Mindfulness

” ¿Qué haga qué? Pero si no sé ni pronunciarlo, a ver ¿de qué va eso? ¿De aquietar la mente, de meditar? No, yo, no, yo no valgo para eso, madre qué complicado… “

Por otro lado, algo tan en boga, que aparece a diario en los periódicos como la panacea contra el estrés, algo que suena tan “cool”, que se empieza a implantar en colegios, en los tiempos de descanso de las grandes empresas, es como un caramelito para nuestra necesidad de ser “lo más”.

Pero es que Mindfulness es más que eso, es que Mindfulness es mucho menos que eso…

Si bien es cierto que existen programas, rígidamente estructurados, terapéuticos, que funcionan muy bien para reducir ansiedad, estrés, para aprender a tener una mejor relación con el dolor en enfermedades crónicas, esto es solo una parte del Mindfulness, esa que sí requiere de mucha disciplina y de un trabajo personal diario (como cualquier terapia que se precie).

Pero hoy vamos a hablar aquí del otro Mindfulness, del para todos los públicos, ese diseñado por y para ti.

Se trata de integrar a nuestro ritmo, en nuestro día a día una verdad tan absoluta como poco valorada.

“LA VIDA OCURRE AQUÍ Y AHORA”.

Cada segundo que permanecemos en el pasado, cada segundo que ocupamos en proyectarnos al futuro, son segundos que no vivimos, que tiramos a la basura mientras podríamos estar plenamente presentes en lo que SI está ocurriendo en esos momentos.

No es cuestión de no reflexionar sobre lo que el pasado nos enseñó, ni de no invertir tiempo en organizarnos proyectos a corto o largo plazo, sino de dedicarles un tiempo en el que estemos dedicados a ello por completo.

Por ejemplo antes de dormir repasar lo que ha ocurrido en el día, qué aprendizajes hemos adquirido, o dedicar unas horas el domingo a planificar la semana siguiente.

Pero fuera de esos tiempos acordados, irnos al ayer o al mañana es no estar en la VIDA.

EL mindfulness para todos es algo tan sencillo como acompañar nuestra conciencia y nuestros sentidos a la acción que llevamos a cabo.

Tan sencillo como saborear la comida que nos llevamos a la boca, degustarla, encontrarle los matices de sabores, texturas, aromas….

Tan sencillo como pasear siendo plenamente consciente del aire que acaricia tu rostro y las sensaciones que te produce, poniendo atención a los sonidos que la VIDA manifiesta en ese preciso momento, a tu propio caminar…

Tan maravillosamente sencillo como disfrutar con plena conciencia de cada rincón de tu cuerpo y del de tu pareja cuando mantienes relaciones sexuales, sin prisas, sin más objetivo que vivenciar cada segundo.

Tan placentero como convertir el momento de la ducha diaria en todo un deleite para nuestros sentidos.

Tan simple, tan milagroso, como disfrutar en consciencia, de nuestro mayor aliado para la supervivencia, nuestra respiración, gran maestra de que la vida es aquí, es ahora.

No, no se trata de aquietar la mente, se trata de que ella misma se enfoque y para ello solo necesita de nuestra Intención Consciente de disfrutar de cada acción que realizamos.

¿Para qué tenemos ese amplio abanico de receptores sensitivos si no es para ser conscientes de lo maravilloso que se esconde detrás de cada acto que llevamos a cabo?

Nuestra mente es multitarea, pero nuestra Atención no, y por tanto nuestra percepción consciente tampoco.

Si dirigimos nuestra atención al momento presente, a los sabores, a los olores, a los sonidos, a las reacciones de nuestro cuerpo, sin más objetivo que el de sentirlos, no hay lucha posible con  nuestra mente.

Llevamos toda una vida en el viejo y erróneo hábito de “aprovechar” cada segundo actuando en multitarea, así que es normal que cuando empieces a poner consciencia en cada momento, el viejo hábito aparezca en forma de pensamiento del pasado o del futuro, no pasa nada, no es un fracaso, es solo una oportunidad de poner conciencia en cómo funcionábamos antes, no te rindas.

Sólo ve incrementando en tu día a día los momentos de plena consciencia en el Aquí y Ahora, y en poco tiempo resultará para ti un hábito tan placentero, relajante y productivo que tu mente estará encantadísima de colaborar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.