Gaia

Y… me sumergí muy profundo, hasta las entrañas de la misma Tierra… el lugar que tantas veces he imaginado.. Allí, donde se gestan todos los orígenes…

Sentada a la orilla de la Nada, el vacío frente a mí, haciendo una incursión en el arte, la poesía, y la sensibilidad que inspiraba ese lugar, escuche por vez primera su voz…

-¡¡Hola!! Te esperaba

-¿Quién eres? – le pregunté con voz temblorosa

Y en medio de aquel silencio comenzó el dialogo más maravilloso de mi Existencia, un dialogo que jamás olvidaré ya que ha dejado su sello en mi alma.

-¿No me recuerdas?. Antes éramos amigas, muy buenas amigas. Es más, me considerabas más que eso… para ti yo era como una Madre!

Sentía recorrer mi cuerpo esa energía tan familiar, tan llena de Vida y Sabiduría… y tímidamente le pregunte:

-¿Eres Gaia?

-Sí así es, Gaia es mi nombre.. y soy el Espíritu de la Tierra. Dime… ¿Por qué llorabas allá, en la superficie?

-Es que no lo sé… simplemente lloraba– respondí mirando al suelo.

Gaia, espíritu de la Tierra-Sí lo sabes… Antes confiabas en mí, creías en mí y te sentías segur@ a mi lado. Sentías que vivir aquí era algo increíble. Sentías que tu paso por esta existencia ¡era un milagro y el mejor Regalo que el Universo y yo podíamos brindarte!!. Ahora… temes y te balanceas entre el Amor y el Miedo, te columpias entre la Fe Inquebrantable y un Mar de dudas.. ¿Verdad?

¡Sí! Puedo sentirte, puedo sentir a todas mis criaturas. Puedo sentirte por dentro, y cuando tiemblas de miedo, es ese miedo el que me hace temblar a mí.. ¡Tu dolor, tu desamor, me quiebran!

Cuando explotas en ira, mi cuerpo hace erupción contigo. Cuando tu mente esta abrumada, llena de preocupaciones y malos pensamientos, sin descanso, sin cesar ni un instante, en mi superficie, el aire se convierte en viento, y el viento en un voraz huracán..

Y cuando se mezclan en tu vientre, la ansiedad, la desesperación, la ira, el miedo, la preocupación; cuando tus emociones no tienen control dentro de ti, yo no puedo controlar las aguas en mí. Así, mis aguas se levantan, se enfurecen, se mueven…

 Yo vibro al compás de tu interior. Estoy en calma en Armonía si tu lo estas; pero si se desata el descontrol en Ti, se rompe mi equilibrio.

Antes me llamabas Madre, confiabas en mí, me entregabas con Amor tus alegrías y dolores, todos tus pesares, no había dudas en ti de que yo lo aliviaría todo cubriéndote con un manto de protección de Amor Maternal… ¡te sentías tan seguro recurriendo mis caminos y disfrutando de mis aguas..!

Madre, dije tímidamente, ¿Qué haré ahora?

Hij@ atiende lo que te diré– suspiró ella

Muévete, baila, haz danzar la energía en ti hasta que ascienda al infinito. Deja que la serpiente de Luz despierte, ¡déjala surgir!.

Súbete bien alto, tan alto como puedas, y conéctame con el cielo. ¡Se nuestro canal!.Túmbate en la hierba, siénteme, ¡inhálame!

 ¿Has visto las raíces de mis arboles? Pues convierte te en ellas.

Gaia raicesClava tus raíces, siente mi calor subir por ellas, hasta llegar a lo más profundo de ti. Ofrece tu rostro, tu cuerpo al astro Sol y siente cómo su energía y su calor envuelven tu piel. Respira la pureza del aire en las mañanas.

Vuelve a entregarme tus lágrimas y las transformaré en AMOR y CONFIANZA.

Confía en el proceso de la Vida, en el Plan Divino. Vuelve a verme con alegría,  y genera Luz y Amor que broten e irradien desde ti en forma de una ola gigante y vibrante de energía.

No temas, ya no temas…. Soy Yo, Tu Madre, la Madre de todo lo que existe.

Descálzate, camíname con alegría y disfrútame… Siénteme en tus pies, siénteme latir y vibrar debajo de ellos…

Roza con tu piel la mía..  Recuerda que somos iguales en esencia, ¡¡¡iguales!!!

Cuida de mis criaturas, por favor, ámalas infinitamente y yo también cuidaré de ti.

Verás que pronto todo pasará, el miedo ya no tendrá lugar aquí. Y te darás cuenta que sigo siendo aquel maravilloso lugar llamado Edén, donde cada experiencia es MÁGICA, donde las cosas bellas no rivalizan, sino que se complementan y se realzan mutuamente.

Hij@ mi@, ¡TE AMO! Así como siento tu temor, también siento tu amor… siento tu cuidado, ¡puedo verlo!

Respiro a través de cada árbol que plantas, renazco y surjo en cada semilla que siembras. Bríndame tu amor, compártelo conmigo.. Te siento aquí y ahora y te amo eternamente

Gaia

(Texto original de Laura Eva, autora del vídeo que compartimos a continuación)

Te puede interesar adquirir el siguiente libro titulado «El oráculo de Gaia»

oraculo de Gaia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.