guerreros del arco iris

Hubo alguna vez en el siglo XIX, una anciana y sabia mujer perteneciente a la tribu Cree de Norteamérica y llamada Ojos de Fuego. Un día, esta mujer visionaria, reunió a los ancianos caciques de la tribu y les comunicó la profecía que había canalizado y que hasta nuestros días hace eco. Esta profecía hablaba de una nueva tribu llamada “Los Guerreros del Arco Iris” y decía lo siguiente:

Y llegará el día en que la codicia del hombre blanco, del Yo-ne-gi, hará que todos los peces mueran en los arroyos, que las aves caigan de los cielos, que las aguas ennegrezcan y que los árboles ya no puedan mantenerse en pie.

Así, la humanidad, tal y como la conozco, dejará de existir..

Los ancianos escuchaban atónitos las palabras de Ojos de Fuego, sabían que las palabras de esta sabia anciana siempre se cumplían inexorablemente.

Ella percibió el miedo en sus ojos, y con voz serena les dijo: No temáis, porque llegará el día en que la Tierra caiga enferma, pero cuando no quede apenas ninguna esperanza, algunas personas despertarán por fin de su letargo.

Y no solo eso, sino que llegará el día en que muchas personas se levantarán y entre todas formarán un mundo nuevo donde reine la paz, la justicia y el respeto por el Gran Espíritu de la Tierra.

Llegará el momento en que necesitaremos a “los guardianes de las tradiciones, las leyendas, los rituales, los mitos y todas las viejas costumbres de los pueblos” para que ellos nos enseñen cómo recuperar la salud, la armonía y el respeto a nuestros semejantes. Ellos serán la clave para que sea posible la supervivencia de la humanidad, y serán conocidos como “Los Guerreros del Arco Iris”.

Estos Guerreros del Arco Iris mostrarán a la gente los principios y reglas para hacer una vida conforme al mundo. Estas nociones serán los mismos que seguían antiguamente los pueblos. Se encargarán de enseñar a la gente los viejos hábitos de la unidad, del amor y de la comprensión.

Y enseñarán por todos los rincones de la Tierra cómo conseguir esa armonía entre las personas, cómo orar al Gran Espíritu así y como lo hacían los pueblos del pasado, dejando que el amor fluya  tal y como fluyen las cascadas que descienden de las montañas y que acaban uniéndose con el océano mismo de la vida.

Y una vez más renacerá la alegría de estar en buena compañía, como también en la soledad elegida. Estarán libres de toda envidia, y amarán a sus análogos como a sus hermanos, sin importar el color de su piel o su religión. Sentirán cómo la felicidad poco a poco baña sus corazones mientras se vuelven cada uno con el resto de la creación.

Sus corazones serán puros e emanarán calidez, comprensión y respeto por la humanidad, por la naturaleza y por el Gran Espíritu. Les mostrarán que se puede ser feliz independientemente de lo que sucede, porque todo tiene un propósito sagrado que nos lleva a un bien superior.

Y sus hijos nuevamente podrán correr libres y disfrutar los tesoros de la Naturaleza y de la Madre Tierra, libres de venenos y de la destrucción generada por el Yo-ne-gi y sus prácticas codiciosas.

Los ríos fluirán cristalinos, los bosques estarán llenos de árboles frondosos mostrando toda su hermosura, y estarán poblados por infinidad de pájaros y animales en general. Como antiguamente, volveremos a respetar los auténticos poderes del planeta, de los animales, y la conservación de todas las cosas bellas se convertirá en una forma de vivir.

guerrero del arcoirisLos líderes de los pueblos volverán a ser elegidos a la antigua usanza, es decir, serán elegidos por sus cualidades y no por la cantidad de dinero que dispongan, serán elegidos aquellos cuyas acciones digan más que sus palabras. Serán elegidos como líderes o Jefes aquellos que muestren su amor, su sabiduría y su valor; serán elegidos aquellos que hayan sido capaces de actuar por el bien de todos.

Estos Jefes emplearán su amor para entender a la gente y para asegurarse de que sus niños y jóvenes sean educados en el amor, en el trabajo y en el conocimiento de su entorno. Les mostrarán que los milagros pueden hacerse realidad para curar a este mundo de todos sus males, devolverle la salud y la belleza que antes tuvo.

Las tareas que les esperan a los Guerreros del Arco Iris serán muchas y de gran importancia. Son tareas escritas en mayúsculas.

Entonces, existirán grandes montañas de ignorancia que será necesario vencer, y además, tendrán que enfrentarse a prejuicios, odios y rencores. Será necesario que sean constantes, muestren dedicación plena, firmes en su fortaleza y de corazón, puesto que en su camino hallarán mentes y corazón que muestren gran disposición a seguirlos en este camino que le devolverá nuevamente a la Madre Tierra toda su belleza y plenitud.

Y llegará el día en que seamos conscientes de TODO lo que somos y, que nuestra existencia se la debemos a esas personas que han reservado su cultura y su herencia. A aquellas que han mantenido con vida los antiguos rituales, sus historias, leyendas y mitos y que nos han enseñado a volver a vivir en armonía con la Naturaleza, con la Madre Tierra y la humanidad en si misma.

Este día no tardará en llegar, y descubriremos así que este conocimiento es la clave para la supervivencia.

Éstos serán los llamados Guerreros del Arco iris, y lo que se puede conseguir a través de su enseñanza es lo que me impulsa a ser protectora de la cultura, la herencia y los conocimientos de mis antepasados.

Una vez Ojos de Fuego hubo terminado, se retiró a su tienda, y todos los ancianos quedaron en silencio reflexionando sobre esas palabras que habían llegado a su tímpano. Cada uno de ellos pidieron al Gran Espíritu que iluminarán a los Guerreros del Arco Iris, para que estos llegaran pronto y transmitieran su valioso conocimiento para el bien de la humanidad.

(Autor de la leyenda desconocido)

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta