La cúrcuma: un regalo de Asia sur-oriental para la salud humana

3
3810

cúrcuma

Su color amarillo y su sabor característico le han hecho ganarse un puesto destacado entre los condimentos empleados en las cocinas de todo el mundo. Pero lejos de ser sólo una especia empleada en gastronomía, la cúrcuma también se emplea en medicina natural desde hace siglos, especialmente en India, donde forma parte de la medicina Ayúrveda o en China, donde forma parte de su medicina tradicional. En occidente comenzó a emplearse como remedio antiiflamatorio (de hecho, es uno de sus beneficios más conocidos, aunque la lista es realmente amplia) y, de manera más reciente, por estar asociado su uso a la lucha contra algunos tipos de cáncer.

Cúrcuma: origen y propiedades

Perteneciente a la familia de las Zingiberáceas y muy relacionada con el jengibre (de hecho, comparten muchas propiedades, además del aspecto y color de parte de su producto), la cúrcuma es originaria de Asia sur-oriental y se encuentra dentro del listado de plantas calificadas como perennes.

Conocida también con el nombre de palillo de azafrán (debido a que su nombre deriva del áraba ‘kurkum’, que significa, precisamente, azafrán) o yuquilla, la cúrcuma se caracteriza por su intenso color amarillo (que da color a otros productos en gastronomía, como por ejemplo, la mostaza) y por tener un sabor bastante neutro y suave, a pesar de que procede de un lugar donde las especias suelen ser de predominancia fuerte.

El principal ingrediente activo de la cúrcuma, es la curcumina. La misma se obtiene del rizoma de la planta y es la encargada de dar el color amarillo característico a esta planta, además de la “causante” de muchos de los beneficios que su consumo moderado y en cantidades indicadas por los especialistas, contribuye a mejorar nuestra salud.

Usos medicinales y beneficios para la salud

Como decíamos al principio, la lista de beneficios que aporta la cúrcuma a la salud es muy amplia, pero nos centraremos en los más destacados y en los más habituales, cuyo beneficio ha sido demostrado realmente:

  • Antiinflamatoria: es el uso más conocido de esta planta asiática. De hecho, en Occidente se comenzó a emplear por estas propiedad. Algo que se explica por su alto contenido en curcuminoides. Por este motivo, la cúrcuma se suele recomendar (siempre en medidas determinadas por el especialista) para casos de artritis, ya que evita la rigidez articular, mejorando el movimiento de las articulaciones. Otro de los casos en los que se emplea, también debido a sus propiedades antiinflamatorias, es para tratar problemas de colitis, enfermedades intestinales, dolores menstruales o el síndrome del túnel carpiano, entre otros problemas de salud. En este sentido, algunos expertos recomiendan combinar su uso con el de otros productos antiinflamatorios como la piña, la bromelina o la pimienta negra, para que su efecto sea mayor en los mencionados casos de problemas de salud.
  • Problemas digestivos: la cúrcuma es una planta que facilita la digestión, por lo que su uso es muy frecuente para evitar problemas tales como: gases, mejorar los casos de estreñimiento o de diarreas. De hecho, se considera que es una de las mejores plantas naturales para mejorar nuestro sistema digestivo, en general.
  • Proteger el hígado: al tener propiedades antioxidantes y componentes hepatoprotectores, esta planta se ha empleado en Asia para tratar, de forma tradicional, problemas relacionados con el hígado. Un uso que, posteriormente, se extendería a gran parte del mundo, como es el caso de nuestro país, donde en medicina natural se emplea para tratar casos tales como: eliminación de las piedras de la vesícula biliar; mejorar (o evitar) los problemas de cirrosis, hígado graso o colesterol alto, entre otros.
  • Antidepresivo: natural y sin efectos secundarios. Es uno de los usos más comunes de esta planta en la medicina tradicional china, donde se emplea, como decíamos, para tratar casos de depresión, así como trastornos afectivos o problemas que afecten al sistema nervioso o a nuestra estado de ánimo natural, en general. Uno de los casos más recientes estudiados es el del estrés para lo que el empleo de la cúrcuma también se recomienda si queremos evitarlo.
  • Proteger el estómago: si antes mencionábamos que se trata de una planta muy digestiva, la cúrcuma también es ideal para ayudarnos a superar problemas como la falta de apetito, las digestiones lentas o la gastritis crónica, entre otros.
  • Anti-cancerígena: los estudios han demostrado, tal y como se refleja en un artículo publicado en Botanical, que el rizoma de cúrcuma tiene, al menos, 10 propiedades anti tumorales, lo que hace que, no sólo se reduzcan los síntomas en una persona que ya ha contraído dicha enfermedad, sino que, además, ayuda a prevenir el alcance de la misma. Entre algunas de esas propiedades se encuentran: el betacaroteno, el curcumenol, la curcumina, el terpineol o el limonero.
  • Protector cardiovascular: y es que se ha demostrado que el consumo moderado, pero continuado de esta planta en nuestra alimentación sana y equilibrada también mejora la salud del corazón, disminuye los triglicéridos y el colesterol. Algo que se debe al aumento de las enzimas antioxidantes, así como aporte de Vitamina C que la cúrcuma aporta a nuestro organismo.
  • Mejora el sistema inmunológico: Del mismo modo, y ya para terminar con los beneficios de tomar esta planta, cabe mencionar que gracias a sus propiedades, también aumentamos las defensas de nuestro sistema inmunológico, protegiéndonos, por ejemplo, frente a posibles catarros virulentos, ataques de asma o problemas de bronquios, en general.

Cómo utilizar esta especie

A la hora de comprarla, hay que tener en cuenta que, hoy en día, se puede encontrar en prácticamente cualquier superficie comercial, pero que no hay que confundir con la tartracina, que es de origen químico y no natural, y sólo se suele emplear a modo de colorante.

La mejor manera de aprovechar las propiedades de esta planta es en la cocina, por eso, se recomienda emplear de 1 a 3 cucharadas de cúrcuma molida al final de la cocción, por ejemplo, de carnes, pescados o verduras y hacerlo sólo un minuto antes de apagar el fuego, para que nuestra planta no pierda sus propiedades.

También se puede añadir a recetas crudas, como por ejemplo, una mayonesa casera, un gazpacho o cuando elaboramos hamburguesas caseras o batimos los huevos para una tortilla. En estos dos últimos casos el número de cucharadas no se recomienda que pase de una.

Precauciones y posibles efectos secundarios

La cúrcuma es una planta que no tiene efectos secundarios, pero que en el caso de ciertas personas podría derivar en diarrea, náuseas o malestar estomacal.

Cuando sí que NO se recomienda su uso en durante el embarazo o la lactancia, en personas que tiene problemas de vesícula biliar o si sabemos que vamos a enfrentarnos a una cirugía o acabamos de pasar por ella.

Somos lo que comemos, pero lo que comemos nos puede ayudar a ser mucho más de lo que somos.-Alice May Brock

Si te interesa conocer más productos naturales, no dudes en visitar esta sección: productos naturales

Nuestra Puntuación

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here