¡Corta tu rama!- Fábula «El halcón que no podía volar»

0
5047

halcónEn muchas ocasiones los grandes maestros hacen uso de las fábulas y leyendas para dar buenos consejos a sus discípulos. No es tanto el dar lecciones directas, sino el invitar a la reflexión y a sacar sus propias interpretaciones, que dependerán del momento de la vida por la que estén pasando. En esta ocasión, compartimos con vosotros la fábula de “El halcón que no podía volar” que nos invita a reflexionar acerca del significado de si somos capaces de avanzar en la vida.

Fábula «El halcón que no podía volar»

Un día un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón. Con el fin de que fueran entrenados, el rey se los entregó al maestro de cetrería.

Pasados unos meses, el maestro instructor comunicó al rey que a pesar de todos los intentos realizados, no había conseguido educar a uno de los halcones. Desde que había llegado al Palacio, no se había movido para nada de la rama, hasta llegar al punto de tener que llevarle el alimento si no querían que muriese de hambre.

Viendo esta situación, el rey mandó llamar a curanderos y sanadores pero nadie consiguió hacer volar al ave. Llegados a este punto, el rey hizo público un edicto entre sus súbditos y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando sobre sus jardines. 

– Traedme al autor de este milagro – pidió el rey

Y… ante el rey apareció un campesino como autor. El rey le preguntó:

– Pero, ¿Cómo lograste que el halcón volara? ¿Acaso eres un mago? 

No fue difícil y no es magia – explicó el hombre. – Todo ha sido tan simple como cortar la rama. Fue entonces cuando el pájaro se dio cuenta de que tenía alas, que podía volar y así lo hizo.

Muchas veces no somos capaces de volar por “motu propio” y necesitamos que alguien nos dé un pequeño empujón para poder dar el paso o para hacernos ver que disponemos de recursos propios, hasta ahora desconocidos porque nos encontrábamos en una zona de confort en la que no nos hacía falta; pero que a la vez, nos estábamos perdiendo el poder saber cuán lejos podemos llegar.
Tan necesario es asegurarte de no ser tú quien dificultes el vuelo a otra persona, como el asegurarte de que otra persona no te impida volar. Sal de la zona de confort y abre el abanico de las oportunidades.

Artículos relacionados: curiosidades de la vida

«Estamos tan apegados a nuestra forma de vida que rechazamos las oportunidades simplemente porque no sabemos qué hacer»-Paulo Coelho

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.