prosperidadLa prosperidad, definida por la RAE como “curso favorable de las cosas” y “buena suerte o éxito en lo que se emprende, sucede u ocurre”, es un estado deseado por todos y conseguido por aquellos que tienen claro que está al alcance de cualquiera, y que solo basta con saber cómo alinearse con ella.

Para ello basta con seguir los 7 mandamientos de las personas prósperas. ¿No me crees? Pruébalo…

>> EJERCICIO SOBRE DE LA ABUNDANCIA >>

  1. GANARÁS EL PAN CON EL SUDOR DE TU FRENTE

Es una frase, tan, tan malentendida…. Sin embargo, las personas prósperas lo tienen claro. No se trata de un castigo, sino de un privilegio, el privilegio de tener la capacidad propia de autoabastecernos, de sobrevivir con nuestros propios recursos internos, porque los externos siempre estarán disponibles para aquel que los trabaje.

Así las personas prósperas se encargan de su propia supervivencia, conscientes de su derecho a tener sus necesidades básicas cubiertas, a su derecho a conseguirlas por sus propios medios.

  1. NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ SOLO

Los seres humanos somos maravillosas criaturas dotadas de emociones sociales, capaces de sentir soledad, de sentir alegría, amor…

Las personas prosperas se permiten sentir, cualquiera que sea la emoción que se exprese. Abrazan la emoción y sacan su aprendizaje y con ello dan un paso más hacia su autoconocimiento para relacionarse de forma más sana con el otro.

Las personas prósperas saben que las relaciones humanas son el contexto en el que la dicha florece y no aceptan en su vida relaciones tóxicas que no estén basadas en el respeto mutuo.

>> LAS 7 LEYES ESPIRITUALES PARA TU ÉXITO >>

  1. COSAS COMO ESTAS, O MAYORES, VOSOTROS TAMBIÉN LAS HARÉIS

Las personas prósperas son conscientes de su propio poder personal, son gente de acción.

Han vencido cualquier creencia limitante que pudiera paralizarles y cuidan de su energía personal, no se dejan intimidar y ven los obstáculos como simples retos capaces de superar.

No ceden su poder a otro y asumen la responsabilidad de sus pensamientos, sentimientos y acciones.

  1. AMARÁS AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO

Afirmo rotundamente que las personas prósperas tienen buen corazón, pese a que la falsa identificación de prosperidad con abundancia económica, nos confunda a menudo.

Evidentemente las personas prósperas tienen abundancia económica, pero no únicamente ese tipo de abundancia…

Las personas prósperas conocen a la perfección y saborean, las mieles del amor incondicional, del perdón, de la gratitud….

Las personas prósperas no se conforman con su propio bienestar, sino que lo expanden, se convierten en el BIENESTAR allá donde van, estén con quien estén.

Las personas prósperas han entendido que no hay TÚ ni YO, ni NOSOTROS ni ELLOS, que todos formamos parte de lo mismo, que cada cual hace su camino como buenamente puede y sabe, deshaciéndose de juicios y esparciendo amor.

>> SI LO ESTOY HACIENDO BIEN POR QUÉ NO TENGO ÉXITO >>

  1. NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS

Las personas prósperas conocen el poder de la Palabra, y la responsabilidad que ello conlleva.

Han hecho un compromiso con la Verdad, y no se permiten el autoengaño ni el engaño a los demás.

Como siguen el mandamiento anterior, utilizan el verbo desde el amor a su propia esencia y, por supuesto, desde el amor y la falta de juicio hacia los demás.

Defienden con ecuanimidad su postura, se expresan, porque saben que silenciar su propia verdad es una ofensa contra sí mismos, y, desde esa liberación, asumen que el otro pueda o no compartirla.

  1. CONOCERÉIS LA VERDAD Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES

Las personas prósperas han aprendido a sintonizar con su intuición, a ver más allá de plantillas prediseñadas por otros, sobre lo que tiene que ser su propia vida.

Han abierto su mente más allá de dogmatismos, pragmatismos, etiquetas y han buscado dentro de sí mismos la verdad que portaban.

Se conocen, conocen las características de su personalidad, pero también las de su esencia.

Conocer los deseos del alma nos lleva a la liberación del Ego, que no se pierde, sino que colabora estrechamente para una vida consciente y dichosa.

  1. YO Y EL PADRE SOMOS UNO

Y en la cúspide de la pirámide, nos encontramos con que es imposible establecer la auténtica prosperidad descuidando nuestra vida espiritual, sin haber integrado que todo lo que existe es UNO, lo divino, lo humano, lo animal, lo material, lo vegetal….

La persona prospera vive consciente de su conexión con lo divino, con la naturaleza, con su propia especie y con las demás.

Siente la divinidad en sí mismo y se comporta como tal.

UNA CURIOSA CONEXIÓN….

¿Recordáis que tenemos 7 chakras principales? ¿Qué el buen funcionamiento de cada uno de ellos nos otorgaba un derecho? Repasémoslos:

Chakra 1: Derecho a tener cubiertas las necesidades básicas; Chakra 2: Derecho a sentir y a relacionarnos; Chakra 3: Derecho a Actuar desde nuestro poder personal; Chakra 4: Derecho al AMOR Incondicional; Chakra 5: Derecho a la autoexpresión; Chakra 6: Derecho al conocimiento; Chakra 7: Derecho a la conexión Divina…

Ahí lo dejo…..

Abundancia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.