Maria Magdalena

Gnóstica, Santa, Pecadora, Esposa, Madre, Tarotista, Maestra…. No sabemos a ciencia cierta quién fue María Magdalena, sabemos lo que de ella se ha dicho a lo largo de la historia y podemos, de alguna manera, comprobar, que su historia sigue un paralelismo con el rol de la mujer en las distintas sociedades con las que se la relaciona.

¿Podría ser María Magdalena un icono del papel de la femineidad?

Veamos de qué manera ha sido mostrada a lo largo de la historia.

El Cristianismo

La figura de María Magdalena surge inevitablemente del lado de Jesús de Nazaret. Su papel como acompañante de primer grado queda demostrada al aparecer en todos los evangelios de forma similar.

Provenía de Magdala, en la provincia de Galilea. Allí las mujeres eran cultas, muchas fueron seguidoras de Jesús, encargadas de la logística en sus travesías.

También tendrían un importantísimo valor, tras la muerte de Cristo, en la propagación de la doctrina cristiana.

No es de extrañar que Jesús tuviera una relación diferente con María Magdalena de la que tenía con el resto de seguidores, en su mayoría de muy bajo nivel cultural.

Resulta sencillo imaginarnos a estos dos teniendo conversaciones muy interesantes que no podía tener con otros discípulos.

Esta cercanía aparece recogida en los Evangelios, como aparece recogido, que fue la única de sus discípulos que le acompañó en el peligroso camino hacia la crucifixión, como aparece recogido, que fue la primera a la que se le apareció resucitado…

A partir de aquí todo son conjeturas….

El Cristianismo se dividió entre dos corrientes principales el Gnosticismo ( se cree que es una corriente anterior al nacimiento de Cristo) y la Iglesia de San Pedro.

El gnosticismo es una corriente que aboga por el conocimiento frente a la ignorancia, por la divinidad interna frente a la externa.

“La verdad os hará libres” es una frase, muy, muy gnóstica…

Pedro no podía admitir el papel de María Magdalena junto a Jesús, no podía entender que a una mujer se le revelasen enseñanzas que no se les revelaban a los apóstoles varones.

Y de esos barros…

El patriarcado gana

Con la victoria de las tesis de Pedro, que se convierte en el fundador de la Iglesia Católica, el patriarcado vence por goleada y el papel de la mujer en la Iglesia se hace inexistente.

Aprovechando una confusión entre las Marías que aparecen en los textos bíblicos María Magdalena, en el año 591 de la mano del papa Gregorio se convierte, oficialmente en la mayor de las pecadoras, en prostituta.

No creo que sea necesario decir que no solo en la Iglesia el papel de la mujer desde entonces hasta casi nuestros días está absolutamente vilipendiado.

En 1947 se descubren en el Mar Muerto más evangelios gnósticos, entre ellos el de María Magdalena, y el de Felipe en el que describe a María Magdalena como “compañera de Jesús a quien este besaba en la boca”.

En 1969 Pablo VI le quita el título de penitente, en 1988 Juan Pablo II la nombra Apóstol de los apóstoles, reconociendo su auténtica jerarquía dentro de ellos, y en 2016 por deseo expreso del Papa Francisco, eleva su grado en el calendario romano general a Fiesta de Santa María Magdalena, que se celebra el 22 de julio.

Vemos así el paralelismo entre el reconocimiento de la mujer en la Iglesia y la reputación de María Magdalena.

Mientras tanto…

¿Qué pasó con María Magdalena después de la crucifixión de Cristo? Es todo un misterio, pero la hipótesis más aceptada es que huyó.

Para algunos, embarazada de Jesús, y así aparece representada en diferentes obras de arte, iniciando con ello un linaje real custodiado por los templarios.

Se dice que murió en Francia donde descansan sus reliquias.

Un evangelio y un tarot…

Sabemos que existe un evangelio de Maria Magdalena encontrado en 1947, pero hay quién defiende también que el Cuarto Evangelio, el del buen amado, “El evangelio según San Juan”, es en realidad obra de ella.

Lo que muchos no conocen es una teoría en la que se afirma que el Tarot de Marsella es en realidad el evangelio de María Magdalena codificado, hipótesis que lanza Philippe Camoin, la persona junto a la que Jodorowski realizó un importantísimo trabajo de recuperación de la auténtica baraja del Tarot de Marsella.

Avatar del Amor Crístico

En la actualidad María Magdalena es por excelencia el avatar del amor crístico, del amor incondicional, del amor sagrado entre los complementos divinos, de lo sagrado masculino, con lo sagrado femenino.

Muchos son los que afirman canalizar su mensaje, siempre relacionado con el Amor incondicional.

Esto tampoco es nuevo, ya Teresa de Ávila afirmaba ser ayudada espiritualmente por ella.

Fuera quien fuera, muriera donde muriera, en el resurgir del conocimiento, de la importancia de lo femenino, María Magdalena brilla más que nunca.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.