Deshazte del apego abrazando la incertidumbre

Una de las piedras más voluminosas que encontramos en el camino de la evolución personal es el apego.

Vamos transitando con nuestra mejor actitud, con momentos de mayor o de menor fortaleza, el apasionante camino de nuestra evolución, y lo vamos haciendo bien, nos damos palmaditas por ello, no siempre ha sido fácil pero avanzamos y aunque sabemos que nos queda camino, un simple vistazo al punto de partida nos demuestra lo mucho que hemos recorrido, la cantidad de productos innecesarios que llevábamos en nuestra mochila y que hemos dejado caer para avanzar más livianos y auténticos…

Y de pronto, una piedra, un pedrusco, una montaña con una pequeña grieta y un cartel en el que podemos leer:

«Suelta eso también, o no podrás entrar»

¿Perdón? No puedes creerlo, miras tu mochila y dentro sólo quedan objetos tremendamente valiosos para ti ¿por qué deberías deshacerte de ellos? ¿Por qué narices no han hecho una grieta más grande por donde entrar con tu mochila? Si no fuera porque no te hace ninguna gracia pensarías que es un gran chiste.

¿No habías aprendido unos metros atrás a vivir en Amor? Bueno, pues precisamente Amor es lo que sientes por eso que ahora se te demanda que sueltes.

«Eoooo, ¿hay alguien ahí? ¿Alguien me puede explicar que invento es este?»

Lo vamos a intentar…

En esta era informática en la que vivimos, muchas de nuestras actividades acaban siendo delegadas en las apps que instalamos en nuestro teléfono.

Antes de la informática ya funcionábamos por aplicaciones instaladas en nuestra mente, y una muy, muy, muy potente es…

El APP-Ego, sí, el apego es ni más ni menos que la aplicación que el Ego tiene instalada en nuestro cerebro. ¿Y qué hacemos cuando una aplicación deja de sernos útil, ocupa demasiados recursos, queda obsoleta? La DESinstalamos.

De esta manera la forma de salir del Ego, es ejecutar la opción DESapego

Decir también que el programa Ego está prevenido a todo intento de ser desinstalado, de tal forma que al ejecutar desapego nos salta un troyano que nos dice:

«Esto no es Ego, es Amor…»

Tienes dos opciones, creerlo y quedarte frustrado a los pies de esa roca, o confiar que como todas las lecciones aprendidas hasta el momento, esto tiene su razón de ser, que se trata de entender realmente en qué consiste el desapego.

El desapego significa desentenderte de los resultados, no de la meta, no del deseo, no del amor, significa confiar en tus propios recursos Internos y no en las proyecciones externas donde volcamos todo ello.

Alejarnos del Ego que nos hace esclavos de aquello que parece que nos proporciona seguridad, de lo conocido, de lo ya experimentado, de lo ya vivido y habitar en el SER evolutivo que somos.

Ejecutar DES-APEGO para instalar IN-CERTIDUMBRE, que es la autorización que le damos a nuestra mente para dejarnos guiar por la CERTIDUMBRE de nuestro INterior, de nuestra INtuición.

Desapego es salir de una ficticia zona de confort con la certidumbre Innata de que venimos con los recursos suficientes (y nacemos totalmente desnudos) para alcanzar nuestro propósito, qué todos los deseos que nazcan de nuestro auténtico Ser serán alcanzados si no ofrecemos resistencia, si no damos cabida al miedo o a la ansiedad.

Instalar la IN-CERTIDUMBRE nos permite instalarnos en el campo de todo lo posible, sin limitaciones, sólo debemos mantener el Norte y por el camino se irán manifestando una serie de oportunidades que no aparecerían en nuestra zona de confort.

Ya deberíamos tener instalados los programas INTENCIÓN y ATENCIÓN, porque estos tres programas unidos nos vuelven imparables.

Con la Intención siempre puesta en nuestro crecimiento, en nuestro mayor bien (que es el mayor bien para nuestra Alma, ojito con los troyanos) y la Atención enfocada hacia todo aquello que nos haga evolucionar, la zona de Incertidumbre se convierte en un maravilloso conjunto de oportunidades ilimitadas, que nos llevan a experimentar resultados, que no habríamos podido imaginar con las limitaciones miedosas que el ego nos instala, en forma de creencias de escasez y limitación.

Llegados a este punto tú decides, te quedas en tu zona de confort con tus pertenencias amadas (que como están fuera de ti son susceptibles a la pérdida) o agradeces su función, sueltas la mochila y atraviesas la roca hacia la zona de incertidumbre, con la certeza interna de que aparecerá ante tus ojos, de la manera que menos imaginas, todo aquello que tu auténtico Ser necesita para alcanzar su propósito.

Ejecutando LIBRE ALBEDRÍO….

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.