Guardian del bosque

Todos los bosques del Planeta Tierra tienen su señor, su guardián. Ahora que ya estamos en buen tiempo tenemos la oportunidad de desconectar del exceso de cemento. Sobre todo, los que vivimos todo el año en ciudades. No pisar barro, no mancharnos los zapatos de barro nos aleja y nos desconecta de nuestra esencia más humana, mas terrenal.

Este verano nos podemos acercar al bosque y recuperar esa esencia. Nuestro acercamiento debe ser respetuoso y sensato. Equipamiento adecuado: mochila pequeña (con agua, algo de fruta, frutos secos, calcetines de repuesto y un estuche pequeño a modo de botiquín con lo imprescindible) una navaja pequeña, ropa adecuada (que incluya una chaqueta de manga larga) calzado adecuado que sujete bien los pies, una gorra, un cuaderno pequeño y un bolígrafo.

Al entrar en el bosque, parad un momento y saludad al Guardián del Bosque. Podéis hacerlo de viva voz o mentalmente. Después avanzad por su territorio con respeto y amor.

Buscad un sitio que os guste para la meditación que os propongo. Sentaros con la espalda derecha y lo más cómodos posible. Podéis buscar el apoyo de un árbol. Tened a mano la mochila, el cuaderno pequeño y el bolígrafo.

Respirad profundamente varias veces y cerrad los ojos. Seguid respirando. Dad las gracias al Guardián del bosque por la oportunidad de conectar con él y con la naturaleza. Seguid respirando. Poned atención en todos los sonidos: el viento, los pájaros… Podéis hacer una pregunta sobre aquello que os preocupe. Seguid respirando. Si oís un ruido no os asustéis, puede ser la respuesta a vuestra pregunta: quizás vaya a saludaros un gorrión, una ardilla o un ratoncito… La presencia de ese animal es la respuesta.

Podéis finalizar la conexión dando las gracias. Tomad un poco de agua y comed algo si lo necesitáis. Anotad en el cuaderno las impresiones, las ideas, las intuiciones, los símbolos, todo lo que haya sucedido en ese tiempo. Cuando os sintáis preparados para regresar a casa dad las gracias al Guardián del Bosque. Y recordad no dejar basura.

En las torrenteras de la Sierra de Gredos tuve una maravillosa experiencia. Aún no conectaba con el guardián de una manera consciente. Pero aquel verano fui con un grupo a un lugar que se llama La Teja. Después de comer me puse a meditar a mi modo, es decir, concentrarme en la respiración. Al poco rato de comenzar se posó una mariposa en mis manos entrelazadas. Fue una emoción grandísima. No me atrevía a moverme. Estuvo conmigo casi diez minutos. La mariposa simboliza el alma. Fue un maravilloso encuentro…

En los siguientes artículos os hablaré de ángeles, sueños y señales de un modo práctico y sencillo. Deseo de corazón que vuestras experiencias en el bosque sean hermosas. Hasta pronto.

Marybel Cid Miranda

Aquí os dejamos una selección de libro referentes a la meditación que os puede resultar muy interesante. Para poder conseguirlo, sólo tenéis que hacer click en la imagen:

Meditación para principiantes      Meditación con colores         Meditación vipassana

medtacion para principiantes

                     meditación con colores

meditación vipassana

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.