El poder del miedo y la inseguridad: La fábula de la puerta negra

0
10183

La puerta NegraHoy compartimos con vosotros una nueva reflexión para el camino, para el enriquecimiento espiritual. Una relato para la meditación de los hechos de nuestra vida… Y en este caso nos vamos a centrar en el miedo y en la inseguridad; esos sentimientos que condicionan nuestro vivir.

Muchas veces, desechamos grandes situaciones que pueden llegar a ser muy beneficiosas para nuestra vida por el miedo a enfrentarnos; enfrentarnos a la posibilidad del cambio. Y así nos abrazamos a lo conocido, aunque sea terrible o realmente no lo queramos. Nos conformamos con las situaciones de comodidad y a no cambiar por la posibilidad de que lo que venga sea a peor.

Damos privilegio a lo conocido frente al riesgo, todo por el temor a dar un paso y cruzar el umbral de la incertidumbre o desconocido. Esto mismo les pasó a todos los prisioneros de la fábula que por miedo a cruzar la puerta negra murieron, en cambio, si alguno hubiese querido dar un paso más y abrir la puerta, se encontraría con el camino hacia la libertad.

Fábula de la puerta negra

Había una vez en un país de las mil y una noches, un rey conocido por ser muy polémico con sus acciones.

Tomaba a los prisioneros de guerra y los conducía hacia una enorme sala. Los prisioneros eran colocados ordenadamente en largas filas y el rey gritaba diciéndoles:

Les voy a dar una oportunidad, giren vuestras cabezas hacia la derecha y miren hacia el rincón de la sala.

Los soldados giraron la cabeza y vieron a un grupo de soldados armados todos ellos con arcos y flechas, preparados para llevar a cabo cualquier acción.

-¿Habéis tomado nota de lo que habéis visto? Bien, pues ahora, giren sus cabezas hacia la izquierda y observen lo que se encuentra en el rincón de la sala.- continuó diciendo el rey

Al girar la cabeza, los prisioneros observaron una dantesca puerta negra. En la puerta colgaban cráneos humanos a modo de decoración y el picaporte para abrir la puerta no parecía mucho más agradable al tratarse de la mano de un cadáver. 

Dicho esto, el rey se colocó en el centro de la sala y gritó a los soldados:

Ahora os doy la oportunidad de que escojan, ¿qué es lo que ustedes quieren? ¿Eligen la zona derecha donde ustedes van a morir clavados por flechas o eligen la zona izquierda y abrir la puerta negra y dejarlos encerrados allí? Ahora en vuestra mano queda vuestra decisión, escojan.

Uno a uno, los soldados iban observando las dos posibilidades para poder tomar una decisión y la mayoría de ellos siguieron el mismo comportamiento: primero, antes de tomar la decisión de la muerte segura si escogían a los soldados, se acercaban a la horrible puerta negra, donde aquellos esqueletos, calaveras y lemas del tipo «viva la muerte», elegían morir atravesados por las fechas. «Una muerte rápida y segura, seguro que si elijo la puerta también voy a morir y a saber de qué forma, seguro que será una tortura»– decían

Así, uno tras otro, todos actuaban cual rebaño de ovejas. Miraban a la puerta y a los arqueros y pedía al rey morir atravesados por las fechas. 

Terminada la guerra y pasado el tiempo, uno de los arqueros que se encontraba barriendo la enorme sala vio cómo se acercaba el rey. El arquero con todo respeto y algo temeroso preguntó al rey: – «Sabes, gran rey, cada vez que usted da la oportunidad a los prisioneros, siempre nada en mi la misma curiosidad, no se enfade con la pregunta que le voy a formular, pero, ¿qué es lo que se esconde detrás de aquella puerta negra?»

El rey respondió con el semblante serio: «Si usted tiene esa duda, ve y abre esa puerta negra.»

El soldado, abrió con cautela la horrible puerta y sintió un rayo puro y enérgico de sol acariciar el suelo de la enorme sala. Abrió del todo la puerta y la luz y un agradable aroma a hierba recién cortada inundaron la sala. El soldado se acercó un poco más para observar el paisaje que se escondía tras la puerta y observó que en realidad la puerta era el umbral para comenzar a andar por un camino…. el camino hacia la libertad.

Y para vosotros ¿qué es la puerta negra? Tal y como he comentado al comienzo, a mi entender, la puerta negra representa nuestros miedos, nuestras inseguridades, miedo a asumir riesgos.

Todos tenemos una gran puerta negra dentro de nosotros, de nuestra mente. Para algunos, la puerta negra representa el miedo a lo desconocido, para otros representa a una persona difícil, o una frustración, miedo a cambiar o puede representar una traba imaginaria que ha nacido durante tu educación o crianza (creencias limitantes).

Tenemos que tener presente que si bien puedes perder, también puedes ganar. Da un paso más, atraviesa el umbral del miedo, abramos esa puerta negra y dejemos que el sol entre por completo en nuestra vida. Sintamos su calor y su energía y recorramos el camino hacia la libertad. No hagamos lo de los prisioneros, que por no arriesgar perdieron su libertad.

Artículos relacionados: Curiosidades de la vida

El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.Nelson Mandela

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.