cambia el estado de animo¿Apenado, bloqueado, nervioso, triste? Mira hacia otro lado… Y no es broma!

No somos conscientes del poder que tienen nuestra mirada más allá de fulminar a alguien con ella o de seducir a la persona que deseamos.

Podemos hacer algo mucho mejor con ella. ¡Cambiar inmediatamente nuestro estado de ánimo!

A las emociones hay que hacerles caso, no se trata de ignorarlas, sólo que a veces aparecen cuando no las podemos atender, cuando nos necesitamos para otros asuntos.

Así, cuándo te sobrevenga una emoción negativa, toma nota para trabajar sobre la información que te muestra en un momento más indicado, y cuando no estés “secuestrado” por las sensaciones que te produce.

La técnica es tan sencilla que necesitamos entender su funcionamiento para darnos permiso para creer en ella, así que explicaremos brevemente cómo funciona.

Técnica para cambiar de estado de ánimo

Debemos entender que las emociones forman parte de nuestro procesamiento mental personal, es por ello que se producirá diferente emoción ante un estímulo si lo percibes tú o si lo percibo yo, ya que para ambos tendrá un significado diferente.

Pero aunque con diverso significado, ambos, y el resto de los humanos, tenemos algo en común y es la manera en qué organizamos la información en nuestro cerebro, y la manera de recuperarla.

Y podemos saber cómo lo hacemos simplemente observando nuestro patrón de movimientos oculares.

En general, luego te mostraremos cómo saber si es tu caso, seguimos el mismo patrón.

Cuando queremos recuperar una información visual (¿de qué color era el vestido que llevaba aquel día?) nuestros ojos apuntan hacia arriba y hacia la izquierda.

Sin embargo, si lo que pretendemos es crear una nueva información visual (¿cómo sería un pato con 6 picos?) nuestros ojos apuntan hacia arriba a la derecha.

La información visual se crea o recupera llevando la mirada hacia arriba, hay más discrepancia entre el recuerdo y la creación, ya que algunas personas, como los zurdos, lo hacen al revés.

La información auditiva se crea y se recupera con la mirada en el eje central de nuestros ojos, a la izquierda para recordar un sonido y a la derecha para crearlo.

Y ya vamos llegando a la parte emocional…

Cuando bajamos la mirada entramos en contacto con nuestro propio estado, así cuando miramos hacia abajo a la derecha entramos de lleno en el canal kinestésico, este nos ofrece información tanto de cómo está nuestro cuerpo en el espacio, como de sensaciones táctiles, sabores, olores, y…. emociones.

Cuando miramos hacia abajo a la izquierda nos encontramos en modo diálogo interno.

¿Cómo saber si estos son tus patrones oculares?

Es muy sencillo, puedes hacerlo solo, pero es mejor que alguien esté contigo y registre los datos.

Pídele que te haga las siguientes preguntas y qué apunte la dirección de tu mirada cuando estás pensando la respuesta.

  • ¿ De qué color era el coche de tus padres cuando eras pequeño? (Visual Recordado)
  • ¿Tu profesor favorito tenía la voz grave o aguda? (Auditivo Recordado)
  • ¿Cómo te sientes cuando alguien se mete contigo? (Kinestésico)
  • Inventa una nueva letra para LA MACARENA (Auditivo construido)
  • Piensa en lo qué te dices cuando algo no sale cómo esperabas (Dialogo interno)
  • Imagínate un elefante amarillo persiguiendo a una oveja rosa (Visual Construido)

Si la información no es muy clara puede añadir más preguntas en esa línea.

¿Para qué me sirve esta información?

Empezaremos con el motivo de qué estés leyendo este artículo, salir de un estado de ánimo negativo.

No podemos estar en emoción si no tenemos la mirada baja, es así de simple.

Si estás anclado en una emoción negativa tu mirada tenderá a estar baja, sube inmediatamente los ojos, hasta el canal visual y la emoción desaparecerá. Sólo tienes que hacer la prueba.

Siguiendo en esa línea, cuando queramos sucumbir al dulce recuerdo de una caricia, un olor, una sensación corporal, bajaremos la mirada.

Pero no sólo nos sirve para controlar nuestras emociones, nos sirve de la misma manera para ayudarnos a recordar o a crear, llevando nuestros ojos de forma intencionada a su canal natural.

Así si queremos recordar una información visual, lo haremos antes si llevamos la mirada arriba a la izquierda ( o a la derecha si somos zurdos o hemos descubierto que ese es nuestro canal).

También es muy útil en los bloqueos creativos. En la mayoría de los casos, cuando nos bloqueamos, nos vamos al canal kinestésico, bien a la sensación de frustración por no poder crear, bien al diálogo interno de “ por qué no se me ocurre nada”. Debemos levantar la mirada, bien al canal visual o al auditivo (depende de lo que busquemos crear) hacia la derecha (o tu lado preferente).

Como ves la técnica es igual de sencilla que de efectiva, ¡no dudes en utilizarla!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.