Si un problema tiene solución ¿Para qué preocuparse? Y si no la tiene, ¿Para qué preocuparse?

Atendiendo a esta frase, cada vez que tengo la ocasión intento llamar la atención de las personas, con aquello que como parte de la familia humana tenemos un algo en común y ese algo es: la profunda y natural interconexión de nuestra existencia y el bienestar.

Hoy en día, cada vez es mayor la aceptación, además de existir una creciente certeza científica, que corrobora la gran conexión existente entre la felicidad y nuestros estados mentales. Claro ejemplo de ello es que tan cierto es que muchos de nosotros vivimos en sociedades muy desarrolladas en las que no nos falta de nada, como que entre nosotros hay muchas personas que no son felices.

paz interior mariposaY es que, bajo el perfecto disfraz de la opulencia, se haya un tipo de motín mental capaz de llevarnos a la mayor frustración, a tener discusiones innecesarias, a las dependencias y llevándolo al extremo, al suicidio.

Es más, hasta el más cercano de tus amigos y/o miembro de la familia te parece gente fría, distante e incluso insoportable, en aquellos momentos en los que encuentras sumergido en un episodio de odio y rabia.

Pero, como seres humanos que somos, estamos dotados de gran inteligencia de humana, y no solo eso, también tenemos la capacidad de proponernos metas y emplear nuestra capacidad de determinación en aquella dirección que le parezca. Por eso, mientras recordemos que estamos dotados de esa gran inteligencia y capacidad de determinación, y seamos capaces de emplearla de forma positiva, vamos a mantener nuestra subyacente salud mental…

Ser consciente de que disponemos de este gran potencial humano, nos hace muy fuertes, y puede ser la ayuda perfecta para que no tengamos ningún miedo a la hora de lidiar con cualquier dificultad que se nos presente, sin importar la situación que estemos atravesando, sin perder un ápice de esperanza o hundirnos en sentimientos turbulentos de baja autoestima.

Solo puedo deciros, que he vivido en el exilio durante más de 50 años, en los cuales, los Tibetanos se han dedicado a trabajar duro para mantener su propia identidad Tibetana, y conservar así nuestra cultura y nuestros valores. Si te fijas, la mayoría de noticias que emiten sobre el Tibet son realmente desoladoras, pero aún así, nada de esto nos lleva a rendirnos.

Uno de los enfoques que personalmente creo útil es labrar el pensamiento:

 Si la situación o el problema es tal que no puede ser corregido, entonces no existe necesidad de preocuparse por ello, ¿Para qué?

Dicho en otras palabras, si hay una solución para la dificultad, no necesitas agobiarte por ello. La acción adecuada es buscar una salida. Luego es visiblemente más inteligente emplear tu energía en la solución en lugar de preocuparte por el problema.

Por el contrario, si no existe solución, no hay posibilidad de darle salida al problema, por lo que no tiene sentido preocuparse al respecto, porque te preocupes o no, lo que está claro es que no puedes hacer nada.

Así, mientras más rápido aceptes esa realidad, más fácil y rápido será para ti. De otro modo serás incapaz de darte cuenta si existe o no una solución al problema, y entrarás en un bucle de autodestrucción, que lo único que hará es hundirte poco a poco en la miseria y mermar así tu autoestima.

Entonces, teniendo una visión realista y cultivando una motivación adecuada, te harás tan fuerte que podrás resguardarte contra los sentimientos negativos de miedo y ansiedad.

paz interior dalai lamaSi eres capaz de desarrollar una motivación pura y sincera, si te motiva ayudar a tus hermanos porque una de tus cualidades es ser bondadoso, compasivo, y respetuoso, entonces vas a ser capaz de realizar cualquier tarea, y funcionarás de forma más efectiva al haber disminuido tu miedo y tu preocupación.

Todo parece muy fácil, pero es realidad que somos humanos y que hay veces que es inevitable que sintamos que todo lo que nos rodea es un auténtico caos, que nuestra vida es insatisfactoria, que los problemas nos comen en el día a día y sentimos que no somos capaces de echar para adelante. Efectivamente, esto puede pasar, lo importante es que cuando pase seamos capaces de encontrar una forma de elevar nuestro espíritu.

Puede ser de tu interés leer el siguiente artículo Siete grandes consejos para cultivar la Paz Interior

Algo que podemos hacer para lograr elevar nuestro espíritu es por ejemplo recordar la suerte que tenemos por ser quien somos y cómo somos, por nuestros talentos, por tener la familia que tenemos y sentirnos tan amados por ellos, por acciones bondadosas que hayamos hecho, etc..

Debemos considerar hasta el aspecto más pequeño, porque todo suma, y porque si fallamos a la hora de encontrar una forma de elevarnos a nosotros, podemos caer más fácilmente en esa sensación de impotencia y miseria personal; en esa sensación de no sentirnos capaces de poder hacer nada bueno y crearnos sentimientos de desesperación.

Como monje budista que soy, una de las lecciones que he aprendido es que:

lo que principalmente altera nuestra paz interior, es lo que se denominan emociones perturbadoras.

Estas emociones engloban todos esos pensamientos, emociones y programas mentales que manifiestan un estado mental negativo o incompasivo (tales como el odio, molestia, orgullo, lujuria, envidia, obsesión,..) y que inevitablemente merman nuestra sensación de paz interna.

Y es más, estos pensamientos y emociones lo que consiguen es bloquear la que es nuestra aspiración más básica: el ser feliz y evitar por completo el sufrimiento.

Cuando actuamos bajo su influencia, nos volvemos ciegos y somos totalmente inconscientes del impacto que nuestras acciones tienen sobre otros, de nuestros comportamientos destructivos que generan a nosotros y a los demás: asesinatos, malos tratos, engaños, todas estas acciones tienen origen en las emociones turbulentas.

Le recomendamos el siguiente artículo Manifiesta tus deseos con las siguientes afirmaciones diarias

Seguramente a estas alturas, muchos estaréis reflexionando sobre las frases que os dedicado, muchos estaréis pensando, quiero ser feliz, cada vez que me encuentre envuelto en una emoción destructiva quiero ser capaz de transmutarla porque no quiero hacer daño a nadie, y menos a mí mismo, por eso,

¿Existe algún método para poder entrenar a la mente?

La respuesta es muy alentadora, la respuesta es que existen muchos métodos para conseguir esto. Entre esos métodos, en la tradición Budista hay una enseñanza llamada “entrenamiento mental”, en cual se focaliza en cultivar la preocupación los otros y ser capaces de convertir la adversidad en una ventaja.

Esta forma de pensar, el transformar los problemas en felicidad es lo que ha ayudado al pueblo Tibetano a mantener su dignidad, sus valores y espíritu en contra de viento y marea. Este patrón de pensamiento ya forma parte de mi vida.

Antes de acabar, os diré que un buen día, un gran maestro de este ejercicio mental, me explicó que una de las características que hace más maravillosa a la mente es que puede ser transformada. Por eso, aquellos que practiquen e intenten transformar sus mentes, cambiando las emociones perturbadoras por felicidad, y alcanzar la paz interior; van a notar un gran cambio tanto en sus actitudes mentales como en las respuestas a personas y situaciones.

Estoy seguro que éstos, van a encontrar una sensación de plenitud mientras colaboren en la felicidad y bienestar de otros. Yo rezo para que todo aquel que haga de este acto su meta, sea bendecido con el total de los éxitos.

El Dalai Lama

¿Quieres conocer el arte de la felicidad? Te invitamos a leer el siguiente libro titulado <<el arte de la felicidad>>

el arte de la felicidad Dalai Lama

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here