En la actualidad vivir a un ritmo muy agitado es lo común, por lo que el síndrome de las mil ideas ha comenzado a conocerse, debido a la gran velocidad de la generación actual y esa sensación de que hay poco tiempo para todo, lo que causa ansiedad y puede interferir con la eficacia de las actividades diarias.

Los pensamientos intrusivos pueden ser característicos de este síndrome, en el que pasan por la mente una gran cantidad de pensamientos, tareas y proyectos al mismo tiempo.

Tener el síndrome de las mil ideas hace pensar demasiado, lo que puede llegar a ser agotador para quien lo padece e incluso dificulta la concentración, por lo que a la persona le cuesta más de lo normal enfocarse en cualquier actividad que anteriormente hacia.

¿Qué significa el síndrome de las mil ideas?

Este síndrome de pensamientos intrusivos, como su nombre lo indica hace que las personas tengan muchos pensamientos al mismo tiempo y no es sinónimo de creatividad o de una vida intelectual óptima, sino que puede generar graves problemas en la concentración.

Una persona con el síndrome de las mil ideas tiende a procrastinar constantemente, puede ser catalogado como “perezoso”, pero es su propia mente la que no lo deja actuar cuando debe hacerlo, lo que hace que postergue las actividades una y otra vez, ya que la falta de concentración y los mismos pensamientos intrusivos lo cansan.

Una persona con este síndrome puede tener infinidades de pensamientos en un periodo corto, pero ninguno de estos permanece mucho tiempo en su mente, aun así pueden llegar imágenes e ideas sin control alguno.

Aunque este síndrome es muy similar a la función multitarea de muchas personas, es una mala versión de esta, se dice que es ocasionado principalmente por el uso de nuevas tecnologías, que permiten hacer varias cosas al mismo tiempo.

Casi todas las personas hoy en día lo hacen, pueden estar trabajando mientras miran el móvil, abren el correo, ven las noticias, vuelven a trabajar, responden mensajes y hasta tienen varias ventanas abiertas en la computadora mientras hacen todo.

Al final esto termina siendo contraproducente, ya que quien tiene estos constantes pensamientos intrusivos y hace todas las cosas al mismo tiempo, termina dejando tareas incompletas o luego se da cuenta de que no fue nada productivo, porque gastó toda su energía en actividades irrelevantes.

¿Cómo saber si tienes este síndrome?

  • Te cuesta terminar lo que empiezas: Sientes que hay mucho desorden en tus procesos intelectuales, también puedes sentir que tienes pensamientos intrusivos que no tienen ningún sentido y significado.

Todo esto causa un desorden mental notable, lo que te dificulta terminar proyectos, dejándolos inconclusos mientras empiezas otro u otros.

  • Relacionas cosas que no tienen ningún sentido: Incluso puede que sientas que son disparates, puede que relaciones pensamientos con cosas totalmente diferentes e incluso las repitas en tu discurso o pienses continuamente en ello.
  • Te distraes con facilidad y te desvías de los temas: Si tienes este síndrome, notarás que tienes una especie de fuga de ideas, ya que te puedes distraer fácilmente y durante una conversación sueles desviarte de los temas, aunque te interesen mucho.

A veces esta desviación tiene que ver con estímulos externos, aun así gran número de ideas van apareciendo sin control, solo con un estimulo exterior, ya que esto hará que incluso visualices varios escenarios rápidamente, distrayéndote por completo.

  • Las personas notan la lluvia de ideas que tienes: Por lo general, las personas con este síndrome tienen expresiones verbales peculiares y es muy notorio que tienen miles de pensamientos intrusivos en un día, lo que también puede ocasionar que al hablar no lleguen a un discurso congruente.
  • Miedo a fracasar: Son tantas las ideas sin sentido que tienes, que siempre piensas que vas a fracasar y esto te puede causar miedo y ansiedad, incluso puede que te sientas culpable de lo que estás experimentando.

Este síndrome te hace ser menos productivo que otras personas, te darás cuenta que solo estas teniendo pensamientos intrusivos sin ningún sentido o fin, solo son cosas que pasan por tu mente y desaparecen.

Todos estos pensamientos hacen que te paralices, porque llegarán a abrumarte, consumirán tu energía y pueden impedir que pienses en cosas más elaboradas.

7 tips para detener el síndrome de las mil ideas?

Si notas que tienes este síndrome porque te identificas con las características mencionadas o alguien cercano a ti lo está experimentando, hay buenas noticias: El síndrome de las mil ideas puede superarse.

Para poder mejorar y eliminar estos pensamientos intrusivos constantes, hay que aprender a vaciar la mente, una de las mejores alternativas es la meditación para escuchar tu corazón, ya que ayuda a concentrarse, se realiza en silencio total y en soledad, haciendo que sea más fácil controlar la gran cantidad de ideas que atormentan. 

Para detener el exceso de pensamiento debes seguir estos consejos:

  • Establece fechas límite: Esta es una buena manera de poder cumplir con tus actividades, te ayudará a organizarte y a que puedas definir cuáles son tus prioridades, de esta manera evitarás abandonar los proyectos a medio terminar.
  • Realiza una lista de tareas: En donde especifiques los días y el tiempo que tardarás en realizarlas.
  • Confía en tu intuición: No todas las ideas son buenas, también pueden llegar a tu mente pensamientos negativos, así que proponte la tarea de distinguir entre los pensamientos que realmente valen la pena.

Evita perder el tiempo en ideas que no te sirven de nada, ya que estas solo te causarán fracasos y miedos, anímate y empieza el proyecto más importante en tu vida, sobre todo si llevas meses pensándolo.

  • Realiza tareas que te acerquen a los resultados que deseas obtener: Enfócate en esas actividades y de esta forma podrás alcanzar lo que deseas, en un tiempo favorable, pero debes evitar hacer listas demasiado largas que no sepas por donde comenzar, trata de establecer un buen orden.
  • Evita situaciones que te llevarán al fracaso: Cuando sientas que la infinidad de ideas te quiere dominar, tomate un pequeño descanso, haz ejercicios de respiración y cuando te sientas listo, continua, siempre con la mirada en la meta, evitando pensar demasiado.
  • Oblígate a culminar lo que has empezado: Debes tomarlo como un hábito, no empezar otra actividad cuando no hayas terminado la actual, de esta manera puedes lograr grandes avances y obtener cambios positivos.
  • Aprende a renunciar: Si algo te está causando malestar y notas que realmente no puedes terminarlo,  sigue tu instinto y abandónalo, esta también es una forma de ser más productivo, ya que puedes darle paso a cosas nuevas.
  • 5
    Shares

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here