Nirvana¿A quién no le gustaría alcanzar el estado de Nirvana? Igual en este momento, alguien no sabría contestar si le gustaría, pero así de primeras, suena bien, ¿Verdad?

Generalmente, el Nirvana se emplea para describir que alguien se encuentra en plenitud consigo mismo, bien porque siente la paz interior o bien porque se ha deshecho de esos rasgos negativos como el orgullo, la envidia, etc. que hace que uno no viva tranquilo.

Teniendo en cuenta las enseñanzas del Budha, el Nirvana es la etapa de liberación, donde la persona se encuentra libre de todo sufrimiento. Es un estado que el ser humano logra cuando finaliza su búsqueda espiritual, y se da en el momento en el que todas las deudas kármicas están saldadas y se rompa con el ciclo donde las reencarnaciones a otras vidas se convierte en una constante angustia.

En este estado, se renuncia a todo lo material, ya que considera que sólo traen sufrimiento y no elevan el espíritu.

¿Cómo es la entrada al Nirvana?

Entrar al Nirvana es vivir en la liberación y la no reencarnación por el hecho de haber cumplido con todos tus deberes. Aquellos que están a un paso de llegar a ser Buddhas o iluminados con derecho al Nirvana, se les denomina Bodhisattvas “aquel cuya esencia (sattva) logra la culminación del conocimiento espiritual (Bodhi)”.

Podría resultar interesante leer el siguiente artículo Karma y Dharma ¡Rueda que simboliza el ciclo de la vida!

Finalizando el sendero que dará paso al Nirvana, se les presentan dos finales: entrar al ansiado Nirvana y lograr la liberación propia (Buddha egoísta), o bien retrasar esta entrada por amor a la humanidad y ayudarles a alcanzar ese estado (Buddha solidario).

¿Cuál es la diferencia entre el Buddha egoísta y el Buddha solidario?

La diferencia la vamos a ver explicando brevemente y de forma fácil cada una de las dos alternativas. Nos contextualizamos viendo el sendero que nos lleva a la meta, ese sendero es único, pero a las puertas de dar el último paso, se nos presentan dos finales distintos:

Entrada al Nirvana: Buddha egoista

Por un lado, tenemos al Bodhisattva que decide entrar en el Nirvana y se  convierte así en un Buddha egoísta. Su acción no es criticable, ya que se encuentra en todo el derecho de elegir este final, él ya ha cumplido con todas las reencarnaciones y quiere vivir su recompensa de Liberación.

Pasea con paso firme sobre la senda del logro de sí mismo, mostrado a todo el mundo el triunfo y finalmente da el paso de morir eternamente, sin que le importe la humanidad que camina detrás de él intentado no hundirse en el camino del mal y poder alcanzar el estado bendito. Él ya no vuelve, ha alcanzado su meta y ya se olvida del Bodhisattva, del mundo y de los seres humanos. Él es un ser espiritual encerrado en  su recinto particular.

El Buddha egoísta que elige el camino llamada “Liberación” ejerce una influencia negativa, difusa y destructiva.

Retrasar la entrada al Nirvana: Buddha solidario

La otra opción es convertirse en Buddha solidario, donde el Bodhisattva, aun conociendo todo lo que puede conseguir en el Nirvana a beneficio propio, prefiere quedarse y ayudar a la humanidad y retrasar así su evolución. Este renunció le supone no poder entrar en el Nirvana hasta pasados innumerables Kalpas o periodos de tiempo, pero el amor que tiene hacia esos seres vivos atrapados en la ilusión, hace que ésta sea la opción válida para él.

Además, el Buddha solidario también conseguirá alcanzar el Nirvana acompañado de la humanidad que sobrevivido con él; y en ese momento, el Buddha egoísta se quedará mucho más atrás debido a su egoísmo espiritual.

El Buddha solidario ejerce una influencia de la energía que fluyen desde el corazón y son activas, constructivas, creadoras y estimulantes.

Ahora conoces lo que al tiempo te tocará escoger, a ti o a tu alma cuando haya pasado las 7 edades. Decidas lo que decidas será totalmente lícito, bien si decides disfrutar del dulce reposo y bien preciada Liberación; y bien si te decides por la que a mi padecer es mejor opción, y es retrasar el paso a ese paraíso para llegar acompañado de otras almas.

Entonces no solo disfrutarás del premio “Liberación” sino que también podrás disfrutar de la satisfacción que te producirá ver cómo aquellos seres que estaban sufriendo por llegar al Nirvana, lo han conseguido con tu ayuda.

Artículos relacionados: conciencia-y-realidad

“Estás aquí para encontrar tu propio camino y entregarte a él cuerpo y alma”- Buda

Nuestra Puntuación

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here