te quiero, para qué

Nadie nos ha enseñado que es el amor sino más bien todo lo contrario.

Todas esas creencias o mitos populares, a cuál más absurdo, que circulan por ahí en relación al amor nos han condicionado terriblemente y aunque no seamos conscientes de ello nos influyen de manera muy negativa.

Muchos de nosotros confundimos querer con amar y aunque los dos términos suenen parecido no tienen nada que ver.

Querer es un acto egoísta, se quiere desde el ego.

Cuando queremos lo hacemos desde la carencia y la necesidad esperando algo a cambio y cuando amamos, sin embargo, lo hacemos desde un estado de plenitud; se ama desde la Esencia y de manera incondicional.

Te recomendamos la siguiente fábula ¿Es lo mismo querer que amar? Fábula El Principito y la Rosa

El amor verdadero nada tiene que ver con la pareja, con el enamoramiento, con la pasión o con el dese. No es el amor de las canciones románticas, ni el que vemos en las películas o en los cuentos.

amar o quererEl amor verdadero es un estado del Ser que no está condicionado a nada ni a nadie.

Como bien define Astiko “El amor no es una emoción que te agita para bien y para mal que te sube a las alturas y luego te baja en picado a las tinieblas, que te llena de ilusión o desilusión.

El amor es la esencia, profundamente silenciosa y eterna, que lo acoge todo.”

Cuando llegamos a este mundo éramos amor (y lo seguimos siendo) estábamos plenamente conectados, pero algo pasó.

Irrumpimos bruscamente en este plano y eso nos asustó. Creímos que estábamos solos, nos sentimos indefensos y pensamos que teníamos que luchar por sobrevivir.

La confusión se apoderó de nosotros.

La luz se volvió oscuridad y nos sentimos perdidos.

Al nacer nos desconectamos de la fuente.

Como la fuente es amor y nosotros nos sentimos separados de ella (gracias a nuestro ego) experimentamos un vacío enorme y nos vimos abocados a buscar fuera ese amor que creímos haber perdido…

Crecimos heridos emocionalmente y nos convertimos en mendigos sin saber que éramos ricos.

Esa búsqueda incansable de amor que tanto nos desgasta nunca dará sus frutos, nunca nadie nos va a dar ese amor que tanto anhelamos y andamos buscando desesperadamente…

Ese amor solo lo sentiremos de nuevo cuando seamos capaces de volver a conectar con nuestra esencia.

Mónica Tello

Fragmento del libro «Que no te duerman con cuentos»

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.