Los 7 mitos de la meditación según Deepak ChopraA pesar de que técnicas occidentalizadas como el mindfulness hayan conseguido hacer de la meditación algo cada vez más cotidiano en nuestra vida diaria, existen todavía viejas creencias poco ajustadas a la realidad que evitan que muchas personas disfruten de los beneficios físicos, psíquicos y energéticos que la meditación produce en cualquiera de nosotros.

De la mano del gran Deepak Chopra desmontamos los mitos más frecuentes que existen sobre la meditación.

  1. MEDITAR ES DIFICIL

Seguimos asociando la meditación a unos pocos elegidos capaces de resistir 40 días en el desierto sin comida ni bebida y en el mayor de los silencios…

Como cualquier otro aprendizaje, a meditar se aprende con técnicas sencillas, empezando con unos pocos minutos al día y desapegándonos de los resultados.

  1. TIENES QUE ACALLAR TU MENTE PARA TENER UNA PRÁCTICA MEDITATIVA EXITOSA

Acostumbrados como estamos a poner en el ranking de valor nuestro pensamiento, pedirnos poner la mente en blanco no sólo nos parece imposible sino casi hasta un sacrilegio.

No se trata de luchas contra nuestros pensamientos sino de aprender a focalizar nuestra atención en el momento presente.

No juzgamos los pensamientos que seguro aparecerán, sobre todo al comienzo, en nuestra experiencia meditativa, en su lugar llevamos nuestra atención a un anclaje como puede ser la respiración.

Ser conscientes de que estamos teniendo un pensamiento ya es sumamente beneficioso porque nos permite vivir la experiencia de desidentificarnos de este, nos damos cuenta de que no somos el pensamiento, empezamos a identificarnos con el observador.

  1. SE TARDAN AÑOS DE DEDICACIÓN PARA OBTENER CUALQUIER BENEFICIO

Nada más lejos de la realidad, sobre todo en una sociedad tan sobre estimulada, con unos niveles de estrés tan altos, los beneficios de la meditación son casi inmediatos.

En unos pocos días dormiremos mucho mejor. Estudios demuestran que en solo 8 semanas de práctica no solo se reduce la ansiedad, sino que se produce un crecimiento en áreas cerebrales relacionadas con la memoria, la empatía, la autoconsciencia y la regulación del estrés.

Además mejoramos paulatinamente la concentración, reducimos la presión sanguínea, el estrés, aumentando el rendimiento de nuestro sistema inmunológico.

  1. LA MEDITACIÓN ES ESCAPISMO

Absolutamente no. Escapismo es lo que hacemos de forma cotidiana, con el pensamiento bailando la mayor parte del tiempo en momentos del pasado que ya no existen o preocupaciones sobre un futuro que aún no ha llegado.

Meditar es volver al aquí y al ahora, reconectar con el presente, con nuestra propia conciencia en este momento que es el único que de verdad existe.

Aprendes a experimentar tu auténtico yo que es infinito e ilimitado, se expande tu claridad y poco a poco vas eliminando toda la toxicidad emocional que llevas acumulada.

  1. NO TENGO TIEMPO PARA MEDITAR

Si hablamos del tiempo cronológico que nos marca el reloj, es solo una cuestión de prioridades y de organización, aferrarse a este mito es engañarnos a nosotros mismos, porque podemos meditar unos pocos minutos al día.

Paradójicamente la práctica habitual de la meditación, al reducir nuestro estrés y mejorar nuestro estado energético, el tiempo se estira, nos damos cuenta de que somos mucho más eficaces con lo que tenemos más tiempo…

  1. MEDITAR REQUIERE TENER CREENCIAS RELIGIOSAS O ESPIRITUALES

Personas de cualquier paradigma utilizan a diario la meditación para hacer de sus vidas una experiencia más plena, más sosegada, más consciente y más saludable.

  1. SE SUPONE QUE TENGO QUE TENER EXPERIENCIAS TRASCENDENTALES DURANTE LA MEDITACIÓN

Hay personas que se decepcionan, o se frustran, si no obtienen alguna experiencia sensorial “paranormal” durante la meditación.

Tienen la expectativa de que al meditar van a levitar, vislumbrar auras, escuchar “ángeles”…

La meditación nos puede proporcionar experiencias maravillosas, nos ayuda a ser más conscientes de los colores, los sabores, los sonidos QUE ESTÁN A NUESTRO ALREDEDOR y que habitualmente pasan desapercibidos por no haber aprendido a mantenernos presentes y enfocar nuestra atención a lo que la vida nos ofrece aquí y ahora.

Así, podemos resumir que meditar no solo está disponible para cualquiera de nosotros sino que es algo sencillo, placentero y muy, muy recomendable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.