mantente en el amor

Es tu elección, tu mayor derecho, tu mayor fortaleza, vivir en el Amor, desde el Amor, para el Amor.

El Amor no tiene rostro, ni tiempo, ni raza, ni lugar. El Amor reside en ti, en mí, en todos nosotros aunque nos empeñemos en mantenerle secuestrado, aunque continuamente nos conviertan en carceleros y prisioneros a base de falsas creencias de separación.

Nacemos siendo puro Amor, despertamos la ternura de todo aquel que se cruza en nuestro camino solo con nuestra sonrisa aun sin contaminar, el mundo nos parece un lugar mágico que descubrir, proyectamos y recibimos Amor hacia todos y de todos.

Y vamos creciendo y nuestro Ego se va formando, y se nos enseña bajo qué criterios debemos amar, bajo qué criterios debemos permitirnos ser amados, y vamos dejando de proyectar Amor y vamos dejando de recibir Amor, y nos vamos endureciendo convencidos de que así nos mantendremos a salvo.

Y la vida nos confirma nuestros temores, buena es la vida…

Y aprendemos que mejor solos que mal acompañados, que la traición viene siempre del más cercano, que el dolor es inmensa e intensamente proporcional a las esperanzas puestas en el otro.

El otro… ¿Por qué esperas nada del otro? ¿Qué puede ofrecerte el otro cuando apareces ante él con condiciones, con una armadura reluciente que lleva escrito en letras fosforescentes “no me fío de ti”?

¿Dónde pretendes albergar eso que andas pidiendo si tu corazón está absolutamente endurecido?

Por eso a menudo sientes que se rompe, porque es la materia más sólida, la de mayor densidad (que es la que se forma gracias al miedo) la que puede resquebrajarse, pero no es tu corazón, no es el Amor que tú sí eres, quien está roto, es el sarcófago en el que lo has encerrado.

Y a la primera grieta, nos decimos absurdamente, ¡No era lo suficientemente duro! Y buscamos nuevas formas de endurecernos aún más, y nuestra coraza se hace más asfixiante…

Nos equivocamos, porque el Amor no tiene densidad, es una energía, y la energía no se resquebraja, la energía se expande.

Cuando nos permitimos expandir el Amor que somos, volvemos a ser el bebé que fuimos, volvemos a proyectar Amor y de forma automática recibimos el Amor de todos los que nos rodean aunque eso sea secundario.

La Madre Teresa de Calcuta dijo una vez:

“La felicidad está en nosotros mismos. Somos felices porque amamos, no porque nos amen”

Así es. Es la conexión con nuestra propia esencia, la liberación de la cárcel del Ego, de las expectativas, de las condiciones, lo que nos hace felices.

Es cuando amamos cuando nuestro pecho se expande, cuando un torrente de hormonas placenteras recorre nuestro cuerpo.

¿Por qué renunciar a ello? ¿Por qué conformarnos con sobrevivir en nuestra cárcel de miedos no dándonos permiso para amar libremente y sin condiciones?

Tenemos mucho trabajo que hacer para volver a ser Amor, tenemos muchas creencias que desaprender, muchas experiencias que reexaminar.

La primera es que NADIE PUEDE HACERNOS DAÑO, solo nosotros podemos, y nos lo hacemos continuamente.

Nos lo hacemos cuando ponemos nuestra felicidad en la expectativa de que otro se comporte según nosotros deseamos, nos lo hacemos cuando confundimos AMAR con esperar y en la espera nos endurecemos.

Nos lo hacemos cuando confundimos Amar con aceptar el maltrato, con aceptar entrar en relaciones tóxicas con otro ser cuyo corazón está tan secuestrado como el nuestro.

EL AMOR NO DUELE, grábatelo de una vez. Duele no poder vivir en él, en tu propio amor, duele verter sobre la persona amada nuestras propias decepciones, duele nuestra capacidad anestesiada de amar sin condiciones, duele no ser capaces de encontrar la energía de nuestro corazón dentro de los mil sarcófagos en los que lo hemos ido encerrando.

Pero sólo tú puedes decidir vivir en Amor, hacia todo, hacia todos, hacia quién te dé la gana, de la misma forma que un Faro proyecta su luz desentendiéndose de quién hará uso de ella o de qué manera lo hará.

Esa es la belleza de los faros, su luz incondicional.

Esa es tu belleza, esa es tu esencia, ese es tu poder, esa es tu fortaleza, Ser y Sentir Amor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.