EGO

El Ego es esa parte de nosotros que pretende mantener el control para nuestra propia seguridad. El problema es que este se construye a lo largo de nuestra vida por situaciones que en su momento supusieron una amenaza, y con nuestras pocas herramientas, creamos una coraza que en la vida adulta nos perjudica.

Wayne W Dyer  define 7 claves para reconocerlo, y vamos a analizarlas en este post.

1. El Ego es tu yo falso

Es una construcción mental del personaje que nos creamos para esta encarnación, es la identificación de uno mismo con su cuerpo y su personalidad creada. Pero no somos eso.

Somos seres espirituales con un largo bagaje, mucho más largo que los años que actualmente tenemos, somos un alma que sabe lo que quiere y a lo que ha venido, y no debemos olvidarlo.

 2. El Ego te quiere aislado

El Ego nos define como individuos separados de los demás, separados de la misma forma de lo divino. Para el EGO estamos solos en una lucha constante por los recursos tanto materiales como emocionales.

Cada experiencia que vivenciamos como de separación, le da carnaza al EGO y alimenta la idea de que hay que protegerse de todo lo externo.

Sólo cultivando el sentimiento de unidad anularemos este mensaje del EGO.

 3. El Ego te convence de que eres alguien especial.

Y que debe ser reconocido, y así nos pegamos la vida esperando un reconocimiento y dejándonos seducir por aquellos que nos confirman lo especiales que somos.

Esto es vivir desde el EGO, cuando vivimos desde la certeza de que somos seres espirituales, nos damos cuenta de que no somos ni más ni menos que el resto de criaturas existentes.

Todos somos especiales, cada uno en su momento evolutivo, cada uno con su mochila, cada uno con su propósito, todos hermanos.

 4. El Ego se ofende con prontitud

Al identificarnos con el personaje, nos sentimos ofendidos cuando no se cumplen las expectativas que tenemos de cómo debemos ser tratados por los demás. Es un juego de egos y nada bueno puede salir de él.

Cuando entendemos que quien tenemos enfrente es otro ser espiritual que tiene que bregar con su propio ego y con su misión de vida, entendemos que no importa lo que haga, que no importa lo que proyecte hacia nosotros (lo que en palabras del Ego sería, “lo que nos hace el otro”) porque no tiene que ver con lo que realmente SOMOS

5. El Ego es cobarde

Juega con el miedo que es su máxima expresión y su mejor herramienta. Miedo al dolor, a la separación, a la muerte, a los demás…. Todo ello es falso, tal como nos lo vende el Ego.

El alma, el ser espiritual, no teme, del dolor aprende hasta que ya no lo necesitamos más y aprendemos desde donde verdaderamente debemos aprender, desde el amor.

La separación no existe, ni la muerte, ni el otro, porque todos formamos parte de la misma unidad imperecedera.

6. El Ego crece al consumir

Cada vez que nos tragamos que necesitamos tener tal o cual cosa para ser felices, que tanto tienes tanto vales, que te van a querer más si eres más bonita, si tienes un coche más caro, que necesitas que alguien te diga te quiero para sentir que vales la pena… estamos alimentando la falacia del Ego de que no contamos con los recursos suficientes en nuestro interior para alcanzar la plenitud.

Y es precisamente a base de habernos tragado todas esas cosas cuando hemos ido sepultando la auténtica realidad de nuestro Ser.

La paz, la alegría, el Amor y la Felicidad están dentro de nosotros mismos, nada externo puede proporcionárnoslo.

Es limpiando todas esas creencias erróneas, encontrando todas estas maravillas dentro de nosotros, cuando por ley de atracción se nos acercan personas con la misma vibración, personas con la que establecer sinergias que eleven esa vibración compartida.

7. El Ego es un demente

O sea que vive en una realidad paralela. El problema es que la mayoría de personas viven desde el Ego y entre todos se crea una consciencia colectiva de “verdad” de la que es difícil escapar.

Solo hay que examinar a las personas que han trascendido el Ego, que le han dejado a un nivel mínimo, examina sus rostros, escúchales hablar….

Yo diría que son felices, ¿y tú?

4 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.