don de la sanacionEl organismo humano está programado para la Salud integral, o sea para el equilibrio, y todos nosotros contamos con el poder de mantenerla si hacemos caso a las señales, que el propio cuerpo nos va transmitiendo, como alarma de desequilibrio.

Algunas veces no sabemos verlas y otras las ignoramos hasta que la enfermedad se hace tan potente que es imposible seguir mirando para otro lado, a veces nuestros órganos están ya demasiado dañados y la cosa se complica.

Pero además existen personas que han venido a este mundo con el don de la sanación, es su misión de vida y existen unas características muy definidas en ellos.

Cómo podrás comprobar en el listado, además de en tu experiencia personal, contar con el don de la sanación puede conllevar una serie de síntomas físicos, bastante desagradables, sino tomamos las medidas necesarias para nuestra propia protección.

Al final del artículo te damos una serie de consejos para solventarlo.

Características de las personas potencialmente sanadoras.

CARACTERÍSTICAS PERSONALES:

  • Sientes interés, incluso te dedicas a ello profesionalmente, por temas relacionados con el ámbito de la Salud, mental, física o energética.
  • En tu linaje familiar existen antecedentes de personas que se dedicaban a la sanación en cualquiera de sus ámbitos.
  • Tienes interés por las terapias alternativas o complementarias: Reiki, Flores de Bach, Yoga, Aromaterapia, Cromoterapia…
  • Sientes mucha conexión con los cuarzos al sentir la energía que desprenden.
  • Sientes mucha afinidad con los animales y con los niños, se sienten a gusto en tu presencia.
  • Eres capaz de percibir la energía (positiva o negativa) de los ambientes en los que te encuentras.
  • Necesitas pasar tiempo en la Naturaleza.

CARACTERÍSTICAS SOCIALES:

  • Las personas se sienten bien a tu lado por el simple hecho de tu presencia física.
  • Las personas te buscan en sus momentos bajos para que les ofrezcas consuelo.
  • Los más cercanos suelen consultarte por las decisiones importantes de su vida.
  • Tienes mucha claridad mental cuando se trata de encontrar las causas de los problemas de los demás, así como las soluciones.
  • Tienes una necesidad continua de ayudar al otro.
  • Las personas te cuentan sus problemas aunque apenas te conozcan

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS:

  • En ocasiones sufres de Ansiedad sin saber por qué
  • Aparecen cambios repentinos de humor y altibajos emocionales.
  • En algunos momentos tu cuerpo físico se expresa en forma de dolor repentino, habitualmente en el estómago, como presintiendo una situación aunque desconozcamos cual.
  • Tienes empatía somática, lo que significa que eres capaz de sentir en tu propio cuerpo los dolores de la gente.
  • Eres propenso a que te “roben” la energía, por lo que es habitual que llegues a casa más cansado de lo que la actividad, desarrollada durante el día, te produciría.
  • Sueles acumular tensión en espalda, hombros y padecer jaquecas.

¿Por qué ocurren estos síntomas?

Entendamos primero las particularidades que se dan en este tipo de personas.

Lo fundamental es que son extremadamente empáticas, esa es la característica que hace que todo el mundo, sobre todo en momentos bajos, se acerque a ellas.

La empatía hace que, si no nos trabajamos suficiente, nos quedemos con los problemas ajenos repercutiendo en nuestra propia vida.

Por otro lado son antenas altamente sintonizadas a las energías, captan toda la energía disponible en el ambiente e irradian energía sanadora.

Evidentemente son personas y, como tal, necesitan protección para no enfermar ante las energías nocivas que reciben. Deben trabajar en dos campos, en el mental/emocional y en el energético.

Deben trabajarse para impermeabilizarse a nivel mental y emocional de los problemas de los demás, entendiendo que se necesitan sanos para poder ayudar a otros.

Deben poner límites en cuanto a tiempo y aprender a distinguir entre quienes sólo buscan (aunque sea de forma inconsciente) utilizarlos como paño de lágrimas y los que verdaderamente están dispuestos a sanar.

Los primeros son altamente tóxicos en general, y en particular para las personas sanadoras.

Como no pueden desconectarse de su don y la energía circula libremente allá por donde se muevan, deben protegerse energéticamente a diario, a ellos y a los lugares donde pasen más tiempo, casa, trabajo…

Su propio organismo les avisa continuamente (de ahí los síntomas) de su estado energético, deben aprender a escucharse a sí mismos y a actuar acorde a ello, si necesitan descansar, desconectar, conexionar con la Naturaleza, deben darle prioridad y no olvidar nunca que su propia Salud es imprescindible para poder ayudar a los demás.

Nuestra Puntuación

4 COMENTARIOS

Dejar una respuesta