almas gemelas

Existe una leyenda sobre las Almas Gemelas en las que nos cuenta que, al principio de los tiempos, los hombres (seres) no eran como los conocemos actualmente. Para empezar, los sexos de los hombres (seres) eran tres: el femenino, el masculino y por último, el andrógino.

Otro aspecto diferente era que la figura de cada individuo era completamente esférica. Tenían cuatro brazos, cuatro  piernas, una cabeza con dos rostros y,  dos órganos sexuales. Cada individuo estaba formado por tanto, por la conjunción de dos de los individuos de los que viven hoy día en la tierra.

Cuenta la leyenda que lo masculino era en un principio descendiente del sol, lo femenino, descendiente de la tierra y lo que participaba de ambos, lo que se denomina andrógino, de la luna.

Estos primeros seres, eran tremendamente fuertes, vigorosos y muy arrogantes. Tanto, que en cierto momento intentaron invadir el Monte Olimpo, nada más y nada menos que el lugar donde moraban los dioses, con la idea de alcanzar la gloria divina de la que creían ser merecedores.

Zeus, al percatarse de este hecho y, tras haberlo hablado con el resto de los dioses del reino, les lanzó un rayo que dividió cada uno de aquellos seres en dos. Así, una vez que la naturaleza de estos seres se vio dividida en dos, cada parte echaba de menos a la otra.

Aquellos seres que pertenecían al sexo masculino, echaban de menos y buscaban a su otra mitad, también del sexo masculino. Aquellos seres que pertenecían al femenino, igualmente se echaban de menos mutuamente.

En el caso del sexo andrógino, la parte correspondiente a la forma masculina echaba de menos a la parte femenina y viceversa. Esta división fue el origen de lo que actualmente conocemos como heterosexualidad y homosexualidad ambas igualmente válidas.

Pero no conformes solo con esto, los dioses borraron sus mentes para que así no pudiesen encontrar a su par.

Doloridos, mohínos y vacíos, los seres humanos (como los conocemos hoy día) perdieron la cabeza y enloquecidos, buscaron desesperadamente a su alma gemela.

Desde aquel día, los seres humanos están condenados a buscar y encontrar a su otra mitad, a su alma gemela (Platón)

Beatriz Delgado

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.