energia

Vivo…luego…tengo energía. Podríamos pensar. La cuestión es que para vivir adecuadamente y no llegar a casa hechos unos zorros debemos mantener un nivel energético suficiente para el gasto que realizamos.

Es cierto que podemos hacer parones durante la jornada para recargarnos, pero lo suyo es ser capaces de no desperdiciar nuestra energía.

18 Actitudes que te roban la energía a diario

Te mostramos los hábitos que a diario drenan nuestra energía y cómo evitarlo.

Nuestro vehículo: El cuerpo

Nuestro cuerpo necesita una cantidad enorme de energía para conducirnos en nuestro día a día, un mal mantenimiento puede dejarnos tirados en mitad de la nada, estos con los hábitos que hacen que no rinda al máximo.

1.Sedentarismo. La falta de ejercicio físico impide la oxigenación de nuestro cuerpo, una de las mayores fuentes de energía. No hace falta que te apuntes a un gimnasio, con dejar de utilizar el ascensor o ir a trabajar caminando es suficiente.

2.Desconocer tu ritmo biológico. Cada persona tiene su propio ritmo biológico con un horario donde se siente más enérgico, los llamados búhos se revitalizan al atardecer, mientras que los alondras disfrutan de las primeras horas del día. Ser conscientes de nuestros mejores momentos y utilizarlos para aquello que requiera de nuestras máximas capacidades evitará fugas de energía.

3.Alimentación. Alimentarnos con una dieta pobre en vitaminas y minerales nos drena la energía, así como no realizar todas las comidas o cenar copiosamente.

4.Ver la tele antes de dormir. Y cualquier hábito que nos impida entrar en el sueño de forma progresiva, o mantenernos en él de forma constante, (teléfono al lado de la cama, mala ventilación, ruidos, temperatura inapropiada…)

Nuestro motor: Las emociones

Las emociones son lo que nos hace mover, algunas son maravillosas y nos llenan de energía, en cambio otras nos convierten en una especie de colador por donde desaparece toda nuestra energía.

5.Ira. La Ira requiere de la movilización de toda la energía disponible, además nos convierte, literalmente, en máquinas de matar (músculos tensos, movilización, corazón acelerado) Por la cantidad de energía que perdemos y por la que podemos montar, no entrar en Ira es fundamental.

6.Miedo.Aquí ocurre lo contrario, el miedo nos paraliza, y para que esa parálisis se pueda producir nuestro organismo debe quedar vacío de energía.

7.¿ Amor? Sí, un amor obsesivo focaliza toda nuestra energía en él y aunque la secreción de hormonas de la felicidad, como la oxitocina, nos lleve a sentirnos en un alto estado energético, lo cierto es que nos descuidamos (dormimos poco, comemos mal…) y perdemos atención en otras tareas que necesitan de ella aumentando nuestros niveles de estrés.

8.Culpa. Sentirse culpable (que no es lo mismo que aceptar la responsabilidad por un acto cometido) es como abrirnos un agujero deliberadamente en nuestro campo energético, es una forma de autocastigarnos desperdiciando una energía que podríamos utilizar en arreglar el desaguisado.

9.Celos. Agujeritos energéticos, con forma de corazón, pero agujeritos… Además de arruinar nuestra relación, consumen una cantidad enorme de energía.

El conductor: La mente

Mens sana in corpore sano… Energía Ok, podríamos añadir. La cantidad de energía que malgastamos pensando no tiene parangón, veámoslo.

10.Pensamientos rumiativos. Esos que vuelven y vuelven y vuelven a volver…

11.Vivir preso del ayer y esclavo del mañana. Cualquier pensamiento puesto en lo que ya pasó es energía desperdiciada, cualquier preocupación por lo que aún no ha ocurrido es energía mal enfocada. Rencores, lo que pudo ser y no fue, el madre qué miedo la que se avecina….es absolutamente inútil. Reconducir esa energía en cómo construir un mejor futuro es bastante más útil…

12.Resistencias. Resistirse a lo que sucede, o a lo que no sucede, querer tener la razón por encima de todo, querer controlarlo todo, además de no servir de nada nos vacía de energía.

El recorrido diario: Los hábitos

Los malos hábitos nos conducen al estrés que es el mayor ladrón de energía que podemos encontrar.

13.Falta de organización y ladrones de tiempo. Una mala organización de nuestro tiempo y espacio nos estresa, disminuye nuestra competencia, y nos drena.

14.Procastinar. O dejar para mañana lo que puedas hacer hoy… todo lo que arrastramos de un día a otro, bien sea una deuda económica, una tarea, la llamada a un familiar nos desgasta energéticamente.

15.No delegar. Querer ocuparnos de todo nos sobrecarga. Podemos delegar tareas en otros, no solo en el trabajo, sino también en nuestro hogar, incluso a la hora de organizar una fiesta con los amigos. Aprende a repartir tareas y mantendrás la energía para repartir tu alegría…

El tráfico: Las relaciones interpersonales

De la misma forma que no circulamos solos por la carretera, también tenemos que lidiar, energéticamente hablando, con el tráfico de nuestras relaciones interpersonales.

16.La queja, el chisme, el critiqueo… Juntarnos con quien practica todo esto y practicarlo nosotros mismos es como abrir el grifo de nuestra energía y no poner el tapón del desagüe, con la diferencia de que el caudal no limpia sino que nos ensucia.

17.Dar poder al otro. Permitir que cualquier otra persona nos saque de nuestro centro, nos robe nuestro equilibrio es darle nuestro poder, es regalarle nuestra energía.

18.No decir no. Decir sí cuando queremos decir no consume una gran cantidad de energía además de poder personal y autoestima.

Ahora ya sabes cuál es el motivo para acabar tan cansado, prueba a cambiar estas actitudes y notarás la diferencia de inmediato.

Nuestra Puntuación

1 COMENTARIO

  1. Wuaw..!!!…para darse cuenta de cuantas de esas cosas hay que modificar en nuestro diario vivir..!!!..para estar llenos de energía..!!…

    gracias..por compartir esta valiosa información.-

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here