Leyenda India: Halcón y águila, juntos pero nunca atados

0
47949

indiaEn esta ocasión, hemos rescatado una leyenda India narrada también por el psicodramaturgo, terapeuta gestáltico y escritor argentino, Jorge Bucay. Trata sobre la libertad de las personas, sobre su importancia para el desarrollo y evolución personal.

«Leyenda India: El águila y el halcón»

Cuenta una antigua leyenda sobre los indios sioux que, cierto día, el hijo de un bravo guerrero se enamoró de una bella joven. Se trataba de Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros y de la bella Nube Alta. Se amaban mucho pero sabían de los peligros de la convivencia por lo que un día, agarrados de la mano, se acercaron hasta la tienda del viejo y sabio brujo de la tribu y le dijeron:

«Sabio brujo, nos amamos» –dijo Toro Bravo.

«Nos queremos tanto que tenemos miedo, por lo que acudimos a ti para que nos realices un hechizo, un conjuro o talismán. Algo que garantice que seguiremos juntos para el resto de nuestras vidas, hasta encontrarnos a Manitú el día de nuestra muerte»– continuó Nube Alta

El viejo sabio los miró y les dijo: «Hay algo que podéis hacer… , Nube Alta, ¿ves aquel monte al norte de la aldea? Deberás alcanzar la cima sola, escalarla, y con la única ayuda de tus manos y una red, deberás cazar el halcón más vigoroso y más valiente del monte. Después deberás traerlo aquí con vida, al tercer día después de la luna llena, ¿has entendido?»

La joven asintió en silencio y con cara de preocupación por el complicado reto que el viejo brujo le había asignado. Por otro lado, el brujo comentó a Toro Bravo: «Y tú, Toro Bravo, deberás ir a las montañas del trueno, al sur de la aldea y al llegar a la cima, deberás cazar la más hermosa y brava de las águilas con la única ayuda de tus manos y esta red. Después deberás traerla aquí con vida el mismo día que Nube Alta».

Los jóvenes se miraron y salieron corriendo a cumplir la misión encomendada….

Al tercer día después de la luna llena, frente a la tienda del viejo sabio, los jóvenes esperaban ansiosos con ambas bolsas cuyo interior contenían el halcón y el águila.

El viejo les sonrió y  les pidió que con mucho cuidado las sacaran las aves de las bolsas. Los jóvenes así lo hicieron y mostraron al viejo los pájaros cazados, esperando su aprobación y ansiando las próximas palabras del brujo.

«Realmente son hermosos y vigorosos, ¿ verdad?» – comentó el brujo.

Sí, sin duda alguna viejo brujo, tal y como lo pediste, pero ¿y ahora? ¿Qué es lo siguiente que tenemos que hacer? ¿Sacrificarlos y beber el honor de su sangre? -Dijeron los jóvenes

«No» – dijo el brujo. «¿Volaban alto y libremente, verdad?»– Continúo el brujo.

«Sí señor»respondieron los jóvenes algo nerviosos, esperando la solución del brujo.

«Bien,» -dijo el brujo- «ahora tomen las aves y aten la una a la otra por sus patas con estas tiras de cuero… Cuando las hayan hecho, suéltenlas y déjenlas que vuelen libres como lo hacían antes de ser cazadas»

Le recomendamos la lectura de más fábulas como esta aquí: Fábulas

El guerrero y la joven hicieron lo que se lo propio, ataron las aves y las dejaron libres…..

El águila y el halcón intentaron volar pero lo único que consiguieron fue revolcarse en el suelo. Al estar atadas, se estorbaban y unos minutos después, enojadas por la incapacidad de volar, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta hacerse daño.

«¿Veis lo que ha pasado con las aves?» – dijo el brujo- «Atadas la una a la otra son incapaces de hacer lo que dicta la naturaleza, volar libremente, mientras que cuando estaban solas, lo hacían y muy alto. Este es el conjuro que os doy para vosotros:

“ustedes son como el águila y el halcón, si se atan el uno al otro, aunque crean que lo hacen por amor, sólo conseguirán vivir arrastrándose y además, tarde o temprano, comenzarán a lastimarse el uno al otro. Respetaros como personas que sois y dejar que cada uno vuele libremente para que cada uno pueda crecer»

Es cierto que todo lo que ata al alma, tarde o temprano acaba muriendo, porque nuestra ley es crecer y evolucionar como personas. El único amor que nunca muere, es el pacto sagrado que tienen las almas, por el que entre ellas se ayudan en su evolución, ese pacto que aúna la libertad y la solidaridad. Solo volando en libertad sin estar atados daréis fuerza a vuestro espíritu y el amor durará.

Artículos relacionados: Curiosidades de la vida

«Los pájaros nacidos en jaula, creen que volar es una enfermedad»Alejandro Jodorowsky

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.