La noche junto a las estrellas es un fenómeno hermoso, pero, poder encontrarnos en el paisaje al satélite natural, es otra cosa, en sus distintas presentaciones, es decir, en sus variadas fases, decoran hermosamente el paisaje, y con la luna azul, ¡qué cosa maravillosa! Que no debes dejar de disfrutar.

Si eres una lunática o un lunático, este texto siguiente es para ti, saber que la luna influye sobre distintos cuerpos como los enormes cuerpos de agua, así incide directamente en el océano, pero también se sabe que tiene una enorme influencia sobre otros cuerpos, de los vegetales se maneja que influye sobre su savia, e incluso sobre el crecimiento y germinación de las semillas.

No obstante, la luna interviene, o influye sobre nosotros, de ahí que se diga que “te pegó la luna”, pues sí, eso influye de varias maneras en el organismo entero, por eso recomiendan hacer cortes de pelo en determinada fase lunar.

Pero si tu caso es que te gusta de disfrutar del cielo, o si bien, te interesan las fases lunares o saber la influencia de las fases lunares.

Más debajo te regalamos un contenido sobre fases lunares, más específicos en esta ocasión, sobre la luna azul.

Ahora para entrar en materia, queremos contarte sobre qué es la luna azul, y te daremos buenos detalles a saber.

¿De qué trata la luna azul y cómo reconocerla?

Como bien sabemos, nuestro satélite natural tiene varios momentos, llamados fases lunares, entre ellas la luna nueva, cuarto creciente, cuarto menguante, luna llena, pero bien, sobre esta última la luna azul guarda estrecha relación, pero no solo con ello, sino con nuestro calendario gregoriano.

Sí, con el calendario gregoriano ya que las lunas llenas se dan cada 29,5 días, y la luna azul es la segunda luna llena dentro de un mes de dicho calendario, es decir, si se da el caso, debe ser en los primeros días del mes, y ser un mes como enero, el caso sería una primera luna llena el 2 de enero y el 31 estar dándose la segunda luna llena del mes, para poder ser una luna azul.

Como vemos, el adjetivo “azul” no corresponde al color propiamente, sino a otras cuestiones de las que se conjetura y especula, y ya sabemos que de la luna que hablamos es, sí y solo sí, la luna llena se repite en un mismo mes, este es uno de los casos que no siempre se manifiestan en la luna.

¿Febrero puede contar con una luna azul?

En remotos casos pueden manifestarse lunas azules en el mes de febrero, ello por la longitud del mes calculada en días, así nos queda que, si el año es bisiesto, tiene la posibilidad, pero ello depende de la coincidencia de las fases y que ocurra una luna entre el último de enero y el primero de febrero y que la segunda luna sea para el último día febrero.

Por eso es que es más complicado con febrero que necesitaría de los 29 días para que puedan darse tal luna.

¿Cómo se da la incidencia de la luna azul sobre nosotros?

Para muchos, la influencia de la luna es muy importante, como se conoce que influye al estar llena con mayor fuerza sobre los cuerpos terrestres, ¿esto por qué? Hay que entender previamente que la luna ejerce (como también lo hace al tierra) su gravedad.

Con ello, la luna al estar más visible, da más de su gravedad sobre los cuerpos planetarios y se dan sus reacciones físicas sobre todos nosotros.

También está relacionada a cuestiones simbólicas como la transmutación de energías, así que favorecerá siempre la luna llena y en especial la azul. Asimismo, se le acusa de poder influir de manera positiva de materializar planes y proyectos, así que poner tus energías sobre o con ella, hará una influencia de progreso sobre ti y tus planes.

Como también afecta en el cuerpo y así, nos hace estar mayor tiempo despiertos, más energía en nuestro cuerpo, y se conoce que afecta a la sexualidad, aumentando el apetito erótico, perfecto para hacer unas buenas veladas románticas llenas de pasión bajo nuestro satélite natural en su fase “azul”.

Es de considerar que tal luna es asombrosamente buena para prácticas meditativas, permitiendo ser un estupendo momento para la espiritualidad y alimentar nuestras almas y darnos tiempo para la reflexión.

¿Cuántas lunas azules tendrá para nosotros este año, el año 2019?

Como anteriormente te hemos dicho, la luna se da cada 29,5 días, y ello condiciona el año del que hablamos sin lunas azules, ya que todas están sobre los primeros días del año, así limitando dicho año sin lunas de este tipo.

Pero, para el año siguiente, para el 2020, será una historia diferente, no tendrá muchas lunas azules en el año, contando con al menos una luna azul, con la que podrás contar y disfrutar si estás atento de tal fenómeno.

Tal suerte de la azulada luna será luego de la mitad del año, en el mes de octubre, contando con la primera luna de dicho mes el día 1 y la segunda luna llena, será para el último de octubre, es decir para el 31 de dicho mes, siendo así esta luna, la única y exclusiva luna del año 2020.

Algunas cosas de considerar de la segunda luna llena de un mismo mes

El azul nos queda claro que es una cuestión que se ha adoptado con el tiempo, y que también se ha relacionado con melancólicas poesías y canciones de algunos músicos famosos, pero, no por ello, la luna llena está cargada de tristeza.

Así que no debes cargar con tristezas solo por el acontecer de dicho fenómenos, y menos entendiendo de lo arbitrario que se ha dado por el calendario gregoriano, es decir, que siendo otro calendario, digamos el japonés, la cosa sería diferente.

Por lo que no debes guiarte de algunas supersticiones, pero de igual modo te invitamos a que disfrutes de los fenómenos astronómicos que sin duda son una hermosura y un regalo universal.

Este artículo fue escrito en colaboración de Ayuda Mística

Ayuda Mistica es un portal que reúne contenido de auto ayuda, astrología y espiritualidad. Estamos siempre preocupados con su crecimiento espiritual, produciendo textos exclusivos para ayudarte en la camino de auto conocimiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.