¿Quieres lograr esa serenidad proveniente de la paz interior?

Hoy en día vivimos en un mundo acelerado, donde las preocupaciones de todo tipo saturan nuestra mente, donde nos exigimos muchísimo queriendo dar el cien por cien en el trabajo, con la pareja y la familia, con los amigos, y que a veces no somos capaces de cumplir nuestras expectativas y esto hace que nos sumamos en un cuadro de estrés y de ansiedad.

De ahí la importancia de lograr la paz interior, porque las  personas que la cultivan, viven una vida más placentera.

Ellos son los que marcan la diferencia entre vivir felices o no.

En este artículo os vamos a ayudar a cultivar la paz interior facilitamos siete grandes consejos. (Del libro Tómese la vida con calma, de Tzivia Gover)

 Siete grandes consejos para cultivar la Paz Interior

  1.  Escucha tu propio silencio.

Existe una forma de meditación que consiste en escucharte profundamente.

Es importante que regularmente practiquemos un ayuno de palabras para poder educar al ego; ya que este tiene la mala costumbre de no callar y hablar todo el tiempo.

Para llevar a cabo la meditación antes mencionada, debemos de elegir bien el momento, ya que es necesario que nos encontremos solos, en un lugar donde reinen la tranquilidad y el silencio.

En este momento, deja que tus oídos se abran y se relajen, haciendo que poco a poco se conviertan en auténticas antenas receptoras y sean capaces de captar el sonido más leve que puedas escuchar. Sigue escuchando y escucha el latido de tu corazón.

Te recomendamos el siguiente artículo Meditación para prestar atención a tu corazón

  1. Aprende de tu respiración

Párate a pensar durante unos segundos en el acto de respirar… cada vez que exhalas aire, te liberas y confías ciega e intuitivamente que en breve vendrá otra inhalación que hace que nos mantengamos vivos.

Este acto es tan mecánico y lo tenemos tan asumido que no nos paramos a pensar y reflexionar que tenemos mucho que aprender de él. Nos está regalando un gran aprendizaje:

“Déjalo ir, uno nuevo vendrá que te mantendrá siempre vivo”

Fíjate qué mensaje más sabio se nos está dando cada pocos segundos, y sin embargo, muchas veces nos empeñamos estar aferrados a cosas, personas y situaciones que además de no ser esenciales, nos llegan a perjudicar.

Por eso, te aconsejamos que escuches a tu respiración y lleves a la práctica su mensaje.

Te recomendamos el siguiente artículo Yo practico la respiración consciente, ¿y tú?

  1. Observa tus pensamientos.

Intenta contemplar el flujo de la mente, observando los pensamientos en calidad de testigo. ¿Dónde acaba un pensamiento y dónde comienza el siguiente?

En el momento que seas capaz de separar los pensamientos, te darás cuenta que existe un espacio entre ellos.

Trabaja para ser consciente del aumento de ese espacio de forma paulatina; nunca te obligues a expandirlo, solo actúa como testigo y observa.

Cuanta más práctica tengas en observar el espacio entre pensamientos, comprobarás que éste irá aumentando de forma natural y de este modo, podrás vaciar tu mente para llenarla de un modo consciente y poder acercarnos cada vez más a la felicidad.

  1. Sé consciente de tus sentidos.

Emplea tus sentidos de forma plena.

Trata de estar presente en el lugar donde estás. Mira a tu alrededor y simplemente observa sin interpretar.

La calidad con la que los sentidos muestran a nuestra mente el estímulo entrante, es muy importante para la toma de decisiones; y los cinco sentidos son los canales hacia el mundo, hacia su belleza, hacia una vida complaciente y con mucho significado. Son el canal para elevar la consciencia.

Podría interesante el siguiente artículo Descubre el arte de escuchar conscientemente

Tus ojos, tus oídos, tu olfato, el tacto y el gusto despiertan en ti sensaciones de diferente índole que hacen que la vida sea especial y esté lleno de sorpresas.

Para ello, un bonito ejercicio es ser consciente de que ofrecen tus sentidos, ser consciente de la presencia silenciosa de las cosas, presta atención sin interpretarlo; disfrútalo en su estado original no condicionado.

  1. Engrandece lo bueno.

Tus pensamientos tienen gran poder a la hora de influir en tus comportamientos y en tus experiencias.

Muchas veces, otorgamos ese poder a nuestros pensamientos en el momento en el que hablamos de situaciones que ocurrieron o que creemos que van a ocurrir; y en este momento, estamos creando un impacto emocional en nuestro interior.

Le recomendamos el siguiente artículo Pautas para dar un giro positivo a tu vida y vivir en plenitud

Los pensamientos son pura energía que transmitimos y que como un boomerang, regresa a nosotros.

Así, si pensamos en positivo, nos regresarán pensamientos y actos positivos; si por el contrario pensamos en negativo, ya sabéis qué regresará a nosotros.

Tú decides si vas a estar lleno de buenos pensamientos y sensaciones; ten presente que el poder está en ti, por lo que te aconsejamos que te concentres en pensamientos positivos, en la gratitud y en apreciar hasta el mínimo detalle o gesto que muchas veces pasan desapercibidos.

  1. Practica la aceptación perfecta.

Mantén tu mente dedicada al presente, al aquí y ahora. Un minuto de práctica es un minuto generando energía de ser consciente que te ayudará a ser libre.

Para resultar una persona completa, no necesitas que algo extraordinario suceda, sino que aceptes lo que te llega tal y como te llega.

Disfruta de cada momento y sólo del momento, con la mente centrada en aquello que estás realizando en el ahora.

Si por ejemplo, estás tomando un café, piensa en ese café, en su olor, su sabor, en cómo en cada sorbo empieza a recorrer tu cuerpo y ya forma parte de ti.

Dedícale ese momento al café, no pienses en proyectos, en lo que aquél te dijo… libera este momento, siéntete libre de disfrutar.

Y si el pasado te persigue, si temes el futuro y te dejas llevar por tus miedos, ansiedades; no estás disfrutando del aquí y ahora, no eres una persona libre y no gozas de la vida, ni del café, ni de otra persona, ni de siquiera una flor.

Siente la vida, siente tu libertad, vive el aquí y ahora.

  1.  Cambia tus creencias.

Libérate de viejas creencias sobre tu persona. Escribe en un papel los adjetivos que te caracterizan, ¿Quién crees que eres tú?

Desde bien pequeños nos han ido programando con mensaje definiendo el patrón con el que nos comportamos hoy en día.

Intenta dar vuelta a todos esos pensamientos negativos que han hecho que formen parte de ti, que han definido hasta ahora, pero que ya no son parte tuya.

Te resultará interesante el siguiente artículo PSYCH-K ¡Transforma tus miedos y atrévete!

Si por ejemplo te han repetido hasta la saciedad que eres inútil o no puedes, dale vuelta a este pensamiento y repítete: “disfruto del tiempo y me relajo, con esto me lleno de energía y soy capaz de llevar adelante todo lo que me propongo”

Realiza el ejercicio de repetirte los nuevos mensajes diez veces durante tres veces al día hasta que realmente sean parte de tu creencia.

Encuentra artículo relacionados en la sección de Conciencia y Realidad

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.