Una carta astral es un plano o mapa del cielo en el que podemos ver a los planetas sitúados en los signos del Zodiaco y en las casas astrológicas, vistos desde un determinado lugar en la Tierra y en un momento preciso.

La carta natal es ese mismo mapa, calculado para el momento y lugar de nacimiento.

Entonces… ¿carta astral y carta natal son lo mismo? Una carta natal es una carta astral, pero en realidad podemos levantar una carta para cualquier momento y lugar que se nos ocurra, no tiene por qué ser un nacimiento, cualquier acontecimiento del tipo que sea puede ser analizado ástrológicamente.

En esta web puedes >>>   calcular tu carta natal online.

¿Para qué sirve?

La astrología estudia la relación entre los astros y lo que ocurre aquí en la Tierra. El comportamiento humano, los acontecimientos a nivel mundial, todo guarda un paralelismo con los ciclos planetarios.

A nivel personal, la carta natal sirve para conocerse y para conocer a los demás. Es la configuración astral con la que llegamos al mundo, que marcará nuestra personalidad, potencialidades y talentos innatos que nos acompañarán a lo largo de nuestra vida.

Con la lectura de la carta natal se descubren características del individuo que de otra forma permanecerían ocultas, dándole la oportunidad a la persona de potenciar cualidades propias que desconocía o de comprender ciertas conductas y situaciones que se repiten o no es capaz de controlar, permitiéndole crear estrategias para evolucionar de forma acorde a su naturaleza innata.

La interpretación de la carta astral nos ayuda, pues, a nivel personal, como herramienta de autoconocimiento y evolución.

Pero las aplicaciones de la astrología no quedan solo ahí, como una herramienta de autoayuda más tan de moda hoy en día, sino que va más allá y como ciencia social ésta permite a los departamentos de recursos humanos seleccionar a los empleados de sus empresas o socios y formar equipos en base a las cartas de los candidatos, tomar decisiones y realizar pronósticos económicos, sociales o políticos, y por supuesto tiene cada vez más presencia en el campo de la psicología, donde se usa como apoyo y herramienta complementaria de técnicas terapéuticas.

El diseño de la carta natal

Ejemplo de una carta natal
Ejemplo de carta natal
24 de Noviembre de 2013 20:00 UT
coordenadas 51°30″N 00°08″W
en algún lugar del canal de la Mancha

El diseño por lo general es circular y está formado por 3 partes principales:

1 – Los signos del zodiaco, que dividen a la eclíptica en doce sectores de 30º cada uno. Esta zona sitúada aquí en el círculo exterior del gráfico nos sirve para saber la longitud eclíptica de los planetas, que transitan por la eclíptica desde Aries hasta Piscis en sentido antihorario, cada uno a su velocidad. En la carta de ejemplo vemos que Marte está a unos 23 grados del signo Virgo.

2 – Las doce casas, que forman doce sectores más o menos desiguales dependiendo del momento y de las coordenadas geográficas. El Ascendente marca el comienzo de la primera casa, a la izquierda del gráfico, de color rojo, y le siguen las otras también en sentido antihorario.

Las casas recorren el Zodiaco completo cada 24 horas, que es más o menos lo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa sobre su propio eje. De forma que todos los astros pasan cada día por las doce casas, todos ascienden hasta el Medio Cielo (casa 10) para luego descender hasta el Fondo Cielo (casa 4).

Y es esto precisamente lo que hace que cada carta sea única y distinta de las demás, ya que unos minutos de diferencia dan lugar a casas astrológicas distintas.

3 – Los planetas y otros puntos celestes de importancia en astrología. Estos puntos están sitúados cada uno en un signo y casa, y forman aspectos entre sí que se dibujan en el gráfico como líneas rectas que unen a los planetas y que son de diferentes colores dependiendo de la naturaleza del aspecto. Los aspectos de color rojo suelen representar relaciones tensas, mientras que los de color azul indican relaciones armónicas y fluídas entre planetas.

La interpretación de la carta natal

La lectura de la carta está llena de matices y además existen varias corrientes astrológicas, unas más deterministas y otras menos, y hay que entender que los astrólogos, cada uno en su especialidad, tienen su propio enfoque y metodología. En uno de los extremos encontramos al profesional puramente determinista que asegura no haber lugar para el libre albedrío. En el extremo opuesto, los incondicionales defensores del:

“Astro inclinant, non necessitant”
(los astros inclinan pero no obligan).

Pero para empezar a leer una carta astral será suficiente con conocer los fundamentos más básicos de la Astrología teniendo en cuenta lo siguiente:

Lo primero es comprender que todo forma parte de todos. Los doce signos, las doce casas y los planetas están presentes en todas las cartas y por tanto forman parte de cada uno de nosotros. Lo que marca la diferencia es la forma en que se manifiesta cada tipo de energía en cada ser humano, cómo prevalecen unas personalidades sobre otras y cómo se manifiestan en las distintas áreas de la vida de cada uno.

Hecho esto, pasamos a analizar las partes por separado, de la siguiente manera:

Cada signo representa un tipo de energía y cada casa un escenario de la vida. Cuando un planeta se encuentra en un signo, se impregna del tipo de energía de dicho signo. Y la casa en la que se encuentra, nos dice el área de la vida donde vamos a disponer de dicha energía.

Pongamos por ejemplo a Marte, el planeta guerrero que nos da capacidad de autoafirmación, lucha y conquista. Marte está regido por Aries, un signo de fuego, cardinal y emisor.

Por eso Marte se encuentra a gusto en Aries y es capaz de manifestar toda su energía sin restricciones.

Ahora bien, si Marte está en un signo de tierra, como en la carta de ejemplo, su naturaleza se ve afectada por una energía de tipo más receptivo, analítico y precavido, que impide al planeta manifestarse tal cual es, afectado por las características del elemento tierra y de las caracterísitcas del propio signo, en este caso Virgo.

Pensemos en Marte en Virgo e imaginemos al guerrero analizando los detalles más minuciosos de la situación.
Pensemos en Marte en Cáncer e imaginemos al guerrero metido en un caparazón.
Ahora pensemos en Marte en Aries e imaginemos al guerrero luchando con todo su potencial.

Entendemos entonces que la naturaleza del planeta puede verse alterada, castrada o potenciada por el signo que ocupa.

Ahora pasamos a ver dónde se manifiesta toda esta energía, y esto nos lo dice la casa en la que se encuentra el planeta. En el gráfico Marte está en la casa 3, el área de la comunicación, estaríamos ante una persona que cuenta con la fuerza del guerrero para comunicarse y relacionarse con su entorno más cercano. Este guerrero es analítico porque está en Virgo.

¿Cómo se manifiesta todo esto en la persona?

Pues es la propia persona la que va a hacer uso del Marte que tiene en su casa 3 y de ella depende cómo canalizarlo, pero es fácil imaginar que este individuo puede autoafirmarse mediante la escritura por ejemplo, y lo hará sin escatimar en detalles, siendo puntilloso y analítico debido a la influencia de Virgo.

Ésta es una posibilidad. Recordemos que la casa 3 representa además la mente concreta, la capacidad de aprendizaje, los desplazamientos cortos, a los hermanos y el entorno más cercano y cotidiano.

En astrología psicológica vemos al planeta como una herramienta, un recurso que nos viene dado de nacimiento y del que podemos hacer uso en determinados sectores de nuestra vida.

¿De qué nos informan los aspectos?

Los aspectos indican relaciones entre planetas que pueden ser armoniosas o tensas. Aquí hay dos factores a tener en cuenta que son: la naturaleza de los planetas implicados y el tipo de aspecto.

En el ejemplo vemos que Marte en Virgo forma tres aspectos, uno con Venus en Capricornio, uno con Júpiter en Cáncer y otro con la Luna en Leo. Las características de estos cuatro planetas son claramente distintas, dado que la Luna es la encargada de los asuntos maternales y de la respuesta emocional, Venus se encarga de la afectividad, del arte y de “gustar” a los demás, y Júpiter se va a encargar de expandir, amplificar y magnificar aquello que “toque”.

 

Aspectos de Marte
Apectos de Marte

Tenemos en cuenta también el tipo de aspecto. Los aspectos azules indican que los planetas se han “cargado” de energías compatibles, por lo que se trata de relaciones armoniosas que facilitarán la cooperación entre ellos.

Esto puede manifestarse en la persona de varias formas, cuando Venus aporte sensibilidad artísitica a Marte, Júpiter coopere aportando expansión y éxito, o cuando la Luna, que se encarga de las necesidades emocionales, impregnada de la energía de Leo, despierte en la persona cierta necesidad de atención por parte de los demás, esperando cierto reconocimiento o fama por lo que transmite.

Ésta es una de las conclusiones a las que podríamos llegar a priori, pero la carta natal no queda ahí y habrá más factores a analizar que solo un astrólogo profesional experimentado nos podrá desvelar.

Después del análisis por separado se procede a la síntesis de todo ello, donde volvemos a la visión global, y donde nos damos cuenta de que una configuración de la carta puede predominar sobre otra y hacer que las dotes del guerrero analizado en este caso queden en el inconscente, a la sombra de otras configuraciones más potentes, etc.

Pero ahora que ya sabemos lo básico de lo básico podemos crear un primer perfil y hacernos una idea general de la personalidad. ¿Cuántos planetas hay en cada uno de los cuatro elementos?, ¿predomina el fuego, la tierra, el aire o el agua?, ¿cómo se distribuyen los planetas en las casas?, ¿hay aspectos tensos que creen conflictos en el interior de la persona?…

La carta natal es la forma en que venimos al mundo. Es exactamente el mapa del cielo de nuestro nacimiento. A lo largo de la vida aprenderemos a manejar todas estas energías, tendencias o impulsos. Explotaremos unas potencialidades mientras que otras permanecerán ocultas; seremos educados, moldeados e influenciados por la sociedad, por la familia y por el entorno, todo ello sin dejar de lado las características genéticas heredadas por cada individuo, la memoria histórica y un largo etcétera.

Influye también la capacidad de cada uno para reconocer todo lo mencionado no solo en sí mismo sino también en los demás. A veces nos identificamos con otros o sintonizamos con ellos. Otras veces los rechazamos sin considerar la posibilidad de que lo que

Fuente: https://carta-natal.es/definicion.php

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.