No esperes a después de la navidad ¡Cuida tu alimentación ya!

0
934

NavidadLa campaña de navidad ya empieza en nuestros supermercados y centros comerciales. Nos comienzan a ofrecer productos de alimentación típicos de navidad: turrones, mantecados, cajas de bombones con motivos navideños, panettones, surtidos de navidad y otros muchos productos en grandes cantidades.

Esto puede ser motivo para comenzar a comprar y consumir alimentos propios de la navidad, y que al llegar las fiestas nuestra despensa esté repleta de lo que hemos comprado ahora, de lo que seguiremos comprando y lo que recibiremos en nuestras cestas de navidad o regalos suculentos.

Hábitos saludables también en Navidad

Esta es la idea más importante que debemos tener para cuidar nuestra salud. Los hábitos saludables deben ser mantenidos durante todo el año, con una alimentación equilibrada y variada, con el mantenimiento de una actividad física diaria.

La publicidad nos muestra una amplia oferta de productos que podemos incluir en nuestra alimentación, pero en nuestra mano está ir a favor de nuestra salud. La campaña de navidad comienza cada vez antes y poco a poco nos atrae comprar alimentos que nos acercan más a estas fechas y que sobretodo se consumen en estos meses, muchas veces de forma descontrolada.

Tras las navidades todo pretende normalizarse de forma drástica e incluso en las mismas fiestas sometemos a nuestro organismo a cambios bruscos de alimentación: comer poco para cenar más, no desayunar para poder con la comida de navidad, y tras estas grandes comilonas volvemos a ayunar. ¡Evítalo!

Las comidas de empresa, cenas con amigos y las comidas señaladas de navidad se reparten en el mes de diciembre, pudiendo tener cada semana algún exceso. Lo importante es que son tomas puntuales y no deben sustituir el resto de tomas del día.

Disfrutemos de estas fiestas, comidas y reuniones sin que los desequilibrios lo estropeen.

Puede que más copiosas, pero debemos controlar nuestros excesos para evitar problemas digestivos y que nos den problemas en nuestro organismo y puedan fastidiar nuestras fiestas.

Debemos ser conscientes de que nuestros hábitos alimentarios son adquiridos a lo largo de la vida, siendo la niñez y adolescencia claves en la adquisición de los mismos. A su vez hay factores que se encuentran implicados en su adquisición:

La familia, la cultura, la región, la sociedad (amigos, publicidad, televisión…).

A lo largo de la historia, la alimentación en el hombre ha ido evolucionando en función del ritmo de vida y las comodidades que nos aporta la llegada de nuevos alimentos. Si algo no ha cambiado, y es algo que se agudiza con la llegada de las fiestas, es la importancia que se da a una mesa repleta de comida. Disfrutemos tanto de la compañía como de la comida, probando y seleccionando.

Cada año, muchos de los que estáis leyendo esto, os planteareis compensar esos excesos que hacéis, abandonáis vuestra rutina de gimnasio, actividad física diaria poco a poco y vais incorporando dulces y postres navideños que son recomendados tomar con moderación y de forma ocasional.

En lugar de prepararnos para los excesos, ¡Evitémolos!

Tal vez creas que es pronto, pero más vale prevenir que curar. Esto debe empezar, y nos sirve como consejo durante todo el año, organizando nuestras comidas para toda la semana.

Realicemos un planning semanal de las tomas del día con desayunos, comidas y cenas para, a su vez, organizar la lista de la compra. Si tenemos un esquema de cada comida diaria con los platos principales, será más fácil organizarnos a la hora de realizar nuestra compra semanal, quincenal y mensual.

En estas tomas deberíamos incluir alimentos variados, pero siempre es recomendable incluir en cada comida fruta, verduras, algo de pan y como bebida priorizaremos agua, antes, durante y después de la comida (también incorporado en la práctica deportiva).

Incorporemos una ración de pasta, arroz, patata, legumbres en sus diversas formas como parte de nuestra porción de hidratos de carbonos en comidas y cenas. Prioricemos las cocciones poco elaboradas, en especial en nuestra cena y

no olvidemos especiar los platos y que la ración recomendada por plato de aceite es de una cucharada sopera.

En cuanto, a las porciones de carne, pescado, huevo, debemos repartirlas a lo largo de la semana y recordar que a partir de las legumbres y cereales, en sus combinaciones podemos tener proteínas de alto valor biológico.

Recordemos que el desayuno es imprescindible para comenzar el día, tras tantas horas sin comer (por la noche) y previo a una larga jornada laboral. Incluso tras una cena pesada, debemos realizarlo aunque reduzcamos las cantidades. No debemos prescindir de él y mucho menos si vamos a tener una comida familiar o entre amigos. Aquel dicho de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo, que es tan aconsejado seguir durante todo el año, se mantiene en nuestras fiestas, aunque cueste cumplirlo.

Aprovechemos para ir incorporando en nuestro día a día posibles recetas variadas, equilibradas y saludables, que vayamos a añadir en los días claves de Navidad, Nochebuena y cena previa a Fin de Año.

Recetas recomendadas

recetas sanas

Entre estas recetas equilibradas y saludables que podemos ir añadiendo a nuestra dieta poco, podemos optar por las siguientes recomendaciones:

  • Incorporar snacks en aperitivos con verduras y frutas combinándolos con quesos, frutos secos naturales cocinados por nosotros mismos.
  • El famoso pavo de navidad que podemos realizar con un buen surtido de hortalizas y frutas secas, incorporando especias y caldos de verduras cocinadas en casa.
  • Los pescados son una buena opción cocinados con cítricos como naranja, que les proporciona un sabor dulce y que acompañados con una menestra personalizada de verduras serán un combinado muy saludable para cualquier comida o cena.
  • En nuestros postres, no olvidéis incorporar una buena combinación de frutas en nuestras mesas y podemos ir probando con mezclas en nuestros postres diarios combinando: espetos de manzanas con naranjas y kiwis, realizar figuras con frutas o las clásicas macedonias (que incorporan zumos de las mismas).
  • El agua no debe faltar en nuestras mesas, pero si optamos por vino o cerveza, las recomendaciones están entre 1 y 2 copas durante las comidas. Siempre con moderación y probad a tomar un vaso de agua antes de éstas o una bebida que no lleve alcohol.

Al igual que los supermercados y centros comerciales nos animan ya a consumir productos típicos de las próximas fiestas, desde Triskelate, os animamos a cuidaros todo el año, disfrutar de pre-navidad y navidad sin excesos y ni defectos. Es inevitable sumergirnos en nuestra tradición e incorporar la gran variedad de alimentos que nos ofertan en navidad y con los que no debemos excedernos, pero recordad, hacerlo de forma moderada.

Y el ejercicio…si no lo tienes incorporado a tu vida, ¡ya vas tarde! Busca empezar cuanto antes, hoy mismo, mañana sin falta e incorpóralo en tu calendario. Mantente activo, busca media hora, una o varias horas de tu día para mantener en forma la máquina que es tu organismo. Cuando lleguen las fiestas, continúa con tu rutina.

Lucía Toribio Escobar // Dietista-Nutricionista

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.