Preocupaciones a raya- Fábula del vaso de agua

0
1430

vaso

Muchas veces los pequeños problemas los hacemos grandes y esto hace que nos enquistemos en pensamientos negativos y no nos dejen buscar una solución. Al no buscarle la solución, puede que te surja un nuevo problema y así sucesivamente se te van acumulando, llegando a una situación de constante preocupación, que te deja sin energía. Cada vez somos más las personas que nos vemos reflejados en estas palabras y es por eso por lo que compartimos con vosotros esta fábula del vaso de agua

Fábula del vaso de agua

En una terapia grupal sobre el manejo de la tensión, la psicóloga en un momento dado levantó un vaso de agua. Todos los asistentes esperaban oír la típica pregunta: «¿Cómo ves el vaso? ¿Está medio lleno o medio vacío?», pero ella en lugar de esto, soltó la siguiente pregunta:

¿Cuánto creéis que pesa este vaso? Aunque a los participantes les costó reacción, las respuestas variaron «entre 200 y 250 gramos». A esto la psicóloga respondió:

El peso absoluto no es lo que realmente importa, sino que lo que importa es el peso que percibimos a lo largo del tiempo, es decir, lo que pese el vaso dependerá de cuánto tiempo lo sostengo: Si lo sostengo durante 1 minuto, no es problema. Si lo sostengo 1 hora, me empezará a doler el brazo. Si lo sostengo 1 día, mi brazo perderá su fuerza y empezará a templar.

El peso del vaso es el mismo, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado y más difícil de soportar se vuelve. Después continuó diciendo:

Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no es problema y es sano, al final son problemas y quieres buscarles una solución. Si piensas en ellas durante un rato largo empiezan a pesar y si piensas en ellas todo el día, el peso se volverá insoportable y sentirás que no puedes continuar. ¡Acuérdate de soltar el vaso!

Es necesario ser consciente de los problemas, sus dificultados y los riesgos que podemos llegar a vivir, ¡tampoco vamos a vivir en un mundo de fantasía! Pero llenarnos de preocupaciones y de problemas durante mucho tiempo, nos «chupa» toda la energía y termina por agotarnos, nos eclipsa y no nos deja ver la luz al final del túnel para dar solución a ese problema que teniendo la mente despejada hubiese sido «fácil». Soltar esas preocupaciones de vez en cuando nos carga par poder continuar. Y vosotros, ¿Sabríais soltar el vaso para poder continuar?

«La más poderosa fuerza bajo cuya presión estamos a veces obligados a trabajar en nuestra propia conciencia» Lucian Blaga

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.