parejaEn menor o mayor grado, todos deseamos una relación de pareja estable con quien compartir nuestras vidas, nuestras emociones, nuestro futuro…

Es cierto que vivimos tiempos en los que las rupturas son más que frecuentes, quizá porque vamos adquiriendo consciencia de que continuar en una relación acabada es un cheque en blanco para la infelicidad.

Quizá entendiendo cada una de las etapas de la pareja, cómo superar los retos que se presentan en cada una de ellas, evitaría llegar a finales largamente anunciados.

Según Robert Sternberg, el amor en pareja puede representarse como un triángulo en cuyos vértices están la intimidad, la pasión y el compromiso.

Aunque a lo largo de la relación esos pilares vayan variando en importancia, siempre deben estar presentes

Las etapas de la relación de pareja y sus retos

  1. El enamoramiento, físico y química…

La fase de enamoramiento corresponde a la magia, al magnetismo físico y al desbordamiento de nuestra química interna.

Procesos inconscientes toman el mando, nuestra visión del otro, al que apenas conocemos está absolutamente sesgada, y solemos atender a las características positivas y a obviar o endulzar las negativas.

Solemos proyectar en el otro todo lo que buscamos en la persona con la que queremos compartir nuestras vidas sin importar mucho que la persona cumpla con esas características o no.

La estrella en esta época es la Pasión que vive en esta etapa su punto más álgido, comenzamos a practicar la Intimidad haciéndonos confidencias e incluso empezamos a adquirir compromisos de todo tipo con nuestra pareja.

Los retos a tener en cuenta están en estos 2 vértices del triángulo.

El enamoramiento nubla del todo la razón y la visión por lo que las confidencias efectuadas en nuestros momentos de Intimidad son procesadas bajo el optimismo desbordante en el que el coctel hormonal nos tiene presos.

De la misma forma adquirir compromisos a largo plazo en este período es hacerlo totalmente a ciegas.

  1. La caída del velo

En esta etapa, la Pasión baja hasta niveles humanamente soportables haciendo posible un conocimiento más auténtico del otro, al que empezamos a ver como realmente es se ajuste o no a cómo quisiéramos que fuera.

Esto posibilita un grado de Intimidad mayor en el que dejamos de “disfrazarnos” para gustarle al otro y nos mostramos más abiertamente en nuestras virtudes y defectos.

Es un buen momento para adquirir Compromisos más firmes con bases más sólidas.

Los retos en esta etapa son asumir la bajada de la pasión o correr hacia el compromiso sin aprovechar correctamente la Intimidad para descubrir la auténtica compatibilidad.

  1. Cuando el NOSOTROS hace su aparición

En los inicios de la convivencia la pasión tienen un repunte al crear un espacio conjunto, la Intimidad y el Compromiso están también en su punto álgido, quedando el triángulo bien equilibrado.

Los retos vienen de las pequeñas cosas que se descubren en esta etapa en la que el optimismo vuelve a jugar en contra, y a menudo se olvida establecer normas de convivencia que con el paso del tiempo se cobrarán el descuido, en forma de reproches y frustración.

Por otra parte se crea una nueva figura el “NOSOTROS”, que debe aprender a hacer frente a toma de decisiones que antes eran tomadas desde la individualidad.

  1. Autoafirmación. ¿Y qué hay de MÍ?

El compromiso ha cobrado tanta fuerza, el NOSOTROS ocupa tanto sitio en el sofá, sitio que le ha robado a la pasión, que el Yo individual, empieza a reclamar su espacio.

El reto es permitir, permitirnos, redescubrir nuestros intereses personales en esta etapa más madura, aunque eso suponga la posibilidad de descubrir que nuestro tiempo en pareja ha llegado a su fin.

Debemos potenciar la faceta INTIMIDAD y confiar nuestros descubrimientos al otro, apoyar y motivar a nuestra pareja para que tome sus propias decisiones en ámbitos vitales como puedan ser sus relaciones sociales, su profesión o su familia.

La superación de esta etapa de forma saludable fortalece muchísimo la relación en general, y el compromiso en particular.

  1. ¿Amantes, amigos o socios?

El momento de expandirse, de establecer y llevar a cabo planes conjuntos, donde el NOSOTROS vuelve a cobrar fuerza pero sin dejar de lado la individualidad de cada uno.

El gran reto en esta etapa es la RUTINA, la PEREZA, el DESCUIDO de la relación y de la PASIÓN, dejando que el COMPROMISO se lleve todo el peso del triángulo.

La muerte de la pasión nos convierte en amigos, y a la larga en pérdida de Intimidad que nos convertirá en socios hasta que la sociedad entre en quiebra emocional y aparezcan nuevos inversores….

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.