en tu mejor aliado, cuida los pensamientos porque estos definirán la calidad de tu vida, tal es su poder. Eleva tu conciencia pues el mundo lo experimentamos a través de ella.

Artículos relacionados: Conciencia y realidad

Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos construimos el mundo.-Buddha

Raquel Blanco Coca

Información sobre Raquel aquí: Raquel Blanco Coca

 

ACCESO AL CONTENIDO PREMIUM

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.