meditaciones angelicas

Se dice que mientras que la oración son nuestras peticiones a la divinidad, la meditación es encontrar el punto en el que poder recibir sus respuestas.

Meditaciones angélicas

Si al poder de la meditación le añadimos el poder angélico y las energías astrales adecuadas obtenemos unas experiencias mucho más profundas y cargadas de amor y luz celeste.

Meditación con los ángeles solares.

Practicar esta meditación a primera hora del día nos ayuda a sintonizar con la plenitud y la felicidad facilitándonos anclar la sensación de gozo durante toda la jornada.

Aporta equilibrio de forma similar a la postura de yoga “saludo al Sol”.

  1. Comienza realizando respiraciones profundas durante algunos minutos
  2. De pie, columna recta y palmas unidas a la altura del corazón en posición de oración.
  3. Sigue realizando respiraciones profundas buscando la relajación de todo tu cuerpo, nota el anclaje de tus pies al suelo y reparte bien el peso de tu cuerpo en ambas piernas.
  4. Inspira levantando los brazos, sin despegar las palmas, por encima de la cabeza, curvando un poco el tronco hacia atrás, dirige tu mirada hacia tus manos.
  5. Espira inclinándote hacia adelante, con la misma posición de manos, intentando llevar las puntas de tus dedos al suelo, conecta con la Tierra.
  6. Inspira, vuelve a erguirte, abre tus brazos como si quisieras abrazar todo lo que te rodea.
  7. Siente como la energía de los ángeles solares va inundando tu cuerpo físico y energético llenándote de calidez, de optimismo, de gozo.
  8. Mantente respirando su energía el tiempo que necesites, sintiendo como llega a cada parte de tu organismo vivificándola.
  9. Cuando decidas poner fin baja tus brazos al ritmo de la expiración.
  10. Agradece la energía recibida.

Meditación con los ángeles lunares.

La meditación con los ángeles lunares nos aporta claridad a los mensajes que nos envía el inconsciente o nuestros guías durante el sueño, además de protegernos de los posibles peligros del astral.

Los ángeles más habituales para esta meditación son Auriel y Gabriel. Realiza esta meditación poco después de ponerse el Sol.

  1. Respira profundamente durante varios minutos
  2. De pie, columna recta y palmas unidas a la altura del corazón en posición de oración.
  3. Sigue realizando respiraciones profundas buscando la relajación de todo tu cuerpo, nota el anclaje de tus pies al suelo y reparte bien el peso de tu cuerpo en ambas piernas.
  4. Inspira abriendo los brazos con la intención de dejar entrar en ti toda la energía que te están enviando los ángeles lunares, son poderosas a la par que sedantes.
  5. Pídeles que te protejan durante tu sueño, así como las respuestas que desees que se te revelen mientras duermes.
  6. Inspira y sube los brazos, pon las palmas enfrentadas entre sí, a punto de chocarse, y visualiza como en el espacio que queda entre ellas se forma una bola de energía con el brillo lunar, siéntela en tus manos, siente como va desintegrándose hasta convertirse en polvo lunar que se va deslizando por todo tu aura.
  7. Espira bajando tus brazos mientras formas una circunferencia que te envuelve en polvo lunar creando una protección para toda la noche.
  8. Agradece

Meditación estelar

Estamos creados de la misma materia que las estrellas, somos literalmente polvo de estrellas. Ellas como nosotras tenemos una vibración propia, en esta meditación buscamos alinearnos con nuestra estrella, aquella que posee la misma vibración que nosotros y que nos permite una conexión más profunda con nuestra esencia divina.

Nos otorga sabiduría y conocimiento.

  1. Respira profundamente durante varios minutos
  2. De pie, columna recta y palmas unidas a la altura del corazón en posición de oración.
  3. Sigue realizando respiraciones profundas buscando la relajación de todo tu cuerpo, nota el anclaje de tus pies al suelo y reparte bien el peso de tu cuerpo en ambas piernas.
  4. Visualiza un cielo estrellado, hay multitud d estrellas sin embargo una brilla mucho más que las demás, es tu estrella. Con tu mirada se vuelve más grande, más luminosa.
  5. Levanta los brazos por encima de tu cabeza y demanda a los ángeles de la luz que te ayuden a atraer su energía hacia ti.
  6. Su luz se aproxima formando una espiral alineada con los chakras superiores transpersonales, por encima de las puntas de tus dedos, permite que entre por tu chakra corona y recorra todo tu canal energético expandiéndose por todo tu cuerpo.
  7. Siente como todo tu ser brilla como la estrella, te sientes muy ligero.
  8. Toma varias respiraciones profundas mientras vuelves a hacerte consciente del peso real de tu cuerpo, baja despacio tus brazos, pide a los ángeles que te han acompañado que te sellen y protejan, agradéceles su labor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.